IPS Inter Press Service en Cuba

Lunes, 1 de Septiembre de 2014
Política
Nuevo acercamiento entre Cuba y su diáspora
La Declaración final del encuentro aprecia la voluntad del gobierno cubano de continuar el proceso de flexibilización de las regulaciones migratorias. La Declaración final del encuentro aprecia la voluntad del gobierno cubano de continuar el proceso de flexibilización de las regulaciones migratorias. Jorge Luis Baños - IPS
Académico cubano opina sobre el I Encuentro Nacional de Cubanos Residentes en Estados Unidos, realizado el 28 de abril en Washington.

La Habana, 2 may.- Para el académico cubano, radicado en Estados Unidos, Arturo López-Levy, el I Encuentro Nacional de Cubanos Residentes en Estados Unidos podría verse como “un paso más” en el proceso de acercamiento del gobierno de Cuba y la comunidad cubana emigrada, marcada por la necesidad de conocerse.

Realizada el 28 de abril en la ciudad estadounidense de Washington, la reunión sucedió a un esfuerzo de diálogo convocado en abril por la Iglesia Católica en La Habana y reunió a unas 115 personas que intercambiaron sobre la actual política migratoria cubana, su actualización y, especialmente, la relación con la diáspora.

Además de condenar el bloqueo estadounidense contra Cuba y exigir el regreso a la isla de los cinco cubanos sancionados en ese país, el encuentro apreció “la voluntad e interés del gobierno cubano de continuar el proceso humanitario de flexibilización de las regulaciones migratorias necesarias”.

En una mirada desde afuera, López-Levy, miembro del Grupo Cuban Americans for Engagement, envió vía correo electrónico a la Redacción de IPS en Cuba sus consideraciones sobre la cita.

El encuentro en contexto

La reunión en Washington es un paso más en el proceso de acercamiento y dialogo entre el gobierno cubano y las comunidades cubanas en la diáspora. Un elemento central es la actualización del conocimiento disponible sobre las partes.

Cuba es un país en cambio, donde políticas y definiciones sobre la emigración se van convirtiendo cada vez más en parte del pasado. La composición de la diáspora cubana ha cambiado también sustancialmente. Al margen de las críticas y oposición al sistema comunista que muchos emigrados albergan, la mayoría aboga hoy por una política de distensión e intercambio con la Habana, que contribuya a los procesos de reforma y apertura.

Una apropiada incorporación es la discusión del tema económico en la reunión de Washington. Es positivo que el gobierno cubano exprese interés en mejorar las relaciones con las comunidades de la diáspora cubana. Como demuestra la experiencia de los países de desarrollo tardío, los emigrados son una de las fuentes principales de inversión particularmente en las etapas tempranas de reforma, donde el nivel de incertidumbre y desconocimiento es alto en el caso de inversionistas extranjeros.

Perspectivas de la reforma migratoria cubana

No creo que el gobierno cubano elimine el permiso de salida en el año vigente. Lo anunciado por Ricardo Alarcón en entrevista concedida a Salim Lamrani fue el fin del límite de once meses para permanecer en el exterior. Este paso sería importantísimo pero no eliminaría la discrecionalidad del gobierno para regular la salida del país a personas vinculadas a sectores considerados estratégicos para el proyecto político vigente.

La medida de eliminar el límite de once meses de permanencia en el exterior facilitaría la residencia en otros países para estudios, contratos de trabajo, y otras actividades, sin que los cubanos perdieran el derecho a regresar a la isla. Más allá de esos beneficios directos, este paso permitiría un flujo considerable de migrantes desde y hacia la isla, con consecuencias significativas para la relación entre Cuba y el mundo, y la apertura económica y política.

Es impensable que la relación vertical actualmente existente entre el Partido Comunista y los ciudadanos pueda mantenerse incólume en presencia de una interacción activa con los países de frecuente destino para los emigrados cubanos. Tanto la sociedad cubana como su diáspora registraran un aumento significativo de su pluralidad ideológica y de los espacios y frecuencia de interacción entre ambos.

En el plano interno, esta relajación de las regulaciones migratorias suavizaría las presiones sobre el mercado laboral y facilitaría políticamente aperturas económicas al proveer inyecciones de moneda dura, y aumentar el número de transacciones (ventas de inmuebles y automóviles, por ejemplo) e impuestos a partir de las nuevas capacidades para emigrar por más largo tiempo.

Tal dinámica favorecerá el ingreso de capital fresco y abriría las puertas a una posible liberalización de la política de inversiones, motivando los apetitos empresariales de cubanos residentes en el exterior y otros actores para participar en las oportunidades abiertas en la isla por el modelo de economía mixta previsto en los lineamientos económicos y sociales del VI Congreso del PCC.

La medida debe facilitar flujos de remesas e inversiones en algunas regiones hoy desconectadas de las áreas más dinámicas de la economía cubana, como turismo y minería, pero vinculadas a poblaciones con contingentes migratorios significativos (Cabaiguán, Ceballos, Camagüey, y otros). El impacto en la distribución de ingreso y riqueza debe ser negativo, particularmente en áreas de la población cubana donde raza, clase y región se superponen.

En el plano social, la medida reforzará la autonomía del ciudadano del Estado al ofrecer oportunidades de educación y trabajo en las cuales las autoridades tienen reducido poder de control. Por otra parte elevarían el perfil de organizaciones sociales, fraternales y religiosas así como las redes familiares, de impacto significativo en la capacidad de emigración.

Reacción de Estados Unidos

La reacción en Washington será positiva pero moderada. La política estadounidense hacia Cuba se proclama promotora de los derechos humanos en Cuba pero no lo es. La ley Helms-Burton en sus secciones 205 y 206 no jerarquiza los elementos que son prioridad en la agenda de derechos humanos de la mayoría de los ciudadanos cubanos en la isla (derechos de viaje y derechos a tener propiedad privada) sino aquellos temas políticos (elecciones y reclamaciones de propiedades) que son la motivación central del exilio cubano de derecha.

Es de esperar que haya reacciones positivas pero es de dudar que el gobierno de Obama pueda reciprocar tal acto con algún desmontaje de la prohibición de viajar antes de las elecciones de noviembre que se pronostican muy reñidas en el estado de la Florida.

En Miami, la medida del gobierno cubano sí introducirá dinámicas nuevas porque aumentará la resistencia a cualquier reversión de los cambios hechos por el Presidente Obama en relación a permitir remesas y viajes ilimitados de cubano-americanos a la isla.

Si los cubanos pueden permanecer en EE.UU por más de un año sin perder su residencia en Cuba es de esperar que muchos sigan el ejemplo de artistas y otras categorías que teniendo esa prerrogativa, de manera discreta se han hecho residentes y hasta ciudadanos norteamericanos. Tal dinámica debe provocar una reacción hostil por parte de la derecha cubano-americana que intentará parar un flujo migratorio cuyas preferencias por viajes e interacción con la isla rechaza.

Es de dudar, sin embargo, que pueda a corto plazo terminar con la ley de Ajuste Cubano a menos que tal acción sea incluida en un gran paquete de reforma migratoria, algo que tampoco es concebible por lo menos hasta finales de 2013 (si Obama es reelecto). (2012)

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.



1 comentario

  • Enlace comentario Miércoles, 02 de Mayo de 2012 15:40 Publicado por eddy bons

    los invitados a ese evento no representan a nadie. llegaron alli elegidos a dedo por las autoridades cubanas.

    la escencia del problema es que los emigrados cubanos no tenemos derechos. se nos obliga a mantener la ciudadania cubana para entrar a cuba, por lo que nos cobran tarifas abusivas. luego en cuba, como ciudadanos cubanos, no tenemos los derechos de un ciudadano cubano "de adentro". que miren que esto es mucho decir.

    ni podemos votar, ni tener propiedades, ni salud gratuita, etc, etc...

    por que no abordaron esta cuestion alli? por que es un mentaje para dar la apariencia de que estan negociando cambios importantes.

    pero solo cambiara lo que el gobierno cubano decida, los milimetros necesarios para maximizar el expolio y mantenerse en el poder...

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla