IPS Inter Press Service en Cuba

Domingo, 23 de Noviembre de 2014
Yo blogueo
Leydi Torres Arias Leydi Torres Arias Cortesía de Leydi Torres
Entrevista exclusiva de IPS Cuba con la bloguera cubana Leydi Torres, autora de "Botellas al mar".

Los post de Leydi Torres son breves. Cápsulas íntimas destinadas, generalmente, a un grupo de amigos: profesores, periodistas, poetas, amas de casa, lo que sea. Leydi no se ahorra pretextos. No se ahorra emociones. La soledad de Botellas al mar se disimula en la búsqueda incesante de comunión con los demás. No son pocas las manos que recogen los mensajes de esta joven. Leydi habla con los demás en un susurro. Habla con los demás, qué duda cabe, como se habla con uno mismo.

¿Tus botellas al mar regresan? ¿Regresan distintas? ¿O son post que se pierden sin respuesta?

Cuando comencé a escribir, temí que mis botellas se disiparan, que no tuvieran muchas manos que las recogieran. Por suerte han llegado, o al menos eso me dicen quienes las reciben. Y si regresan distintas es gracias a la interactividad que proporciona la web, incluso he llegado a lanzar alguna a partir de un comentario que me dejan, o una sugerencia.

Hay un tono íntimo en tu blog, casi de diario o de correspondencia cerrada con un grupo de personas. ¿Por qué?

Intento hacerlo así, escribir como si fuera a un amigo en quien confío y al que le puedo confesar. Mediante ese tono íntimo que descubres puedo decir de mis añoranzas, tristezas, preocupaciones, anécdotas de mis momentos graciosos y de algunos más reflexivos.

El blog es mi lugar de desahogo y de encuentros. No sé cuántas personas puedan leer cada botella que lanzo al mar del ciberespacio, la cifra –números al fin y al cabo- varían según los días, pero cada una lleva sinceridad.

¿Qué género periodístico es más idóneo para un blog personal?

Depende del contenido que se trate. En los blogs personales he leído, sobre todo, comentarios y crónicas.

El espacio del mío me gusta ocuparlo con crónicas porque resulta el más personal de los géneros. La crónica –a decir de José Alejandro Rodríguez- es el más humano de los géneros. Además, según Luis Sexto, las emociones, anécdotas del periodista, integran la sustancia de la crónica.

De alguna forma he intentado que mis vivencias queden reflejadas en esas botellas que lanzo al mar.

¿Cómo manejas, siendo periodista, las historias personales que carezcan de acicate periodístico?

A veces una historia personal –y esto me lo enseñó un periodista amigo- puede interesar a otros si logran identificarse, si pone en común las emociones, si los demás han tenido alguna vez situaciones similares. Me interesa lo vivencial. También porque el género periodístico que más me gusta es la crónica, que busca conmover más que convencer. Y eso he intentado hacer.

Eres, también, profesora universitaria. ¿Es el blog un alumno o un maestro?

Lo confieso. Comencé el blog ante la necesidad de mantenerme escribiendo. Me gradué de Periodismo en el año 2010 y la Universidad me pidió como docente. Al mismo tiempo, debía trabajar durante dos años en el periódico provincial. Cuando vencí el primer año me causó tristeza saber que en el semanario tenía limitado el tiempo, pues desde que comencé la carrera me cautiva escribir. Por eso me hice un espacio mío, donde publicarme.

Con el blog no soy profesora ni lo manifiesto, en ese espacio de botellas al mar soy periodista.

¿A qué otros blogs te sientes cercana? ¿O qué blogs influencian en el tuyo, si en definitiva lo hacen?

Veo, sobre todo, los blogs que se asemejan al mío porque son personales, los que llevo enlazados y que leería antes de un naufragio.

La mayor influencia que yo tengo al escribir, y claramente es lo que se traspasa al blog, es la de los cronistas que se reúnen cada año en Cienfuegos. Ese encuentro, aunque de solo dos días, me salva. Algunos de los que van también tienen blogs, como Nyliam Vázquez, Enrique Milanés, Luis Sexto, Carlos Manuel Álvarez, Juan Morales.

De ese encuentro de cronistas surgió además El cuartel de la crónica, un blog que creó Michel Contreras para salvaguardar el género –en teoría y práctica.

¿Hasta dónde el blog personal de un periodista puede ser blog personal y hasta dónde debe ser blog periodístico?

Es esa una decisión que el periodista debe tomar cuando comienza un blog. Puede ser periodístico, personal, conjugar ambos… Creo que aun cuando algunos medios de prensa sugieren que sea periodístico, quien deja su firma es el responsable de la intencionalidad.

Particularmente, no me resulta interesante leer a quienes asumen el blog como una extensión del medio de prensa y solo lo actualizan cuando el trabajo ha sido publicado –y por tanto aprobado- en el medio al que pertenece.

Si tuvieses que lanzar una última botella de náufraga perdida, ¿cuál sería?

Cuando descubrí que escribiría las líneas finales en el periódico, entristecí; así que ahora mismo no quisiera pensar en una última botella. Una vez tuve la idea de hacer una acerca de qué haría si me quedara una hora, supongo que si tuviera que lanzar la última botella, sería similar a esa que aún no escribo, porque temo que una hora –o una botella- no sea suficiente.

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.



1 comentario

  • Enlace comentario Jueves, 28 de Agosto de 2014 11:04 Publicado por Adanys

    Jodeeerrrrrrr. Que no hay un solo instante en el que lea a Leydi y no me quede sin habla... Desafortunadamente no tengo el placer de conocerle en persona pero sin dudas es bien una (excelente) profesora, periodista, bloguera o simplemente esa chica maravillosa que nos toca el corazón con cada botellazo que nos lanza al mar... Pero si, además de seguir pero que bien de cerca sus crónicas, soy de los que se llegaría cada año hasta Cienfuegos con tal de poder disfrutar de su hechizante presencia y vivir uno de sus tiernos y anhelados abrazos... Desde hace mucho contemplo la posibilidad de Cienfuegarme la vida… y que mejor excusa que esta verdad???

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla