IPS Inter Press Service en Cuba

Martes, 22 de Julio de 2014
Miradas cubanas
La Rampa: ¿muerte natural o asesinato premeditado?
No solo desidia y falta de recursos han agredido el espíritu de La Rampa hasta llevarlo a su agonía actual. No solo desidia y falta de recursos han agredido el espíritu de La Rampa hasta llevarlo a su agonía actual. Jorge Luis Baños - IPS
Cinco cuadras donde palpitó el corazón moderno de La Habana.

Durante diez, quince años, una parte inalienable del espíritu de la época estuvo sintetizado en cinco cuadras, con sus bocacalles adyacentes, de la ciudad de La Habana. Esos años, que corrieron desde mediados de la década de 1950 hasta la agonía del decenio de 1960 fueron posiblemente los más animados, contradictorios, promotores de cambios (políticos, económicos, morales) que se vivieran en Cuba desde la independencia hasta la llegada del Período Especial. Y todo aquel sentimiento de renovación, de búsqueda de lo nuevo, de exploración de la modernidad, tuvo sus mejores y más nítidos reflejos cubanos en el tramo de calle 23, pendiente entre L y la frontera del Malecón: la emblemática Rampa habanera.

Tal fue la profundidad de la relación de este espacio urbano con la vida del país que el arquitecto italiano Paolo Gasparini definió a La Rampa no como un sitio, sino como un “estado de ánimo”, como le gusta recordar al también arquitecto Mario Coyula, estudioso de las esencias pasadas y triste presente de este emblemático paseo capitalino.

Diseñada y construida en lo fundamental entre los años finales de la década de 1940 y la mitad de los años 1960 (en el año 1966 se termina la heladería Coppelia, obra de Mario Girona), la Rampa consiguió en sus años de esplendor convertirse en el corazón palpitante de la ciudad, desplazando de ese sitio al centro anterior, esencialmente comercial y mundano, ubicado en el cruce de Galeano y Neptuno, la famosa esquina del pecado. El éxito de La Rampa, sin embargo, tuvo que ver más con su vocación social, cultural, nocturna, gracias a lo cual se fue llenando de cines, restaurantes, estudios de televisión, clubes de jazz, hoteles, galerías, centros de arte y diseño, cafeterías, cuya enumeración sería casi interminable, además de algunos edificios de apartamentos, como el Retiro Médico, y el que llegaría a ser el más emblemático espacio expositivo habanero, el modernísimo y funcional Pabellón Cuba, inaugurado en 1963 precisamente en ocasión de reunirse en La Habana el VII Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos que pretendió renovar con espíritu de vanguardia las por entonces todavía vanguardistas arquitectura y urbanismo cubanos.

Tan acogedor y propicio resultó el espacio físico de La Rampa y la utilidad pública de sus instalaciones que con notable facilidad el espíritu de la época también recaló en la avenida y sus sitios aledaños. La música cubana de aquellos años gloriosos de la década de 1950 y de principios de la siguiente, tuvo en los espacios del entorno su más notables escenarios: desde el restaurant Monsieur, animado por el imprescindible Bola de Nieve, hasta el Rincón del Filing, sobreviviente aun en los años 1980, donde recalaban César Portillo, José Antonio Méndez y otros renovadores de la canción cubana, pasando por los escenarios más sofisticados del Salón Rojo del Capri, El Parisién del Hotel Nacional y los más diversos clubes, como El Gato Tuerto y La Zorra y el Cuervo, donde bolero, jazz y filing se daban la mano y abrían el abanico de opciones. Las exposiciones de artes plásticas también tuvieron hitos en La Rampa, pues desde los mismos mosaicos empotrados en el granito de sus aceras, obras de maestros cubanos, hasta el apoteósico Salón de Mayo, forman parte de la realidad y la memoria gráfica del país. Los dos cines emblemáticos, el Radiocentro (Yara) y La Rampa, convertido en cine de ensayo, son parte de la memoria fílmica de dos generaciones de cubanos, como lo fueron las pequeñas salas teatrales de la zona. Y hasta la literatura, con obras (como Tres tristes tigres, de Guillermo Cabrera Infante, vecino de La Rampa) y la presencia viva en sus inmediaciones, en sus instalaciones y a través de sus evocaciones de los escritores cubanos de aquellos años, tuvieron su espacio en esa misma Rampa donde, en la recién inaugurada Coppelia, solían reunirse los integrantes del primer Caimán Barbudo.

Sin embargo, no solo de creadores y consumidores de cultura, de eventos históricos, de edificios emblemáticos se pobló La Rampa. Su verdadero destino se lo entregó la juventud de aquellos tiempos, en buena parte proveniente de la muy cercana colina y otras facultades universitarias, pero absolutamente variopinta y ansiosa de libertades. La Rampa fue, por ello, el muestrario de las primeras melenas, las primeras minifaldas, los pantalones de tubo y de campana, las muchachas sin brasiers, los homosexuales desprejuiciados, los primeros fans de los Beatles y los Rollings, incluso de los primeros hippies tropicales, todas aquellas especies que, en una época de mayor rigidez política y supuestamente ética, resultarían fumigados con tanto esmero y encono en nombre de la homogeneidad y la prisa por el nacimiento de un hombre nuevo.

Pero tan fuerte resultó el espíritu encarnado en La Rampa que su aliento incluso sobrevivió a la época del cierre de los clubes nocturnos, a la ofensiva revolucionaria, a las cacerías de brujas de los años finales de 1960 y los años drásticos y aplanadores del decenio de 1970, pletórico de ortodoxias. Fue en época en que la Casa de la Cultura Checa se convirtió en sitio de referencia, al igual que los ciclos cinematográficos de La Rampa. Aquel empuje hasta resucitó en los años 1980, cuando el Festival de Cine se hizo carne de la avenida, con las noches interminables del Hotel Nacional, un tiempo en cual todavía era posible escuchar en el Pico Blanco a César Portillo y hasta a Elena Burke y Omara Portuondo, gastar unas horas en el Coppelia, comprar una ropa diferente en el Centro Experimental de la Moda y sostener el ejercicio tradicional de andar “Rampa arriba, Rampa abajo”, por el simple placer de caminar por el corazón moderno de una ciudad que resistía los embates de una desidia institucional que empezaba a ser alarmante. Quizás el acontecimiento capaz de marcar lo que va siendo el destino trágico de La Rampa, el fin de su esplendor y su providencial glamour cultural, fue el incendio del local del antiguo cabaret Montmartre, reconvertido en el gigantesco restaurant Moscú, convertido desde aquellos días hasta hoy en la ruina dolorosa que encarna físicamente la muestra más alarmante de lo que fue y ya no es.

Porque no solo desidia y falta de recursos han agredido el espíritu de La Rampa hasta llevarlo a su agonía actual. Quizás esos dos elementos se hayan combinado para impedir la resurrección del Montmartre/Moscú, para transformar en pústulas los balcones desconchados del Retiro Médico, para impedir la implosión del edificio Alaska sin que nada nuevo haya crecido en su territorio, para que la vida nocturna haya languidecido y se haya dolarizado (o cuquizado, si es posible llamar así al imperio del CUC)… Porque tal parece que algo mucho más macabro ha rondado sobre el destino de la calle más céntrica de La Habana para que un espacio como el de la tienda Indochina se transforme en control de pases de un ministerio, para que la Casa de la Cultura Checa devenga Centro de Prensa Internacional con escasas funciones culturales, para que las vidrieras de la antigua Ámbar Motors estén casi siempre tapiadas y definitivamente subutilizadas, para que el Centro Experimental de la Moda se convierta en nada, para que el Mandarín haya perdido su encanto y sea un restaurant de mala muerte y peor vida, para que espacios privilegiados se convierten en bancos que se oscurecen a las 3 de la tarde, mientras el Pabellón Cuba muestra unos jardines muchas veces más poblados de desperdicios urbanos que de plantas ornamentales.

Al menos para mí, habanero que paseé La Rampa en mis tiempos de estudiante pre y universitario, es evidente que no solo la economía ha influido para que los bares y cabarets del Habana Libre se hayan convertido en sitios ajenos y sin mayor encanto o para que el Coppelia no conserve nada de sus encantos sociales; para que varios de los clubes nocturnos y restaurantes de la zona hayan perdido su carácter o cerrado sus puertas mientras las amables cafeterías Wakamba y Carabalí ya no se sabe ni qué cosa son; para que, mientras se construye en otras partes de la ciudad, la esquina de 23 y O, y el costado de K entre 23 y 25 sean furnias donde se siembran plátanos y casetas rústicas… Y lo pienso así porque creo que no solo la mala economía le ha robado el espíritu de modernidad, irreverencia, búsqueda de placeres corporales y mentales, de juventud, en fin, que por décadas se deslizó por esta pendiente habanera cuyo fin u origen, es el mar.

¿Se trata de una agonía por muerte natural o parte de un plan de asesinato con premeditación y alevosía? Quizás pensar en la intencionalidad del crimen resulte algo rebuscado. Pero, con o sin intencionalidad, el resultado está siendo el mismo. La Rampa está muriendo, y no es por vejez.

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.



18 comentarios

  • Enlace comentario Miércoles, 25 de Junio de 2014 01:00 Publicado por Alberto

    Muy triste tu comentario, pero nada es ajeno y El Vedado y sobre todo la Rampa fue sitio de diversion y buena compania.
    De modernidad y desarrollo.
    Ahora es reflejo del abandono que desde hace rato tiene nuestra Habana y sus aledanos.
    Esperemos que pronto vengan tiempos mejores y no muy lejos.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Viernes, 30 de Mayo de 2014 09:35 Publicado por Sato

    Jorge Luis Baños, al final de tu escrito, tu mismo respondes tus preguntas..."Un plan de asesinato con premeditación y alevosía"

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Viernes, 30 de Mayo de 2014 07:58 Publicado por René

    Esplendoroso escrito, cuanta verdad hay en él, viví la Rampa en su pleno esplendor y por fotos
    la actual, le ruego no se enfade si comparto esta
    historia tan meritoriamente bien hecha, es un
    documental manuscrito, gracias

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Jueves, 18 de Abril de 2013 21:24 Publicado por Jiuvel Acosta Quintana

    Hola y buenas tardes:

    Recién acabo de leer el comentario de Leonardo Padura sobre la Rampa habanera, y aunque no tuve el privilegio de haber conocido ese ambiente citadino que narró, sí, en algo, he conocido el actual, decadente y deplorable tal cual avizora el escritor, aún y cuando no tengo puntos de comparación, es este mi criterio y el de algunos amigos, lo cual, supongo, es agradable e inquieta menos. Concuerdo plenamente con él y esperemos que en breve tiempo los horizontes cambien y, con ellos, la Rampa habanera y todo el país.


    saludos

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Jueves, 11 de Abril de 2013 22:29 Publicado por Mine

    Me parece excelente el escrito sobre la RAMPA de Padura. Para todos los HABANEROS, los que hemos nacidos aquí o los que viven y son hijos adoptivos de nuestra ciudad, o los que simplemente vienen a pasear, LA RAMPA ha sido un lugar de recuerdos y de alegrías. Por favor no dejemos que no las maten, y vamos a tratar de que sus cuadras de nuevo sean lo que fueron, lugar de encuentro de amigos, citas de enamorados, lugar de esparcimientos sano y romántico, encuentro de varias generaciones de cubanos. Sus emblemáticas instalaciones rescatarlas que tengan la prestancia , limpieza y hospitalidad que tuvieron, y que nosotros simples ciudadanos podamos ir con el fruto de nuestro trabajo a disfrutarla , para que no se convierta solo en un lugar feo, sucio y triste, o como dice PADURA algunas de sus instalaciones no se sabe ni que son!!!!! Para que nuestros hijos, y nuestros nietos , y los que estén por venir puedan disfrutarla como la disfrutamos nosotros en su tiempo de esplendor. Yo me apunto en ese empeño. Una vez más, Gracias Padura Mine

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Martes, 09 de Abril de 2013 14:37 Publicado por Maria G.Alfonso Aranda

    Pues si que tiene Ud razón,Sr Padura,somos muchos los que abogamos por la revitalización de la ciudad.Este es uno de los ejemplos,pero hay muchos otros en nuestra querida y encantadora ciudad,como el Teatro Martí,el Teatro Musical de la Habana, el Ali Bar, memorable por el Benny, El Colmao de Centro Habana, la tal restauración de la Habana Vieja ha sido caprichosa y no siempre acertada. Muchas gracias,lo que no podemos es perder las esperanzas.Como decía el gran Kafka,si estamos condenados a morir,estamos condenados también a luchar hasta morir.Luchemos!

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Viernes, 05 de Abril de 2013 12:54 Publicado por Enrique

    Unos cuantos comentarios atrás, llamaron a Padura "uno de nuestros imprescindibles cubanos inteligentes": me sumo a esta declaración, y leyendo el artículo, me pareció volver atrás en la historia, cuando íbamos Rampa arriba y Rampa abajo, y regresar de nuevo (ventajas de los 55 años)a esta Rampa difícil -o estéril- de caminar. Coincido -además- en que más que el clásico problema de la falta de recursos -medalla de oro histórica de las olimpiadas justificativas- hay trabas a niveles subjetivos...y no solo en la Rampa: hay que caminar Galiano, San Rafael, el Prado, Monte, 10 de Octubre(!!). ¿Una hipótesis? Muchos habaneros están viendo la Habana como ciudad temporal, algo momentáneo, de pasada...y los resultados no se han hecho esperar! ¿Se puede rescatar "el espíritu encarnado en La Rampa"? Creo que sí.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Jueves, 04 de Abril de 2013 19:40 Publicado por Vicky

    No tener acceso directo a Internet, me priva de la inmediatez de verte a través de tus, como siempre, "increibles" escritos. ¡Gracias a Dios!!!, lo consigo por la ventura de los buenos amigos que sí tienen acceso y me reenvían cosas tales de las que no quiero perderme. NO importa, aunque con mucho retraso, ya lo tengo ante mí y no puedo por menos que decirte ¡Bárbaro!!!!! No creo que el asesinato de La Rampa responda a un "Plan Macabro", no es ni siquiera eso, pero lo cierto es que el resultado es el mismo. Si es "decidia" o "Qué me importa a mí", da igual, lo lamentable es que el escenario no es el mismo que conservamos en la "memoria afectiva" de nuestros años jóvenes. Es una pena!!! Ojalá que quienes pueden ponerle remedio al "crimen nefasto", que además, sí deben tener acceso a Internet, navenguen por tu Esquina y se den por enterados y no solo eso, sino que hagan algo para evitarlo- Quién sabe, a lo mejor en su ruta no está "NUESTRA ESQUINA" y definitivamente llegue La Rampa, en sus últimos estertortes a ser un paraje sin pena ni gloria.

    Un beso,
    Vicky

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Martes, 02 de Abril de 2013 22:34 Publicado por Alejandro Durán

    Genial lo de la Rampa!!!!

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Jueves, 28 de Marzo de 2013 11:43 Publicado por ES

    Soneto a La Rampa

    Una ciudad es marco y es sustancia
    para seres que, acaso, dinamizan,
    día a día, noche a noche, el ansia
    de sueños que, en la luz, se pulverizan.

    Basta saber del tráfico existente
    entre hombre, atmósfera y vereda,
    al percibir una ilusión que queda
    de otra que se retira displicente.

    Es eso. Pues la vida, hermano,
    requiere inspiración, y el ser humano
    suele desentenderse de utopías
    cuando, en un largo trecho, se congelan,
    se desvirtúan, cansan y cancelan,
    abastecidas de oratorias frías.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla