IPS Inter Press Service en Cuba

Jueves, 24 de Abril de 2014
Red Cuba
Las cenizas del intelectual cubano fueron esparcidas según su voluntad en el Alma Máter de la Universidad de La Habana. Las cenizas del intelectual cubano fueron esparcidas según su voluntad en el Alma Máter de la Universidad de La Habana. Tomado de La Jiribilla
Falleció Alfredo Guevara, intelectual cubano presidente del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano. Desde los blogs cubanos llegan los mensajes en su honor.

En una lejana entrevista realizada en el programa televisivo Con dos que se quieran, Alfredo Guevara aseguraba que no creía en la objetividad, "yo creo en las militancias. Yo creo que ante cualquier realidad hay que tener criterio (una realidad que valga la pena). Y hay que tener, si vale la pena, pasión. Yo le llamo a la pasión, en el lenguaje nuestro de Partido y Juventud, le voy a llamar militancia, pero es pasión. Incluso dudo mucho que pueda alguien ser un militante si no tiene pasión, ya usando el otro lenguaje.

"Yo soy militante porque tengo el carné, porque no sé qué diablos, porque hice esto, porque lo otro, ¡basura! Si no hay pasión en tu ser...

"Por eso para mí, ayudando a entrar en el ICAIC en la producción cinematográfica, para mí quienes más me fascinaban, eran los locos. Es decir, si llegaba un chico o una chica, enervados con su pasión por hacer cine y enloquecidos con el disparate y todo, porque antes de la formación se es así, yo decía, ahí hay un artista y es por eso por lo que he dicho más de una vez en las conferencias, que no son conferencias, son diálogos".

Es la pasión de este Guevara la que emerge de los blogs cubanos que le dedicaron sus post. Por ejemplo, Sagua Viva publicó una crónica de Yoel Rivero titulada "¿Y si fuera una huella? Es una huella profunda Guevara".

Según Yoel, con esa interrogante tituló Alfredo Guevara su epistolario, "y le aseguramos que es verdaderamente una huella profunda la que ha dejado este hombre en los creadores cubanos y en todos aquellos que nos acercamos alguna vez a él.

"Resulta increíble cómo unos instantes al lado de este sabio conllevaran una enseñanza tan profunda y perdurable. ¿Y si fuera una huella?, epistolario del renombrado cineasta cubano Alfredo Guevara es un texto que con orgullo recibí de sus propias manos y con palabras imprescindibles encausó mi quehacer dentro del mundo audiovisual".

El bloguero villaclareño trajo a colación una anécdota de su encuentro con el intelectual. "En estos días Guevara nos dijo adiós y sobre todo, a los jóvenes, a quienes dedicó su pensamiento en las últimas dos décadas de vida. Aún cuando la distancia (física, generacional y de pensamiento) nos separa, a todo aquel que compartiera con él, solo un instante le bastaría para impregnarse de esa luz, y hoy tras su pérdida, sentir la penumbra que nos deja.

"Mientras me dedicaba el epistolario pregunté su criterio sobre el papel de los nuevos realizadores audiovisuales de nuestra isla y con el bullicio de la sala que no permitía hablar más de un minuto con tranquilidad, fue breve en su respuesta: 'Lo contemporáneo no puede ser ignorado por la entrega de lo cotidiano'.

"Desde entonces la comprensión de ese consejo se incorporó a mi labor, pero en este empeño crecieron mis cuestionamientos a los medios que he dedicado mi vida, en primer lugar a la Radio y posteriormente a la Televisión. Hoy el artista audiovisual ya no baila al compás de un comercial, sus hilos simplemente se mueven al ritmo de otras manos en la cotidianeidad aplastante", culminó Yoel.

Claudio Pélaez, estudiante de periodismo de la Universidad de La Habana, escribió en su blog Tremendo Explote una "Herejía por Alfredo Guevara"... "Fue en mi primer año de la universidad que descubrí que existía un hombre que se llamaba Alfredo Guevara. Hasta el momento pensaba que lo de Guevara era exclusivo del Che y de aquella enamorada a quien le robé unos besos tres años después de confesarle mi amor. Su Ladrón de Guevara no se me ha olvidado, aunque a veces olvido su nombre que ahora recuerdo, pero me reservo para mantener su anonimato.

"Aquel primer encuentro con Alfredo Guevara sucedió en octubre de 2009 durante la jornada por la cultura cubana que se realizaba en el Pabellón Cuba. Todo de pura casualidad. Recuerdo que entré en el salón de conferencias y allí estaba él hablando, provocando al público. Diciendo que los jóvenes en cualquier contexto son quienes van contra la corriente. Y es esa una de las frases escritas en la libreta de apuntes de aquel momento, pero que me recuerdo cuando intento ser parte de la corriente.

"A partir de aquella casualidad me propuse escuchar a Alfredo Guevara cada vez que hablara públicamente. Nuestro lugar de encuentros fue principalmente el Pabellón Cuba. Yo acudía a cada cita como el alumno que no puede llegar tarde a clases porque sabe que por un minuto puede no entender todo lo que se dice".

En tanto, varios comentaristas en Cubadebate y On Cuba también brindaron sus mensajes y condolencias. Gilberto publicó: "una de las mentes más brillantes, abiertas e iluminadas. Jamás olvidaré aquella clausura de un Festival de Cine cuando terminó sus palabras exclamando: Patria y Vida, Venceremos".

Pablo Pérez dijo "que descanse en paz Alfredo, su historia y legado no quedará en el olvido, siempre sus compañeros que lo conocieron y no, lo tendrán siempre presente por su vida entera dedicada a las mejores cosas de su Cuba querida. Quiero enviarles mis condolencias por tan repentina pérdida por el hombre sencillo que fue, a sus familiares y compañeros de lucha. El Nuevo Cine Latinoamericano está de luto.

Otro comentarista, Dasniel Olivera, propuso el estudio de la obra de Alfredo para el presente y el futuro de Cuba. "La Universidad en donde fueron esparcidas sus cenizas debería pronto pensar en abrir una Cátedra con estos fines".

Silvio Rodríguez rememoró en su blog Segunda Cita que conoció a Alfredo Guevara personalmente en 1968, "después del primer concierto que hicimos en Casa de las Américas. Por entonces empezó a visitar nuestra vivienda de la calle Gervasio, donde nos apretábamos mi madre y su marido, mis hermanas y yo. Sobre la estrecha sala del mínimo apartamento había una ventana grande que sólo se abría unas pulgadas, porque topaba con el edificio de al lado. Cuando descubrió el detalle lo vi desbarrar furioso sobre la falta de humanidad capitalista, capaz de vender la ilusión de un ventanal que daba a un muro.

"A partir de aquel día me empecé a acostumbrar a sus observaciones y también a sus manías, como la de andar con un saco sobre los hombros (decía que para protegerse los pulmones), o aquella otra de solamente comer pollo. Desde el principio coincidimos en una cosa: el verdadero helado es el de chocolate; todos los demás son pretensiones.

"El 30 de diciembre de 1970, cerca de las 12 de la noche, bajé las escaleras de mi edificio y caminé hasta la esquina para llamarle por teléfono y felicitarle por su cumpleaños 45. Me dijo que se sentía muy mal, precisamente por cumplir aquella edad, ya que cuando joven se había prometido no ir más allá de los cuarenta. Desde aquella vez, siempre que coincidíamos en Cuba, no dejé de llamarle los 30 de diciembre a las 12 de la noche.

"Inexplicablemente, el último diciembre olvidé llamarle. Unos días después sonó el teléfono y era él, diciéndome que se había quedado esperando".

Otro exponente de la cultura cubana, Leo Brouwer, aprovechó el espacio digital del autor de "Óleo de una mujer con sombrero" para dedicarle unas palabras a Guevara. "Desde 1959, cuando me habló para fundar el ICAIC -del cual fue creador-, mi admiración por él creció proporcionalmente a su enorme capacidad en el trabajo cultural y a su devoción inquebrantable por Fidel y la Revolución.

"En cualquier aspecto de la cultura donde detectaba un error, una debilidad estética, una vía equivocada, Alfredo señalaba posibles caminos, desde la sugerencia hasta la discusión más demoledora.

"La Revolución y -por ende- la cultura cubana, se han quedado sin uno de sus patriarcas más sólidos. Ya va siendo hora de decirte lo que muchos nunca expresamos por tu austeridad: Te queremos Alfredo".

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.



1 comentario

  • Enlace comentario Jueves, 25 de Abril de 2013 10:11 Publicado por Inés

    Adiós a un gran hombre... buena relatoría :)

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla