IPS Inter Press Service en Cuba

Jueves, 24 de Abril de 2014
Miradas cubanas
Béisbol cubano: baja y afuera Foto: Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es
Un largo aburrimiento.

La Serie Nacional número 52 de la pelota cubana, atípica y accidentada, deja un saldo de inquietudes e insatisfacciones y ahora  solo queda esperar la próxima temporada para saber si veremos algo diferente y el béisbol nacional sale de su letargo.

En su nueva versión, el campeonato tuvo distintos momentos: antes y después del Clásico Mundial, con 16 equipos; la segunda fase con 8 conjuntos; y los play off de semifinal y final. Esa accidentada y larga serie condicionó altibajos entre los jugadores y los colectivos porque muchos atletas no pudieron mantener la forma deportiva durante tanto tiempo.

Con media temporada sin equipos de la región oriental (ninguno clasificó a la segunda fase) y gran protagonismo de la región central en los play off, la serie 52 agregó otro componente en su conclusión: el aburrimiento.

Aunque los comentaristas no dejaran de utilizar calificativos como emocionantes y espectaculares y los marcadores fueran apretados, los desafíos de los play off fueron aburridos y de bajo nivel. Volvió a aparecer, en esos juegos, el toque de bola constante, en cualquier situación, en cualquier entrada, incluso con importantes bateadores en racha y en momentos de inspiración del equipo a la ofensiva; estuvo instalada, de manera perpetua, la falta de oportunidad para traer carreras hacia el plato; y ocurrieron, en varios juegos, remontadas en los finales por un mal endémico: la carencia de cerradores de puntería, la debilidad de los bull pen.

Precisamente la fortaleza del pitcheo ha sido el baluarte del combinado a punto de coronarse, al tiempo que la debilidad en este departamento condenó a Industriales a quedar fuera de la post temporada y resultar la mayor decepción de la serie.

Con etiqueta de favorito salió el equipo de la capital en este torneo porque su plantilla parecía muy fuerte en el papel. Pero cuando terminó la primera fase de 45 juegos quedó en evidencia la baja forma de sus lanzadores, algo que debía solucionar si quería aspirar en grande. Y realmente la solución estuvo en manos de su director, pero la dejó escapar.

Los cinco jugadores de refuerzo hicieron la diferencia en la segunda parte de la temporada y justamente el conjunto que mejor se reforzó, porque su mentor tuvo la vista más larga que el resto, obtuvo los mejores dividendos. Ramón Moré, el director de Villa Clara, vio lo que otros no vieron: que el artemiseño Jónder Martínez aportaría profundidad y seguridad en su bull pen porque todavía es un gran lanzador. Jónder le sacó las castañas del fuego a Moré en repetidas ocasiones pues acudió a él, constantemente, para relevos largos y cortos, otro mal de la pelota cubana porque no hay confianza en los cerradores.

«Mi reino por un buen cerrador», debió decir Aragón, el manager de Sancti Spíritus, a seis outs de discutir la final con Villa Clara con una diferencia de cinco carreras en contra de Matanzas. Pero no lo tenía, o no confió en él, que es casi lo mismo, y una vez más los espirituanos se reafirmaron como perdedores.

«Mi reino por un buen cerrador», debió decir Víctor Mesa, a cinco outs de llegar a San Francisco en el III Clásico, con una diferencia de dos carreras a su favor, pero el director de la selección cubana, que sí tenía lanzadores capaces, no confió en ellos a la hora cero. La historia se repite una vez y otra. Cambian los actores, mas siempre pasa lo mismo, como en las telenovelas.

Como alternativa underground  a la Serie Nacional, cada vez circulan más en el país los videos con juegos de la actual temporada de la Major League Baseball y hasta un programa dominical de la televisión cubana está haciendo un pequeño espacio, tímido aún, a la mejor liga del mundo. Pero no se televisan juegos, sino resúmenes y, dentro de estos, se extraen las jugadas que destacan a los peloteros cubanos. La información que proporciona el béisbol de más alto nivel debiera servir de referencia a los técnicos de la isla para que no se practique más aquí el «juego asiático».

También como novedad, la reciente noticia de que el antesalista pinero Michel Enríquez va a jugar en el béisbol profesional mexicano agregó algo distinto en el universo deportivo del país, tan necesitado de sacudirse la pereza y de practicar cambios que lo impulsen. Enríquez, de 34 años, llegará a este béisbol cuando ya pasaron sus mejores momentos, lejos de la estrella que fue, tal como le sucedió a Omar Linares, pero del lobo un pelo.

Así como en el resto de la sociedad, los cambios urgen en el deporte y especialmente en el béisbol que es, al mismo tiempo, para los cubanos, deporte, entretenimiento, filosofía, reflejo social, energía vital; por eso, un campeonato de pelota de baja calidad es una catástrofe peor que un huracán (2013).

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.



1 comentario

  • Enlace comentario Miércoles, 19 de Junio de 2013 11:57 Publicado por Sulema

    Concuerdo con usted en que Moré tuvo la confianza en sus jugadores que no demostró Víctor, típico de su impulsividad y su prepotencia. Moré anoche dejó a Yonder en una hora pico y el artemiseño se lució. Refuerzo o no, el bailecito de alegría en la lomita como le dicen en el último out frente a Matanzas y sus declaraciones a la prensa lo dijeron todo, disfrutó jugar con Villa Clara y disfrutó ganar. Cierto que el sistema de refuerzos no es la solución a todos los problemas, cierto que hace falta más que un ejemplo como el de Michel Enríquez para foguear a los cubanos en otras ligas y mejorarlos para nosotros. No menciona usted el arbitraje, notablemente en problemas. Lo que no entiendo es por qué usted no disfutó el play off!! Los juegos Matanzas v/s Sancti Spíritus y Cienfuegos v/s Villa Clara estuvieron buenísimos!! y la presencia de peloteros de otras provincias mantuvo la atención de toda Cuba. Yo no sé de tecnicismos beisboleros, pero los vi fajarse dignamente por hacer carreras. Y de anoche qué puede decirme? La final estuvo para pelos de punta... eso es divertido!!

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla