IPS Inter Press Service en Cuba

Sábado, 19 de Abril de 2014
La columna en IPS
Cuba amplió el servicio público de acceso a Internet con la apertura el 4 de junio anterior de 118 salas de navegación en todo el territorio nacional. Cuba amplió el servicio público de acceso a Internet con la apertura el 4 de junio anterior de 118 salas de navegación en todo el territorio nacional. Foto: Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es
Los avatares de la información en Cuba.

El siempre espinoso y controvertido tema de cómo y por qué vías se informan los cubanos ha tenido en los últimos tiempos algunos movimientos significativos, que no solo abren resquicios al férreo sistema mantenido durante décadas de monopolio informativo oficial, sino que revelan la existencia de opiniones en las más altas esferas de decisión del país sobre la existencia de unas necesidades de acceso al conocimiento noticioso que años atrás hubiera sido difícil de imaginar.

La reciente resolución del Ministerio de Comunicaciones, publicada a fines del mes de mayo por la Gaceta Oficial de la República de Cuba respecto a la ampliación del servicio de acceso a Internet a través de 118 salas de navegación abiertas en el país, ha puesto un grano de sal en el condimento del problema. Porque si bien es cierto que ahora todos los ciudadanos cubanos, mediante el pago de un servicio cobrado a altos precios, tendrán más facilidades para comunicarse con la red, el uso de esa herramienta de información, conocimiento y comunicación se verá limitado por razones económicas y de comodidad, aunque no deja de ser un paso de avance respecto a lo que existía hasta antes de aprobada la medida. En cualquier caso queda pendiente el uso doméstico, masivo y económicamente asequible de Internet, pues a pesar de que se comenta de que el cable de fibra óptica tendido de Venezuela al fin se encuentra en operaciones, todavía se aducen razones de infraestructura que impiden la opción de la comunicación por ese medio desde computadoras privadas y a precios más razonables de acuerdo a lo que se supone gana el cubano medio.

Hace unos meses la decisión de ampliar las trasmisiones televisas del canal internacional Tele Sur dejó ver la existencia de concepciones algo más abiertas en cuanto al acceso a la información. Desde la fundación de Tele Sur hasta ese cambio concretado, en Cuba solo se retransmitía un resumen de noticias y materiales escogidos con esmero por funcionarios encargados de decidir, dentro de lo trasmitido por la cadena, qué debían ver o saber los televidentes cubanos. La actual programación de este canal, en cambio, ha resultado ser mucho más plural, a pesar de que se conoce su estrecha filiación a las políticas gubernamentales venezolana (país donde radica la redacción del canal) y del resto de los países accionistas, afiliados al bloque del ALBA. No obstante, incluso para asombro de algunos televidentes cubanos, no acostumbrados a tales lances, en determinados espacios de Tele Sur se han visto y escuchado opiniones adversas al proyecto chavista y hasta trasmitido puntos de vista de los líderes de la oposición a Chávez y, ahora, a su sucesor, Nicolás Maduro.

Más reciente en el tiempo fueron las declaraciones realizadas por el vicepresidente primero cubano, Miguel Díaz-Canel sobre el estado de la prensa en el país y el abuso del secretismo –ya criticado con anterioridad por el presidente Raúl Castro- en que se ven envueltos muchos de los problemas que debería abordar la prensa. En esa ocasión, incluso, Díaz-Canel (que ha abierto su cuenta en Twitter) ponderó el trabajo de ciertos blogs en los que pudiera estar el sentido futuro de una prensa cubana más abierta y dinámica, aunque en uno de los blogs considerados problemáticos se lanzara un llamado al control de la información que circula por la red.

Tal vez la conciencia de que se impone derribar fronteras de información limitada, conducida, orientada provenga de un hecho hoy bastante difundido en el país: el de que una cantidad considerable de personas acude como principal –y a veces única- fuente de noticias la de los canales hispanos de Miami que son captados a través de las “parabólicas” y luego diseminados por la red de “cables” tendidos hasta las casas de muchas familias cubanas, a veces incluso de bajos ingresos, pero que prefieren hacer la “inversión” para tener esa opción de entretenimiento.

Otra ruta informativa que transita una parte de la población del país es la que se trasmite a través de listas de correo electrónico. Dependiendo del sector al que pertenezca o esté cerca la persona, existe siempre un grupo de “activistas” o “corresponsales voluntarios” que se encargan de recopilar y enviar noticias, post, reportajes. Incluso, desde hace ya varios años determinados servidores nacionales (la llamada intranet) dan acceso a sus usuarios a diversos sitios y periódicos internacionales en los cuales, por supuesto, se podía –y puede, con tiempo y paciencia- obtener o contrastar el dato o el comentario buscado.

El manto de la información única es hoy, pues, una malla mucho menos tupida que un mosquitero. Sin embargo, la prensa oficial, a pesar de los llamados de sus propios rectores (Gobierno, Estado, Partido), no ha conseguido dar el salto necesario y se mantiene en concepciones más propias de tiempos en que ejercían un control más cerrado, casi total. Porque el hecho de que esporádicamente aparezcan trabajos con miradas críticas sobre ciertos aspectos de la realidad nacional –por lo general problemas que conocemos y confrontamos todos los que vivimos en el país- no cambia la esencia del sistema del periodismo cubano... La información internacional que trasmiten periódicos y noticieros televisivos, por ejemplo, sigue siendo maniquea y parcial, a veces hasta límites insultantes. Los vacíos informativos respecto a muchos asuntos de interés colectivo en ocasiones es indignante (un buen ejemplo y muy a propósito: la historia del cable de fibra óptica tendido desde Venezuela). Al final, la decisión sobre qué deben ver y saber los ciudadanos a través de los canales oficiales parece seguir estando en manos de las mismas personas que han decidido sobre el tema durante años…

Resulta lamentable el hecho de que en muchas ocasiones los periodistas sean culpados con tal estado de cosas en el mundo de la información que se genera y difunde en Cuba. Y, por supuesto,tienen parte de culpa, pero no la mayor. La evidencia de que los tiempos han cambiado y de que intentar sostener un monopolio informativo prehistórico (preinformático) debería terminar de mover murallas que son cada vez más obsoletas. Es verdad que cada país, sistema, medio de prensa tiene sus propios manejos de la información (líneas editoriales, esferas de interés político o social, etc.) pero difícilmente pueda considerar que ejerce un monopolio. Porque hoy, ni siquiera una sociedad como la cubana puede tener ese concepto sobre los flujos noticiosos, informativos, analíticos de su realidad y de otras realidades. Por algo y para algo vivimos en la Era Digital, y pretender pasar por ella con métodos obsoletos en un universo tan complejo y dinámico como el de la información es no solo una batalla perdida, sino una guerra contra el tiempo… que también terminará siendo una guerra perdida. Porque “Hay un tiempo para la nostalgia (…) Pero también un tiempo para moverse hacia delante, y esa es la demanda de los tiempos que corren y la exigencia de la gente a los profesionales de la prensa cubana”, como advierte el editorial sobre el periodismo cubano de una edición reciente de El Caimán Barbudo ( 2013).

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.



4 comentarios

  • Enlace comentario Sábado, 17 de Agosto de 2013 02:05 Publicado por homero vazquez

    Para ir un poco mas allá en el tema de la internet diría que la economía cubana necesita urgentemente levantar las restricciones medievales acerca de ella,Cuba posee un ejército de profesionales de todo tipo que debido al desempeño de la economía cubana se encuentran subutilizados y me refiero a los vinculados al sector estatal, no a los que han emigrado a otras actividades.Si alguna riqueza posee Cuba en este momento es la capacidad de recursos humanos. Por qué una empresa de ingienería no puede hacer proyectos por internet o un centro científico o cualquier otra entidad. Pero no solamente se trata de eso,en este país nadie sabe lo que produce el vecino y a veces se contrata una mercancía en un lugar lejano con su costo de transportación,etc. y hay quien produce ese producto relativamente cerca. Si se sigue pensando que la gente quiere la internet para leer el Herald solamente seguiremos en las penumbras sociales y económicas.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Domingo, 28 de Julio de 2013 01:44 Publicado por Juan Miguel

    Parece que el señor Padura no se da cuenta que la opinión publica cubana no puede ser dirigida desde Washington. Parece que el señor Padura no sabe nada del Arco de fibra Óptica que pasa muy cerca de Cuba y al cual, el gobierno americano no permite que Cuba se conecte, precisamente, para que debilitos de estómagos culpen entonces a la Revolución Cubana de censura y que si la libre expresión y el copón divino. Parece que el señor Padura no sabe muchas cosas y habla muy a la ligera. Un buen escritor debería tener más luces a la hora de emitir una opinión.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Sábado, 27 de Julio de 2013 01:29 Publicado por Juan Miguel

    Oiga Padura, ¿Pero que tú quieres, que la opinión política de los cubanos sea dirigida desde Washington?

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
  • Enlace comentario Domingo, 14 de Julio de 2013 00:53 Publicado por Edison del Canto

    Me parece muy correcto la aserción de Leonardo. Cuba no puede escapar del inevitable progreso de las sociedades consumistas y neo-conservadoras.
    La nueva geografía digital, esta creando nuevos contextos paradigmáticos a nivel socio-cultural en el mundo entero. Pero, si bien nació bajo el patrimonio social, hoy día este territorio, nacido libre, lucha por su derecho a la libertad de información y acceso libre al intercambio de ideas sin tener que preocuparse de ser observado por el "big brother".
    Existe una gran lucha política y cultural, contra poderosos sistemas económicos que han corrompido la democracia social; y secretamente, con leyes arbitrarias, anti-sociales y anti-democráticas adquieren el control de la data y la meta-informática del "user"con su información privada. Existe un gran debate y mobilización social y digital, contra la privatización monopólica de las tecnologîas de comunicación e informática, medios informativos, la producción hegemónicas de agencias culturales, sociales y políticas que han colonizando la producción del conocimiento y significados.
    La producción "libre" de mercado, idiotiza el contenido informático, sumado al constante endoctrinamiento al consumo en gran escala.
    Existe un gran debate, ético, político, científico, artístico y cultural a nivel académico e intellectual, también social con respecto al paradigma digital. En este sentido tu artículo bién puedo verlo como un reflejo a lo que sucede en los países post-industriales. Por supuesto los contextos son diferentes, el control monopólico, sea éste de estado o de mercado, están condicionados por relaciones de poder, sean estos económicos o políticos. Quizás Leonardo podría investigar más allá del caribe y crear una discusión más amplia con respecto al libre acceso al internet, su privatización y las implicaciones del desarrollo tecnológico del espacio individual y social.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla