IPS Inter Press Service en Cuba

Viernes, 1 de Agosto de 2014
Red Cuba
Desde mayo cubanos y cubanas pueden conectarse a internet en salas de navegación habilitadas para ello, pero con altos costos. Desde mayo cubanos y cubanas pueden conectarse a internet en salas de navegación habilitadas para ello, pero con altos costos. Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es
La conectividad en Cuba vuelve a levantar diversas opiniones en los espacios de debate de los medios digitales del patio...

Recientemente Rafael de la Osa Díaz publicó un trabajo en el portal Cubarte: "Internet y telecomunicaciones en Cuba: El cable no lo resuelve todo", material periodístico que aborda el tema de Internet en Cuba, ancho de banda, fibra óptica, cable submarino y sus disímiles interpretaciones en la nación caribeña.

El matemático y director de Cubarte asegura que, atendiendo a la situación económica del país, la más rápida amortización del canal de comunicaciones que representa el cable submarino se logrará con el servicio de voz (telefonía) y no con el de acceso a Internet.

"Es lógico entonces comprender que se contratará un ancho de banda para acceder a Internet proporcional a la capacidad de pago que se tenga y, por un rato, no será ni siquiera suficiente para cubrir la actual demanda de las capacidades instaladas, en permanente estado de congestión con índices superiores al 95 por ciento".

Cubadebate reprodujo el extenso artículo y fue en este sitio donde más comentarios se alcanzaron. Las opiniones de la Osa condujeron a un debate fuerte que obtuvo más de 110 comentarios. Al parecer resulta imposible por el momento eliminar el enlace satelital, ni incrementar la conectividad de manera sensible a los usuarios, ni reducir considerablemente las tarifas, "pero claro que ayuda contar ya con el cable submarino que cada día será más y mejor utilizado permitiendo un sensible crecimiento en su uso en el mediano plazo", asegura De la Osa.

Sobre el tema, El Buril se pregunta para quiénes se abren estas salas (servicio Nauta) porque ningún trabajador estatal (que se le pague por salario) puede acceder, pues si navega no come. "O se le paga a los trabajadores un salario acorde a los precios actuales de la vida o se le cobra acorde al salario que gana, por supuesto, con subsidio. Esto también pasa con la telefonía celular, yo gano un salario por encima del salario medio y ni remotamente puedo pensar ni en el uso de estas salas de Internet ni el uso de la telefonía celular".

En el mismo espacio, Reinerio encuentra "muchas justificaciones y los usuarios de a pie en espera de un servicio que en el mundo entero se utiliza y no es tan traumático como lo pintan, no entiendo por qué ahora no se pueden utilizar servicios de VoIP, pues antes a través de los distintos clientes de chat se podía hablar y ahora nada; tampoco entiendo por qué si antes Cubacel brindaba el servicio de correo móvil con total normalidad, ahora no está disponible, ¿es evolución o involución?".

Liuba evidencia su agrado por el artículo pero se pregunta por qué otra vez atacan a la prensa cubana: "uno de los sectores que más ha pedido a gritos que se diga todo lo relacionado con el cable y las comunicaciones, pero como bien dicen, entre el secretismo y la falta de comunicación con nosotros este tema no se trata y si se dice algo es más bien suposición".

Uno de ETECSA califica de absolutamente cierto todo lo que se comenta en el artículo, "salvo lo de comparar un central telefónica actual con una red LAN (eso ya ha sucedido en una parte del país, pero aún falta para que suceda en buena parte de este), lo de los costos es real, y también que se necesita mejorar e incrementar la cantidad de tecnología en las redes nacionales, en especial en las de acceso (o la última milla), lo que requiere de inversiones y tiempo, lo cual se está acometiendo pero todavía se requiere muchísimo trabajo y muchos millones de dólares en inversiones".

Otro forista, bajo el nick de F@B@T, se muestra de acuerdo, en parte, con el anterior comentario, pero se pregunta qué imposibilita la restricción de ventas de los dominios .cu, la habilitación de cuentas en el domicilio para navegación nacional y correo electrónico internacional, navegación internacional a las personas naturales y hasta la posibilidad de crear salas de navegación no estatal. "Hay que quitarse de encima de una vez la palabra restricción y ponernos para hacer dinero porque en este mundo time is money y nadie se va a sentar a esperar por nosotros".

Dentro del comentario de El monstruo, como en muchos otros, emerge la duda sobre lo que tiene que hacer el país para que la población tenga acceso a Internet, como la tiene Haití. Esa explicación esta muy bien, pero lo que vale son los resultados, asegura. "Lejos de poner Internet, lo que se ha hecho es quitar al menos en la empresas y los pocos que la tienen es a una velocidad muy baja, que es como si no existiera y, para colmo, restringido. Sobre el banner que tienen en Cubadebate, donde se dan propaganda en Youtube, Facebook, Twitter, Myspace, quién accede a eso porque ni los Joven Club".

Nelson, por su parte, encuentra el artículo bueno, pero desalentador para los que aman la conectividad. Asegura que los medios de prensa publicaron informaciones triunfalistas como que se multiplicaría por mil la velocidad. "La solución está en comprar equipos ADSL, con ellos se pueden alcanzar hasta 12 Mb/s; es extraordinario. Y ese equipito no vale un millón de dólares, por favor. No demoren tanto lo que el pueblo demanda, a fin de cuentas, todo se hace con el dinero del pueblo".

Por último, Estefanía considera muy técnico el artículo, y retoma algunas preguntas y elementos que, según ella, quedaron en el tintero y alguien debe responder.

"Si existen tantas limitaciones para extender los beneficios del cable, quiénes tienen esas velocidades tan altas que pueden descargar los llamados paquetes que cada semana circulan de manera clandestina por toda Cuba y que tienen entre 400 y 500 gigas de audiovisuales. Eso no se descarga con un módem o una ADSL de las que tienen periodistas, médicos e instituciones docentes, ¿de dónde salen esos paquetes?"

El artículo habla de imposibilidades para extender Internet, nuevas cuentas, etcétera. Pero las ADSL que existen en universidades, centros de la salud, Joven Club, medios de prensa, trabajan a velocidades muy bajas, casi nulas, y qué decir de las ADSL instaladas a periodistas, médicos e investigadores, más lentas aún. ¿Qué perspectivas existen para mejorar las velocidades de esas ADSL?, ¿hasta cuándo las conexiones colectivas o sociales tendrán que esperar por esas mejoras?".

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.