IPS Inter Press Service en Cuba

Jueves, 17 de Abril de 2014
Diario fotográfico
Ambivalencia del cuerpo en dos creadoras tangentes
  • Dainerys Machado Vento
Las creadoras Cirenaica Moreira y Maíra Ortíns exponen en La Habana inquitantes representaciones de los seres humanos.

Las creadoras de la plástica Cirenaica Moreira, de Cuba, y Maíra Ortíns, de Brasil, juntan sus obras en la habanera galería de arte El reino de este mundo para regalar al público la exposición bipersonal "Ambiva-lencia del cuerpo imaginario".

Componen la muestra 25 fotografías en las cuales la figura humana es el pretexto para disímiles representaciones emocionales, ideológicas y, sobre todo, sociales.

Tanto Moreira como Ortíns se valen de expresiones performativas para construir sus obras. Las acciones de sus modelos parecen detenidas en medio de una evolución. Sin embargo, las posturas evidencian ritmos, creencias y estados de ánimos diferentes.

Las piezas de la autoría de Cirenaica pertenecen a la serie Que tenga un carro y me lleve a Varadero.... Se trata de un trabajo en progreso que comenzó en 2012 y utiliza la impresión Lambda, reconocida por algunos expertos como la mejor solución para trabajos de estudio hechos en alta definición.

Por su parte, la brasileña muestra su serie Abissalo, también de 2012. En su obra predominan la autorepresentación, el mar y otros motivos visuales asociados más a la condición humana que a un género específico.

Impresas todas en gran formato, las obras resultan muy atractivas, además, por los colores que en ellas emplearon sus autoras. El azul, el negro y el blanco que acaparan la obra de Ortins contrastan con los tonos pasteles de la amplia gama utilizada por Moreira.

Como es costumbre en estas creadoras, a los elevados valores visuales de sus imágenes se suma un discurso coherente con conceptos de equidad social e identidad.

Cirenaica

De la serie que tenga un carro y me lleve a Varadero. Cirenaica MoreiraDe la serie que tenga un carro y me lleve a Varadero. Cirenaica MoreiraUna de las principales sorpresas de esta exposición es no hallar autorepresentación en la obra de Cirenaica. Aunque un segundo acercamiento derriba esa idea.

La artista no aparece de forma explícita en estas piezas, como lo hiciera en su reconocida serie Ojos que te vieron ir (1994-1996) y otras. Pero esta vez son su esposo y su hija quienes muestran la ambivalencia de los cuerpos.

Que tenga un carro y me lleve a Varadero... nos detiene frente a la construcción tradicional de roles, una preocupación frecuente en la obra de Moreira.

Resaltan en la muestra la representación andrógina de los sujetos y el trueque de vestuarios, colores y símbolos tradicionalmente definidos para las categorías hombre y mujer.

Es llamativo que la representación femenina siempre lleve algún objeto. La mujer va ataviada fantásticamente y, en sus distintas imágenes, lleva un mazo de cebollas ajustado a un vestido de flores, una cartera o una jaula en la espalda. El hombre posa frente a la cámara, con mayor o menor distracción ante el hecho de ser retratado.

Es a él a quien la artista emplea como fondo para imágenes digitales de tiernos paisajes. En sus sombreros, en sus ropas o en su cabeza afeitada aparecen flores, pajaritos, liebres, arroyos.

Ella, sin embargo, parece estar siempre partiendo o arribando a algún lugar. No posa, no juega con el posible receptor, tiene una expresión de resignación que predomina en casi todas sus acciones.

La curaduría de Darys J. Vázquez Aguiar contribuye, sin dudas, a que fluyan sentidos relacionados en las piezas mediante su ordenamiento y selección.

Maíra

La fotógrafa brasileña Maíra Ortinz propone una secuencia bastante estática a nivel visual, pero muy inquietante en sus conceptos.

Ella apela a la autorepresentación. Su rostro permanece impávido en la mayoría de las fotografías. Su postura es prácticamente la misma en todas las imágenes. Pero la estaticidad del conjunto contrasta llamativamente con el espacio que parece representar: el fondo del mar.

Anglerfish fantasma com quimera. Maíra OrtinsAnglerfish fantasma com quimera. Maíra Ortinsrealidad Maíra habla de la soledad, de las costumbres y figuras que encarnan la mitología de su pueblo.

La sutileza de las luces y las sombras en las imágenes que expone tienen un efecto sensorial más que reflexivo. El espectador siente la soledad que ha sido modelada y se conduele en ella.

Cuatro piezas completan la muestra gráfica. La presencia de dos de los objetos que aparecen en las imágenes amplía el sentido de estas. Descubrimos que la creadora se ha valido de sus propias manos para construir los medios necesarios para representar una medusa o el crecimiento de una luz.

"El péndulo de la soledad" es una pieza de vidrio, cera y alambre, que incorpora una de las fotos de la serie. Su presencia en la muestra reafirma todo el sentido del conjunto.

Cuerpo imaginario

Hasta el 4 de octubre, la galería de arte de la Biblioteca Nacional José Martí acogerá la exposición Ambiva-lencia del cuerpo imaginario.

En sus paredes cohabitarán hasta entonces los estilos de dos mujeres diferentes y de dos geografías distantes, para mostrar un similar sentimiento de inconformidad ante la forma en que somos construidos los seres humanos.

La cubana se vale de las máscaras legitimadas, para criticarlas. La brasileña apela a una expresión de la condición más íntima de los seres humanos. Ambas muestran el valor de la fotografía artística en la crítica y reflexión social.

 

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.