IPS Inter Press Service en Cuba

Lunes, 1 de Septiembre de 2014
La buena memoria
Para la gran mayoría, Álvarez Guedes es el hombre de los mil cuentos de humor.

La reciente muerte en La Florida del actor, cantante y productor musical cubano Guillermo Álvarez Guedes obliga a revisitar su extensa obra, su contribución impar al humor desde de una manera de ser del cubano. Con él se va uno de los mayores difusores –para evadir lo absoluto– del relato popular humorístico en América Latina.

    En uno de sus discos, Álvarez Guedes narra la satisfacción que le produjo la anécdota de un señor a quien sus cuentos le salvaron la vida. Según el testimonio de esa persona, en una ocasión sufrió un fuerte dolor en el pecho y cuando lo trasladaban hacia el hospital, pidió una grabadora para oír sus cuentos, los cuales tuvieron un efecto relajante y no llegó a infartarse.

    Así ha sido el humor para los cubanos desde los inicios de la nación, la mejor medicina para todos sus problemas. Si estamos bien nos reímos de satisfacción, pero si estamos mal, si atravesamos una situación difícil, también nos reímos para aliviar la carga. Esa es la enseñanza del testimonio anterior.

    Guillermo Álvarez Guedes nació en 1927 en Unión de Reyes, provincia de Matanzas y salió de Cuba en 1960, cuando ya gozaba de gran reconocimiento como comediante pues había actuado en radio, televisión y cabarets junto a las principales figuras del arte escénico. Igualmente fue exitoso como productor musical con el sello Gemas, donde grabaron Rolando Laserie, Elena Burke, Chico O'Farrill, Bebo Valdés, Celeste Mendoza, entre muchos.

    Aunque hizo cine, y triunfó en la televisión –muy recordada es su actuación en la revista semanal El Casino de la Alegría (emisora CMQ, años de 1950)– y en espectáculos musicales de leyenda, como El Solar (cabaret Montmartre, 1953), con coreografía de Alberto Alonso, donde compartió escena con Benny Moré, Olga Guillot y Carlos Pou, su preferida fue la radio, en la que reinó hasta su muerte.

    Sin embargo, para los que no conocieron esa zona de su arte, y para la gran mayoría, Álvarez Guedes es el hombre de los mil cuentos de humor, los que reunidos en 32 discos le dieron la universalidad. A partir de 1973 comenzó esa difusión mayor de su obra, ampliando notablemente su espacio de influencia.

Esas grabaciones llegaron inmediatamente a la isla a través de casetes y desde entonces no dejan de escucharse, así como ha sucedido con la música de Celia Cruz, con quien compartió el vuelo a Estados Unidos el 23 de octubre de 1960.

    Los cuentos, comedias y chistes de Álvarez Guedes abarcan todas las situaciones de la vida: dramáticas, alegres, trágicas, festivas; laborales, religiosas, familiares, políticas, sociales. En ellas, el actor narra, dialoga, describe, interactúa, parodia, satiriza y nos hace reír hasta de lo insólito.

    Para construir una obra humorística de esa dimensión, es de suponer que su creador explorara bien la literatura costumbrista, el teatro y el folclor cubanos, al tiempo que investigara la sicología del cubano en su expresión popular, pero sobre todo, leyera, de manera profunda, el libro icónico de Jorge Mañach, Indagación del choteo.

    Choteo, burla, sátira, constituyen la sazón del humorismo costumbrista de Álvarez Guedes en cada situación de los personajes representados, aunque el componente esencial, el modulador de las acciones humorísticas es el lenguaje.

    No pocos de los relatos del comediante están estructurados en función de una palabra, más exactamente de una “mala palabra”, la cual estalla en algún momento y provoca el clímax y la carcajada. Ella puede lo mismo dinamitar el discurso del Secretario General de la ONU que de un personaje de barrio.

    La singularidad humorística de Álvarez Guedes está dada por la conformación de un personaje (él mismo) construido con el encanto de la sabiduría popular del cubano, el sabor de su lenguaje, su picardía y desenfado, pero controlado por su talento para no traspasar la frontera hacia lo estrictamente grosero o chabacano. Su arte le permite ese milagro.

    Entre las piezas más descacharrantes de su creación están las que representan situaciones de los inmigrantes cubanos en Miami y, por extensión, las referidas a los cambios de esta ciudad en la medida que se fue poblando de latinoamericanos, el idioma español fue desplazando al inglés y las costumbres latinas se fueron asentando en La Florida.

    En esa colección temática destaca, por ejemplo, la situación planteada en la casa de Cheo Gómez, “el primer astronauta cubano”, el día en que su nave sale al espacio y los medios de comunicación entrevistan a su esposa, a quien “le dan 18 ataques esa mañana”, una frase intraducible para alguien que no haya nacido en la Isla.

    Como viajero y observador constante de las conductas, el lenguaje y las costumbres de otras partes del mundo, Álvarez Guedes representó y parodió también a españoles, mexicanos, puertorriqueños, venezolanos, moviéndose entre una gran diversidad de temas y contextos.

    Guillermo Álvarez Guedes debe estar ahora en algún lugar del infinito y de la historia de la cultura cubana, compartiendo –tal vez jugando dominó– en una mesa con Leopoldo Fernández, Aníbal de Mar y Mimí Cal, mientras Germán Pinelli, Alberto Garrido y Enrique Arredondo comentan la partida. Igual que sus compañeros, en ese juego imaginario, Álvarez Guedes es irrepetible, como su época.

    Desde la década de 1970, cuando sus grabaciones comenzaron a llegar a Cuba, varias generaciones de humoristas de la isla se han servido de sus chistes y hasta han tratado de reproducir (en vano) su manera de expresarlos. Es hora ya de reconocer aquí, públicamente, su magisterio, su esencial cubanía, que continúa en su obra (2013).

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.



1 comentario

  • Enlace comentario Viernes, 25 de Octubre de 2013 15:22 Publicado por César

    Gracias

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla