IPS Inter Press Service en Cuba

Miércoles, 23 de Abril de 2014
Diario fotográfico
Tres historias femeninas tras el lente
  • Dainerys Machado Vento
Hombre de fuego Hombre de fuego Martha Vecino
Mujeres fotógrafas ganan espacio en la más antigua revista cubana de temática general.

Muchas son las historias y estadísticas aupadas a través de imágenes en el amplio archivo fotográfico de la revista Bohemia, la más antigua de temática general que se imprime en Cuba.

Los cambios de política editorial, identificados por investigadores de la publicación principalmente en la décadas de 1920, 1960 y 1980, no impidieron en ningún caso que se engrosara y conservara su archivo de imágenes. Éste llegó a ser referencia en el mundo editorial.
Mas los encantos y utilidades de negativos e impresos se convirtieron en tema del pasado cuando el uso de tecnología digital se afianzó en el proceso productivo de los medios de prensa, a principios del siglo XXI.

Continúa prestigiando a Bohemia su Archivo fotográfico, dueño de imágenes exclusivas de la actriz española Sara Montiel, de la mexicana María Félix, de El Caballero de París, del pintor Wifredo Lam, del político británico Winston Churchill, entre muchos otros personajes. Pero ha dejado de crecer en algunos sentidos.

La conservación e identificación de la fotografía digital empleada en el presente supone aún un reto por salvar para los actuales responsables de la publicación.

En el Archivo suele ser más fácil hallar algunas de las joyas fotográficas más antiguas que las ilustrativas de informaciones recientes.
Sin embargo, toda transformación muestra siempre sus ventajas. Con lápiz o cuños de tinta, las imágenes atesoradas de manera impresa en el Archivo muestran los nombres de sus autores, fotógrafos hombres en una mayoría abrumadora.

La proporción en el género de estos creadores ha cambiado radicalmente con la era digital.

Los retos

Martha Vecino Ulloa, Aixa López y Anaray Lorenzo son los nombres de las tres mujeres que integran el departamento de fotografía de la revista Bohemia. Representan la mitad del grupo que allí se dedica a cultivar esa expresión.

Tienen formaciones profesionales muy diferentes, pero han tenido que afrontar similares retos.

Martha es la de más experiencia en el oficio, y la única que ha trabajado ambas técnicas. Comenzó como laboratorista de fotografía analógica, y desde entonces trabajó muy fuerte para obtener sus primeras imágenes.

Ella se declara feliz de sumar mujeres a la profesión. Cree que el cambio se ha producido por el abaratamiento que representa la tecnología digital, pero también porque "los fotógrafos están más dispuestos ahora a compartir sus conocimientos."

Asegura que aunque "los hombres que ya no ven la fotografía como una profesión exclusiva para ellos, aún tenemos que seguir luchando por ganar el espacio que nos corresponde".

Aixa López lleva cuatro años trabajando en la revista. Es su primera experiencia profesional en la fotografía, una afición que antes la obsesionaba.

Jaranea al decir que aprovecha la representación que tienen sus colegas sobre las mujeres para hacerse de los mejores puestos en las coberturas de prensa más complejas.

Pero confiesa que ser mujer en una profesión tradicionalmente ocupada por hombres ha sido "difícil" para ella. "Se requiere mucho más que talento, porque necesitas que miren las fotos que haces y no tus senos. El machismo está enraizado". Y asegura que solo la "vehemencia" por trabajar les ha permitido ganar espacio.

Anaray Lorenzo es licenciada en Periodismo, pero confiesa que "casi a punto de graduarme, en el 2003, sentí que mi camino era la fotografía".

También Bohemia le dio la oportunidad de sumarse al ramo. Cuando se le pregunta por los obstáculos que halló al emprender ese camino, responde que ninguno. Pero su historia de vida cuenta un suceso diferente.

"Hice mi servicio social en el periódico El Habanero y en la agencia Prensa Latina. En ambos lugares planteé mi interés por ser una cazadora de imágenes, pero me trataban de convencer de no hacerlo diciéndome que iba a desperdiciar mi talento y que no había plazas para mí entonces", rememora.

Asegura que "no concordaba con esas opiniones", pero que "realmente no tenía mucho qué hacer al respecto, más que encontrar tiempo libre para agarrar mi cámara e ir a hacer mis incursiones fotográficas".

Ella cree que el aligeramiento de los equipos ha ayudado a que más mujeres se sumen a la fotografía, pero no lo reconoce como el principal factor. "Porque en mi caso, cuando salgo a trabajar, voy bien armada. Llevo al menos dos lentes (un 18-35 mm y el teleobjetivo 80-200 mm), el monopié y la cámara. Y a veces tengo que cargar también con el teleobjetivo de 300 mm que es casi una bazuca".

Sonríe entonces al comentar que en realidad lo acontecido es que "los hombres se han dado por vencidos y han aceptado que nosotras las mujeres tenemos mucho que aportar en este ámbito, como en todos".

Aunque para Vecino Ulloa "las mujeres fotógrafas seguimos en desventaja. Sólo somos reconocidas por el órgano de prensa para el que trabajamos. Cuando se trata de hacer otro tipo de trabajo, como por ejemplo publicidad, nunca nos convocan".

El dilema de la sensibilidad

"Para hacer una mejor fotografía la cuestión no es ser hombre o mujer", dice Martha. "Cada quien tiene sus mañas y la fotografía nunca fue cuestión de fuerza sino de ver lo que otros no. Incluso un fotógrafo con ojo entrenado también necesita suerte para estar a la hora precisa ante un suceso que no se repite".

Aunque coincide con "Raúl Rodríguez, director de fotografía en el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC), quien dice que las mujeres tenemos más sensibilidad para el color. Haz la prueba: Ante tonos diferentes de azul los hombres nunca dicen azul celeste o azul añil".

A pesar de esta absoluta seguridad en la capacidad femenina, la experimentada creadora siente entre sus principales referentes "el trabajo de corresponsales de guerra, entre ellos Capra. También del esposo de mi prima Gustavo Maynulet, que trabajaba en el ICAIC".

Mientras que señala a pintores como Servando Cabrera y Víctor Manuel como influyentes en su trabajo.
La lista de ejemplos Anaray Lorenzo es un poco más diversa, pero también con predominio masculino. "He indagado mucho sobre el trabajo de Henri Cartier-Bresson, que empezó haciendo fotografía deportiva. Valoro la obra de grandes fotógrafos de otras latitudes, y de Cuba."

"Podría hablarte de Mapplethorpe, Capa, Helmut Newton, Steve McCurry... y aquí en Cuba de Perfecto Romero, Abascal, Lissette Solórzano, René Peña y más", enumera.

"Creo que tengo muchos referentes y me faltan aún otros por descubrir", declara la periodista y fotógrafa para quien una de las máximas de la profesión es el estudio. "Hace unos días, por ejemplo, descubrí al fotógrafo deportivo alemán Matthias Hangst, un jovencito contemporáneo conmigo, que me impresionó mucho".

A Martha le gusta "la fotografía realista, figurativa, con juego de luces y sombras, bonita pero sugerente". Y confiesa que "no tengo piedad, le hago fotos a todo lo que se me ponga delante. La fotografía es mi reto", concluye.

La pasión por el oficio es compartida de idéntica manera estas tres mujeres.

"Un fotorreportero no hace las fotos lindas que yo hacía, ni puede, casi nunca ordenar a las personas a fotografiar, como hacía con mi familia en días de cumpleaños", comenta Aixa.

Asegura que Isabel Allende es su escritora favorita. Pero con ella sostiene una contradicción.

"Dice la Allende que la vida es como una foto, donde uno ordena los objetos para que se vean bien en la posteridad. Pero para nosotros es justamente al revés: una buena foto es como la vida misma y no podemos ordenarla, hay que hacer lo mejor posible con la realidad que se presente".

Afortunadamente la realidad que se presenta para las mujeres fotógrafas en la Cuba de hoy se ha transformado.

Mercedes Ramírez, Yordanka Almaguer, Yaimí Ravelo, Raquel Sierra, Maribel Amador, son solo algunos nombres de otras cubanas fotógrafas que, desde espacios editoriales muy diferentes, han convertido en los últimos años el nombre de la fotografía de prensa también en nombre de mujer.

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.