IPS Inter Press Service en Cuba

Jueves, 24 de Abril de 2014
Red Cuba
TICs en Cuba: de la servidumbre a la participación
TICs en Cuba: de la servidumbre a la participación Tomado de Cubahora
La intelectualidad cubana y los cibernautas debaten sobre la capacidad de los jóvenes cubanos de convertir la revolución de la comunicación en proceso participativo.

Desde hace varios, días un texto de Fernando Martínez Heredia --filósofo y ensayista cubano, además de merecedor del Premio Nacional de Ciencias Sociales--; circula por los sitios web cubanos. "No seamos siervos de las tecnologías: trabajemos con ellas" fue publicado originalmente en las páginas digitales de la nueva revista de la Unión de Jóvenes Comunistas, Soy Cuba.

Martínez Heredia, con abundantes matices ensayísticos, analiza cómo en un tiempo muy corto se ha producido un crecimiento muy brusco en la cantidad y la diversidad de imágenes y textos que están al alcance de los jóvenes cubanos, y discrepa con la idea de que "esta revolución de la comunicación haya producido un cambio generalizado en los estilos de vida, y aún menos en las maneras de pensar".

"En medio de la sucesión vertiginosa de las tecnologías y el caos aparente de la masa inabarcable de productos comunicables, existe una voluntad de gobernar rigurosamente los contenidos, las expresiones y el sentido que se les atribuya. Desvanecer todas las fronteras entre las certezas y las invenciones, las palabras y la nada, los hechos y los engaños es un requisito de esta guerra cultural. Datos y mentiras, hechos y prejuicios, exigencias de la moda, repetidos sin descanso, marcan las rutas de un viaje inducido hacia la idiotez. El lenguaje y el pensamiento han entrado en crisis, juntos".

El autor del artículo expone el caso de Cuba, una gran revolución liberó al país del capitalismo neocolonizado y transformó a fondo las relaciones sociales, el pueblo cubano ejerció la justicia social, la libertad, la solidaridad, el pensar con su propia cabeza y se acostumbró a hacerlo.

Pero reconoce que en la actualidad existe en el país "una abierta batalla cultural entre el socialismo y el capitalismo. A favor del último, entre otros factores, estaría la sujeción progresiva a su cultura, la única que ha logrado universalizarse, y que hoy conserva un formidable poderío y numerosos atractivos".

Los argumentos del filósofo suscitan diversos comentarios en los portales digitales cubanos, como es el caso de Halo, quien comenta en Soy Cuba: las tecnologías, cualquiera en sus diferentes ramas, son diseñadas y luego creadas por el hombre, y (...) si ocurre algún error es debido al hombre, a la programación de dicha tecnología, o a una falla en el diseño. El pensamiento futurista de que seríamos siervos de la tecnología, pues no estoy muy de acuerdo con ello, siempre al final estará la mano humana".

Sobre la mencionada "servidumbre" el ensayista concuerda con que las nuevas formas de comunicación, sus medios y su mundo ideal existen y se desarrollan, a partir de las actuaciones y la voluntad de nuestra gente, y de que vivimos en este mundo, "por lo que es absurdo que todavía haya quienes le temen a esa realidad y se oponen a ella. "Esos suicidas pretenden, en nombre de un autoritarismo trasnochado que pierde suelo por días, impedir u obstaculizar la presencia y la utilización de los nuevos medios, en nombre de la supuesta defensa de un socialismo que en realidad es solo un sinónimo de la parcela de poder que ejercen".

Los cibernautas comentaron al respecto. En Cubadebate, Subzeroo analiza que "para utilizar de forma independientemente las nuevas tecnologías, primero hay que cambiar muchos conceptos. Entre ellos, tener interiorizado que para estar siempre alante, hay que empezar siendo consumidores de ella. Luego tener capacidad ideológica para tener control de ella y que ella no nos controle a nosotros".

Dayanara aprovecha el tema de las TICs para reclamar el acceso a las mismas de forma privada: "trabajaremos con las tecnologías cuando nos sea posible, espero que ya este año podamos tener Internet en las casas, eso es algo que estamos pidiendo a gritos".

Amaury piensa que es cuestión de prioridades y de intención política, "por ejemplo, tenemos un gran desarrollo en cosas que son costosísimas en el mundo y que casi nadie las hace por eso mismo: la Biotecnología, que es casi privativa del primerísimo mundo, porque nos hemos propuesto hacerlo y hemos hecho inversiones y hemos visto los resultados. Por diversas razones que no me toca cuestionar, la comunicación no ha sido una prioridad del Estado, siempre se rehusó a usar la tecnología y se creyó más eficiente el papelito entregado personalmente, solo que esa época ya pasó hace mucho tiempo y ahora, y mucho más mañana, será estratégico emitir un resultado, un mensaje, un dato, en una red social donde todos tus fieles lo tendrán a mano en milésimas de segundo, en su teléfono".

Desde BloggersCuba, Jorge de Armas analiza el texto del Premio Nacional de Ciencias Sociales y responde la pregunta que cierra el ensayo: "¿Serán capaces los jóvenes cubanos de convertirla (revolución de la comunicación) en un lugar efectivo de creaciones, de actuación social y política, de lucha y de placer liberadores?".

De Armas conjuga en presente la respuesta: "El uso por los jóvenes cubanos de las nuevas tecnologías está protagonizando un diálogo inédito entre las estructuras renovadoras de la sociedad y el poder".

"A través de las plataformas sociales no solo se ha puesto de manifiesto el descontento por ciertas medidas tomadas en años pasados –el cierre de los cines 3D o la prohibición de las congas en los estadios son ejemplos recientes–, también se ha convocado, sin que medie estructura institucional alguna, un evento tan mágico como Una Ronda para Teresita que, a pesar de la escasa penetración y conectividad de la Isla, logró reunir a más de cien cubanos para homenajear a la trovadora".

El bloguero profundiza en el ejercicio del periodismo, "ejercido con responsabilidad, se ha apropiado de TIC y sus protagonistas, no la inmensa mayoría, sus protagonistas absolutos son jóvenes".

"El ejercicio de crítica social comprometida se ha desfasado de la esfera del arte, tan común en los ochenta y noventa hacia el periodismo, que es su vehículo adecuado. La brecha digital se suple, de manera precaria, a través de memorias USB que, pasadas de manos en mano, establecen una circulación de la información cuanto menos, efectiva".

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.