IPS Inter Press Service en Cuba

Martes, 19 de Agosto de 2014
Diario fotográfico
Al paso de la naturaleza
  • Dainerys Machado Vento
El mantra de las olas El mantra de las olas Tomás Sánchez
El paisajista cubano Tomás Sánchez sorprende a sus contemporáneos con la serie fotográfica Notas al paso, exhibida en el Centro de Arte Wifredo Lam

Indetenibles son las noticias y comentarios especializados derivados de la exposición fotográfica Notas al paso, que devolvió al pintor cubano Tomás Sánchez a las galerías de arte de su país.

A las extensas reseñas publicadas en medios de prensa alternativos, como las revistas Cuba contemporánea y Havana Times, se unió también el diario oficial Granma. Todas ensalzan la calidad compositiva y estética de la muestra que, desde el 10 de abril, exhibe el habanero Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam.

Sánchez nació en 1948, en el municipio Aguada de Pasajeros, en la occidental provincia de Cienfuegos. Es reconocido en la actualidad como una de los artistas más sobresalientes del revolucionario panorama pictórico cubano, florecido en la década de 1980.

Su obra quedó especialmente posicionada en el imaginario cultural de la nación gracias a sus paisajes naturalistas y utópicos a la vez, con elevadas dosis de detalles e imaginación, y a sus series conocidas como Basureros y Crucifixiones.Gratitud fue tomada en El Peñón del Fraile/ Tomás SánchezGratitud fue tomada en El Peñón del Fraile/ Tomás Sánchez

Durante los últimos 27 años, su nombre acompañó algunas exposiciones colectivas del evento internacional de artes plásticas conocido como Bienal de La Habana. Tomás Sánchez colaboró además con espacios de enseñanza desarrollados en centros cubanos, y promovió el trabajo creativo de varios de sus coterráneos.

Pero cuando fijó residencia en Estados Unidos, sus obras ya habían dejado de alcanzar las paredes de las galerías nacionales.


Su mundo interior continuó sin embargo arrojando luz sobre el lienzo. Inmune a las demandas del mercado y de otras mediaciones contextuales, Sánchez siguió su bregar por el universo creativo tocado por el halo del éxito.

Esta vez, es la fotografía la que acompaña el reencuentro entre Cuba y su creación individual. Un reencuentro que los medios de prensa han insistido en catalogar como "regreso".

Su trabajo fotográfico luce en realidad solo como un pretexto, una herramienta, para acercarnos a los mismos paisajes perfectos de sus ensoñaciones creativas.

Notas al paso está compuesta por 25 instantáneas de gran formato, que el artista capturó en el norte occidental de Cuba y en la zona costera de Costa Rica, país donde reside desde hace algún tiempo.

Para armar esta serie, el fotógrafo tuvo la paciencia necesaria que le permitió esperar, a la orilla de mar, porque se alinearan en perfecta armonía una docena de olas, a los pies de dos yunques recortados con simétrica exquisitez por la naturaleza.

Detalles como esos conquistaron desde su pincel a neófitos y expertos de las artes plásticas. Detalles que ahora nos descubre como naturales, para convertir a Notas al paso en una de las exposiciones de fotografía que más expectativas y diálogos genera en los últimos años entre público y especialistas cubanos.

Rocas, aguas, energías

Cientos de personas colmaron la sala del Centro de Arte el día inaugural de la muestra. Durante las últimas semanas, tampoco se ha detenido el tránsito entre las 25 imágenes expuestas.
La exhibición terminará el próximo 10 de mayo. Aunque se anunció que el artista donará algunas de sus obras al espacio que ahora lo acoge.

Roca bruja/ Tomás SánchezRoca bruja/ Tomás SánchezEste "descubrimiento" gráfico, tan bien recibido por cubanas y cubanos, es en realidad la quinta exposición de instantáneas de Sánchez.

Ha confesado en reiteradas ocasiones que hace cuatro años se decidió a hacer público este hobby. Mientras estaba convaleciente de un infarto, su médico y amigo le propuso exhibir las imágenes que antes le enseñaba solo en el monitor de su computadora.

Notas al paso, con curaduría de Andrés Isaac Santana, muestra entonces un camino recorrido por el artista en esta manifestación.

El conjunto tuvo su primera aparición pública en el centro de arte español Casa de Vaca, ubicado en el Parque del Retiro de la ciudad española de Madrid.

Sánchez es reconocido como uno de los "maestros" del movimiento renovador del arte cubano sintetizado en la ochentiana exposición Volumen I. Esta expresión gráfica que ahora también lo ocupa, es solo una prueba más de la calidad de aquel trascendental grupo, liderado, entre otros, por la destacada profesora Antonia Eiriz.

Jorge Fernández, director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, anunció que antes de que concluya el 2014, la institución realizará una retrospectiva del también reconocido artista cubano Flavio Garciandía, residente, como Sánchez, fuera del país.

Fernández confirmó además que el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba organizará en 2015 otra muestra personal de Tomás. Solo que, para entonces, se propiciará un recorrido por sus muy conocidas pinturas.

Sánchez practica hace años el conocimiento de la filosofía zen, que propone la búsqueda de un estado de armonía total entre el cuerpo y la naturaleza. La contemplación de su entorno ha sido quizás uno de las principales ganancias de este acercamiento, a favor de quienes admiran su obra.

Él mismo ha declarado que "la experiencia interior es la de unidad de todo lo que existe", para traducir la versión del mundo que intenta mostrar en sus creaciones.

Algunos críticos aseguran que la incomprensión ante esta forma de vida, fue también uno de los motivos de su ostracismo en la misma década en que su pintura se afianzó como expresión indiscutible de la vanguardia pictórica cubana.

Es acaso esta filosofía la que le permite a Sánchez sostener una mirada casi irreal sobre los mismos paisajes donde la humanidad habita cotidianamente, un repaso desapercibido para la mayoría de los mortales.

Drama-150-x-100cm/ Tomás SánchezDrama-150-x-100cm/ Tomás SánchezLa mirada creativa del artista es ventana hacia su realidad. Tal como dicta el zen, él nos proporciona con sus creaciones una visión natural del entorno.

Sánchez elude con estas fotografías las interpretaciones. Entre él y la imagen obtenida solo media la detenida contemplación de las formas y relaciones naturales.

El zen otorga relevante importancia al desarrollo de artes y oficios entre sus cultores, en especial de la pintura, la caligrafía, la jardinería y la arquitectura. En el siglo VI, comenzó su extensión en el continente asiático.

Si por entonces hubiesen existido cámaras digitales, la muestra ideal de las posibilidades ideoestéticas de la fotografía seguro se habrían parecido mucho a las que Sánchez ahora comparte.

Plantas, rocas, montañas y mares son captados por el artista, con el mínimo margen de planificación que le permite el instante de la naturaleza por él elegido para hacer perdurable.

Los títulos de las instantáneas completan el ciclo creativo, entre la ingenuidad y el conceptualismo. Así nos presenta como "Roca bruja", a un peñón que habita solo las líneas del horizonte y de la arena. O nos atrapa con el "Drama" de las olas que chocan en un camino de arrecifes carmelita, bajo un cielo encapotado.

El recién fallecido escritor Gabriel García Márquez explicó así la belleza contenida en la mirada del artista: "Creo que el destino de Tomás Sánchez es crear con su obra el modelo de mundo que debemos construir de la nada después del Juicio Final".

 

 

Añadir comentario

Normas para comentar
  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.