Coloquio revisa asuntos pendientes en la educación femenina

El Programa de Género de Casa de las Américas organiza un encuentro para hablar sobre problemas femeninos desde diversas disciplinas y perspectivas.

La cita analizó que persiste el modelo patriarcal en las aspiraciones de vida enseñadas a las mujeres desde la infancia. Archivo IPS Cuba

La cita analizó que persiste el modelo patriarcal en las aspiraciones de vida enseñadas a las mujeres desde la infancia. Archivo IPS Cuba

Foto: La cita analizó que persiste el modelo patriarcal en las aspiraciones de vida enseñadas a las mujeres desde la infancia. Archivo IPS Cuba

La Habana, 1 mar.- Aunque la mayoría de los países experimenta avances en el acceso de las mujeres a la escolarización y los saberes, quedan asuntos pendientes. Sobre este y otros temas discutieron las y los participantes al Coloquio Internacional La educación de las mujeres en la historia y la cultura de la América Latina y el Caribe.

Organizada cada año con una propuesta temática diferente por el Programa de Género de la institución cultural Casa de las Américas, a la cita asistieron una treintena de representantes de Canadá, Italia, México, Estados Unidos, Chile, Colombia, Puerto Rico y Cuba, del 23 al 27 de febrero.

Análisis sobre las mujeres sabias de la antigua Grecia, la educación femenina en La Habana colonial, la exquisitez literaria de Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), la reclusión, rehabilitación y sometimiento de mujeres en la segunda mitad del siglo XIX en Chile, la educación en Argentina y las primeras mujeres en la Universidad de La Habana, entre otros, centraron el encuentro que reúne historia y actualidad.

Para Pamela Bastante, de la Universidad de la Isla del Príncipe Eduardo, Canadá, “en este congreso se pueden difundir variadas problemáticas de diferentes países y épocas, de las restricciones que han tenido las mujeres en la educación y también los avances”.

A su juicio, es importante conversar y aprender desde diferentes visiones y regiones, porque es algo actual, que tiene obviamente muchos lazos con el pasado.

Una experiencia en la práctica docente de la colombiana Diana Patricia Caro Naranjo, de Medellín, le hace ver la importancia de tratar este asunto.

“Un grupo de primer grado de un colegio femenino preparaba un evento sobre cuál de ellas se parecía más a la Virgen María. Eso me hizo pensar en que estaba pasando con la educación de las niñas. Si bien las mujeres logramos acceder a los sistemas educativos, se nos siguen implantando referentes de madre esposa y que las aspiración es casarse y tener una familia”, comentó.

“No digo que las mujeres no podamos casarnos y tener familia, lo que está mal es que el sistema nos lo dé como único referente de vida. Es necesario mostrarlos todos para que las niñas y jóvenes, nosotras, elijamos qué queremos hacer con nuestras vidas”, consideró.

En declaraciones a la Redacción IPS Cuba, Caro señaló que los gobiernos dicen ‘estamos educando a las mujeres’, y van a los barrios a brindar talleres solo de peluquería, pintar las uñas o manipular alimentos. Debemos ser “muy cuidadosas con el tipo de educación que estamos recibiendo, y estos espacios permiten dialogar alrededor de eso”, amplió.

Para Elina Miranda, profesora de la Universidad de La Habana, merece un rescate necesario “la reflexión sobre la educación de las mujeres, no solo la que reciben, sino también la que imparten y cómo se imparte, así como el reconocimiento a su presencia para poder continuar y lograr realmente quitarnos todos los estigmas que han marcado la educación femenina a través de siglos”.

La mitología, dijo, trasladó al plano de la fantasía la realidad social y la realidad social, según fue avanzando la sociedad, fue cada vez más patriarcal.

“Uno de los primeros que nos habla sobre cómo se educa a las mujeres fue Jenofonte, en el siglo IV A.C., un ideal que se mantuvo todavía en el siglo XIX. Hasta no hace tanto esas marcas estaban sobre las mujeres, incluso las que cultivaban su intelecto”, comentó Miranda.

Para la investigadora y escritora Zaida Capote, en la narrativa cubana el tema de la educación femenina no es frecuente, tal vez porque en el siglo XX las cubanas tuvieron un acceso bastante temprano a la educación.

“Entre las narradoras, es bastante común encontrar a mujeres educadas entre las protagonistas, aun cuando tienen que enfrentarse a mil condicionantes externas sociales que van contra su realización personal total”, detalló.

Algunas exposiciones del coloquio, apuntó Capote, pusieron en evidencia el todavía impresionante nivel de analfabetismo en algunas naciones algo “que para nosotros (en Cuba) es un problema evidentemente erradicado, por lo que no pensamos en los mismos términos”.

Sin embargo, consideró importante “seguir discutiendo sobre la educación de las mujeres y no solo por la alfabetización propiamente dicha, sino y sobre todo, por la ideología que se enseña con la educación, o sea, que modelo de mujer se está proponiendo”.

“Nosotros tendríamos que discutir cómo se refleja la distribución de labores, domésticas o no, en los libros de texto cubanos. Valdría la pena analizar los textos que se proponen para modelar identidades de género en la niñez y la juventud, en la escuela y cómo está presente ese tipo de modelo”, sugirió Capote.
(2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.