Libro reivindica una hermandad religiosa afrocubana

La sociedad abacuá fue creada a inicios del siglo XIX y en 1857 dio por primera vez entrada a hombres blancos.

Tato Quiñones durante la presentación del libro en la Feria Internacional del Libro 2015. Archivo IPS Cuba

Tato Quiñones durante la presentación del libro en la Feria Internacional del Libro 2015. Archivo IPS Cuba

Foto: Tato Quiñones durante la presentación del libro en la Feria Internacional del Libro 2015. Archivo IPS Cuba

La Habana, 17 feb.- Verdades sobre los abacuá, orígenes, influencia y participación en la historia de esta sociedad fraternal religiosa saca a la luz, desde la pertenencia y conocimiento de las fuentes, el último libro del escritor y activista social Tato Quiñones.

Titulado “Asere, Núncue Itiá, Ecobio Enyene Abacuá. Algunos documentos y apuntes para una historia de las hermandades abacuá de la ciudad de La Habana”, el volumen fue publicado por la Editorial José Martí y presentado durante la Feria Internacional del Libro 2015.

En Cuba, por abacuá se conoce a un tipo de hermandad secreta de origen africano para la ayuda y socorro mutuos, exclusivas para hombres, fundada en La Habana a principios del siglo XIX.

De procedencia carabalí –como se denomina al conjunto de etnias del sureste de la actual República Federativa de Nigeria y su frontera con Camerún-, es considerada un singular fenómeno etnográfico y antropológico, que fuera de África puede ser encontrado solamente en Cuba.

Según el prologuista, Mario Castillo, este libro es un gran aporte y profundización de investigaciones previas realizadas por Quiñones. “Pero esta vez ha puesto a hablar a los actores”, destacó.

El volumen, consideró el antropólogo, “es una contribución interesantísima y seria a la denominada historia de la gente sin historia”.

“Es un reencuentro y una recapitulación de amistad y fraternidad, aprendizaje, conocimiento y reconexión con la memoria popular y la raíz popular en el plano personal… Pone un poco los acentos en la contribución de la fraternidad abacuá a crear un patrón de masculinidad y ayuda, un referente de lo que hicieron una vez nuestros padres y abuelos”, reflexionó Castillo.

El autor del prólogo destacó: “tenemos un material acumulado de experiencias, vivencias, fraternidades. El libro es una contribución a esa memoria histórica popular para que no nos olvidemos y seamos conscientes a la altura que estamos hoy los que nos sentimos como pueblo cubano”.

Al valorar la importancia de esta obra, Orlando Gutiérrez, líder religioso abacuá, explicó que el nuevo libro de Quiñones sirve para esclarecer los caminos que llevaron al surgimiento en Cuba de la hermandad.

A su juicio, la abunda detalla cómo, después “de la trata transatlántica cruel que arrancó como si fueran árboles esas piezas de ébano y las trajo a nuestra isla, una religión y sociedad fraternal pudo echar raíces hasta hoy y ser única en América”.

La investigación del también periodista, guionista y realizador de audiovisuales, revela que a pesar de todo ese tiempo transcurrido y de que el desconocimiento histórico llevó durante muchos años a que la sociedad fraternal y religiosa fuera acosada, perseguida, discriminada y mal interpretada, sigue teniendo plena vigencia hoy, enfatizó Gutiérrez.

De acuerdo con el líder religioso, “en este libro hay algo que apreciamos mucho: no hay falta de respeto con nuestra religión, no se habla de nuestro símbolo supremo ni nada que pueda poner en duda todo lo que durante años miles de hombres han defendido y lucharon por mantenerlo hasta nuestros días”.

Gutiérrez se refirió a la gran influencia de integrantes de la hermandad en la música, la literatura, las artes plásticas, la guerra civil española, y en diferentes pasajes de la historia cubana, como el intento de rescate de siete estudiantes de medicina condenados a morir en 1871 y la ayuda prestada al líder independentista Antonio Maceo (1845-1896).

Tato Quiñones aportó que el volumen cumple un doble propósito.

Remarcó que rinde homenaje a la hermandad y, al tiempo, aspira a esclarecer los “muchos dislates y falsedades que se han escrito sobre el ñáñiguismo a lo largo de su historia”.

Aunque no es el primero, este libro también “intenta echar por tierra esos dislates y arrojar luz y verdad sobre la historia de la hermandad, independientemente de las sombras que pueda tener”, abundó sobre el texto dedicado a la memoria de Fernando Valdés Diviñó (ya fallecido), abacuá y secretario general del Sindicato de Trabajadores del Puerto de La Habana.

“Asere, Núncue Itiá, Ecobio Enyene Abacuá” está estructurado en los capítulos Exordio, Los recuerdos de Juan Manuel, Sikán: la leyenda, La fiesta abakuá, El caballero de color, Luces y sombres de Simón González, Historia y tradición oral de los sucesos del 27 de noviembre de 1871, Enlloró para Felipe Espínola, Memoria del ambiente, La organización de unidad abacuá de La Habana, algunos documentos y apuntes para su historia, y Asere se escribe con ese. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.