Argentina clama por diálogo a Londres

Por primera vez la presidencia de Argentina asiste personalmente al Comité de la Onu a reclamar la soberanía de las Islas Malvinas.

Presidencia de Argentina

La presidenta Cristina Fernández se presentó ante el Comité de Descolonización de la ONU.

BUENOS AIRES, 14 jun (IPS) – En un hecho inusual, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, pidió en persona este jueves 14 al Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que Gran Bretaña acepte reanudar las conversaciones en torno al litigio por las Islas Malvinas. 

 

“No pedimos que nos den la razón o que digan: ‘Sí, las Malvinas son argentinas’. Pedimos que se sienten a dialogar”, recalcó Fernández en la sede de la ONU en Nueva York, adonde viajó acompañada de legisladores y dirigentes de su partido, de aliados y de casi todo el arco opositor.

“Argentina está abierta a la negociación”, remarcó. “Lo único que pretendemos es dejar atrás esta historia anacrónica del colonialismo y dialogar”, añadió la mandataria centroizquierdista.

Esta es la primera vez que un gobernante de Argentina asiste personalmente al Comité de la ONU a presentar un reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas, en manos de Gran Bretaña desde 1833.

La misión se cumplió en el 30 aniversario de la rendición de las tropas argentinas que habían invadido el archipiélago por orden de la dictadura de entonces (1976-1983).

Fernández reclamó que se cumpla la resolución de la ONU que desde 1965 insta a las partes a reanudar el diálogo. Recordó que el Comité resolvió 80 casos de colonias desde su creación y que 10 de los 16 aún pendientes involucran a Gran Bretaña, entre los cuales está el conflicto por las islas Malvinas.

“¿Cómo puede pretenderse que las islas, que están a 14.000 kilómetros de distancia, son parte del territorio británico?”, preguntó la presidenta, aludiendo al archipiélago situado a 700 kilómetros de la costa argentina en el sur del océano Atlántico.

También precisó que Londres reconoció en su momento el litigio de soberanía y accedió a negociar con Buenos Aires durante el tercer y último gobierno de Juan Domingo Perón (1973-1974). Luego exhortó a “reanudar aquellas negociaciones”.

Para el gobierno argentino, el conflicto “no es bilateral, sino global”, no sólo porque el reclamo de una solución tiene apoyo de América Latina y de países de fuera de esta región, sino porque pone en juego el papel de la ONU ante el diferendo de soberanía, advirtió.

“El mundo tiene muchos problemas porque en las Naciones Unidas los miembros tienen distintos estándares: si se es miembro permanente del Consejo de Seguridad, se pueden respetar o no las resoluciones de Naciones Unidas y no pasa nada”, dijo.

Aludió así a la negativa de Gran Bretaña, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU junto a Estados Unidos, Francia, China y Rusia.

La decisión de la presidenta de viajar al Comité de Descolonización fue interpretada por expertos de Argentina como una derivación natural de una estrategia que persigue la elevación del conflicto al plano global.

Federico Gómez, investigador del Departamento de Islas Malvinas del Instituto de Relaciones Internacionales de la estatal Universidad Nacional de La Plata, dijo a IPS que el planteo de Fernández ante el Comité “es mucho más que un acto simbólico”.

“En ese ámbito, Argentina obtuvo muchos triunfos diplomáticos para Malvinas, como las reiteradas resoluciones del organismo invitando a Gran Bretaña a reanudar las negociaciones por la soberanía”, remarcó.

Gómez se refirió particularmente a la resolución votada por primera vez por la Asamblea General de la ONU en 1965, que exhorta a ambos países a reanudar “sin demora” la negociación, respetando “los intereses” de los isleños.

Esa Resolución 2065, aprobada sin votos en contra y solo 14 abstenciones, fue elaborada por el entonces embajador argentino ante la ONU, el ya fallecido Lucio García del Solar, representante del gobierno de Arturo Illia (1963-1966), de la hoy opositora Unión Cívica Radical (UCR).

El experto celebró que este jueves 14 la mayor parte de la oposición haya dejado a un lado disidencias por cuestiones coyunturales internas y haya aceptado el reto de acompañar a la presidenta en esto que consideró “una política de Estado”.

“Hubiera llamado mucho la atención que la UCR no acompañe este gesto de la presidenta cuando un gobierno como el de Illia, que era de ese partido, fue el que logró la resolución de 1965”, subrayó.

Para Gómez, el principal impacto de la presencia de Fernández ante el Comité “es la exposición del tema Malvinas en la agenda internacional”, una estrategia que comenzó en 2003 con su esposo y antecesor en el cargo, el ya fallecido Néstor Kirchner.

Durante la gestión de Kirchner, de 2003 a 2007, el reclamo para reanudar las negociaciones se expresó en los más diversos foros, seminarios y cumbres, de manera de sumar aliados internacionales y elevar los costos políticos de la ocupación británica.

De todos modos, Gómez advirtió que esta política no puede limitarse al discurso, sino que debe complementarse con un fortalecimiento de la presencia argentina en el control del espacio aéreo y marítimo en torno al archipiélago.

Uno de los legisladores de la oposición que acompañó a la presidenta para mostrar el respaldo al reclamo fue el diputado Claudio Lozano, de la coalición centroizquierdista Frente Amplio Progresista.

En diálogo con IPS minutos antes de viajar a Nueva York, Lozano dijo que “lo más importante de esta presentación es mostrar que la de Islas Malvinas es una reivindicación en la que todo el arco político argentino está comprometido”.

“Creemos que es indispensable fortalecer la posición de toda la región en un tema clave como es la preservación de recursos naturales, ya que sabemos que Malvinas es un área inmensamente rica en hidrocarburos y pesca”, remarcó.

La delegación argentina estuvo integrada además por excombatientes y familiares de caídos en la Guerra de las Malvinas, y también por otras personalidades como el escritor Marcelo Vernet, descendiente del primer gobernador de las islas, Luis Vernet, designado por Buenos Aires en 1829.

“Imaginemos cómo hubiera continuado esta historia sin la violenta intromisión imperialista del Reino Unido (de Gran Bretaña) que en 1833 usurpó nuestra tierra”, propuso el escritor al Comité tras recordar como era la vida de los isleños en tiempos de sus ancestros.

“Vengo a dar testimonio de esta historia de paz negada por el usurpador para contrastarla con el presente”, donde hay “una base militar británica en el Atlántico Sur, un enclave colonial desgajado de su natural presencia americana”, puntualizó.(FIN/2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.