La batalla por la familia

El proyecto de Código de Familia que se debate en Nicaragua desde el mes de marzo, perpetúa conceptos tradicionales y discriminatorios.

Licencia Creative Commons

Gracias a intensas presiones y protestas, muchos legisladores cambiaron su opinión en algunos de los artículos.

MANAGUA, may (IPS) – Una nueva legislación que se discute en el parlamento de Nicaragua desató un debate nacional sobre el concepto de familia.

Hasta hace unas semanas, el proyecto de Código de la Familia, que se analiza en la unicameral Asamblea Nacional desde marzo, no reconocía otro concepto que no fuera el del tradicional grupo conformado por un matrimonio o una relación de hecho entre hombre y mujer y su descendencia.

Gracias a intensas presiones y protestas, muchos legisladores cambiaron su opinión en algunos de los artículos.

Ahora admiten una noción de familia que no se limita a la filiación sanguínea y a la relación matrimonial, sino que reconoce también otras formas de integración, como los núcleos monoparentales.

Pueden ser consideradas familias los hogares conformados por madres solas con hijos e hijas, padres solos con hijos e hijas, y otros parientes, como abuelo o abuela, con responsabilidad sobre otros miembros de la estructura parental, explicó a IPS la presidenta de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, Irma Dávila.

Por diferentes motivos, contra el proyecto protestan las iglesias Católica y evangélicas, movimientos de homosexuales, defensores de los derechos humanos, activistas por la infancia, grupos de mujeres y diversos sectores políticos.

El código propuesto establece que los hijos e hijas deberán responsabilizarse económicamente por sus padres y madres, en caso de que estos tengan problemas financieros cuando superen los 60 años de edad.

Del mismo modo, ordena a padres y madres asegurar la manutención alimenticia de sus hijos e hijas hasta los 24 años, y no hasta los 18, como lo establecía el antiguo Código Civil, aprobado a inicios del siglo XX.

Estas dos disposiciones generaron descontento en grupos sociales que consideran una imposición injusta que los padres sostengan a sus hijos hasta los 24 años.

Defensores de los derechos de la familia también ven “lesivo” que se obligue a los hijos a mantener a sus padres a cierta edad, sin tomar en cuenta cómo ejercieron su responsabilidad los progenitores durante la crianza.

“Hay padres y madres que abandonan, abusan o maltratan a sus hijos e hijas y olvidan sus responsabilidades frente a la niñez. Obligar a alguien a cargar con una mujer o un hombre que no hizo nunca nada por la familia, es como premiar la violencia intrafamiliar”, dijo a IPS la procuradora especial de la Niñez y la Adolescencia, Norma Moreno.

Debido a su amplio contenido de más de 600 artículos, el presidente del parlamento, René Núñez, del gobernante izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional, anunció que la ley sería sancionada de manera paulatina durante los próximos meses.

Por su parte, la diputada Edipcia Dubón, del socialdemócrata Movimiento Renovador Sandinista, explicó a IPS que el concepto de familia que se incluya en el Código tendrá repercusiones en los derechos patrimoniales.

Si un hogar monoparental no es reconocido como familia, no podrá inscribir sus bienes como patrimonio familiar. Tampoco gozará de determinados beneficios, como los bienes inembargables y las exenciones de tributos sobre posesiones de hasta 40.000 dólares.

Mientras, grupos por la diversidad sexual realizan marchas y protestas en demanda de la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, adopción en igualdad de condiciones y el derecho a ser reconocidos como familia por el Estado.

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, solicitó formalmente aprobar en la nueva ley el matrimonio entre personas del mismo sexo, aduciendo que lo contrario reñía con el principio de igualdad y de no discriminación establecidos en la Constitución y en instrumentos internacionales suscritos por Nicaragua.

Pero la petición de Cabezas no tuvo eco en el órgano legislativo. El rechazo a la propuesta de legalizar el matrimonio gay provocó malestar en organizaciones de la sociedad civil, grupos de la diversidad sexual y activistas por los derechos humanos.

Marchas, proclamas y una agitada discusión en medios de comunicación y redes sociales que respaldan los reclamos a favor de la unión legal entre personas del mismo sexo han chocado con posiciones de rechazo de sectores conservadores.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, por medio de su presidente, el obispo Sócrates René Sandino, descartó cualquier posibilidad de reconocer un matrimonio que no fuese entre un hombre y una mujer. Además, pidió la destitución de Cabezas. Igual lo hizo la comunidad evangélica.

La Constitución Política de Nicaragua establece y reconoce el matrimonio o unión de hecho estable solo entre un hombre y una mujer.

No solo sectores y religiosos y de la diversidad sexual se han enfrentado en la discusión del Código de la Familia.

El presidente de la Federación Nicaragüense de Asociaciones de Personas con Discapacidad, David López, señaló que el proyecto les discrimina al establecer que una persona con limitaciones físicas no tiene idoneidad jurídica para decidir por sí misma en gestiones relacionadas a la familia.

Amenazando con recurrir contra la normativa, López dijo a IPS que varios artículos están redactados de tal forma que lesionan la dignidad humana de las personas con discapacidades.

Citó de ejemplo el artículo 25, que establece que para beneficiarse de la ley de protección de patrimonio se deberá demostrar “el presunto incapaz”, la enfermedad que sufre, mediante su expediente médico.

La ley además establece que “la incapacidad surtirá sus efectos legales solo cuando se hagan en virtud de declaración judicial, mediante sentencia firme”.

Para López, eso contradice la Ley de Derechos de las Personas con Discapacidad, sancionada en 2011. Ahí se establece el marco legal y las garantías de todos los derechos humanos de las personas con limitaciones, respeto a su dignidad e igualdad de oportunidad sin discriminación alguna. (FIN/2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.