Más política, mejor integración

Los países del Mercosur acuerdan impedir el acceso a sus puertos de barcos con bandera de las islas Malvinas.

Presidencia de Uruguay

El Mercosur solidario con el reclamo histórico de Argentina por las islas Malvinas

MONTEVIDEO, 20 dic (IPS) – Una comisión para agilizar la adhesión de nuevos miembros plenos, el agregado de productos con arancel externo común, un mecanismo de defensa democrática y un acuerdo para rechazar los barcos procedentes de las islas Malvinas fueron los resultados más importantes de la cumbre del Mercosur.

El bloque, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, también suscribió en la reunión de este martes 20 en Montevideo un tratado de libre comercio con Palestina, que tiene principalmente un símbolo político.

Durante la sesión plenaria de la XLII Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur (Mercado Común del Sur), los mandatarios y mandatarias reconocieron en sus alocuciones las contradicciones y escollos que sufre el grupo, pero subrayaron la necesidad de continuar con el proceso de integración.

El presidente anfitrión, José Mujica, recibió uno por uno en la sede oficial del Mercosur a sus pares Cristina Fernández, de Argentina, Dilma Rousseff, de Brasil, Fernando Lugo, de Paraguay, Hugo Chávez, de Venezuela, y Rafael Correa, de Ecuador, estos dos últimos países en proceso de adhesión plena.

“Nuestra marcha está llena de contradicciones y de dificultades. Pobres de nosotros si las contradicciones nos desencantaran y abandonáramos este proyecto. Nos convertiríamos pronto en una hoja al viento en este mundo de fuerzas colosales”, reconoció Mujica.

El mandatario uruguayo subrayó el carácter político del bloque, no solo económico. “Esta tarea es de mensaje político. Sin política no habrá a la larga Mercosur ni habrá convergencia, porque esta no es solo una ecuación de economía”, sostuvo.

“¡Ay de nosotros si no nos damos cuenta que hay en el fondo una cuestión de poder, y esta cuestión requiere caminar hacia una convergencia!”, afirmó.

Mujica confirmó, además, la creación de una comisión de alto nivel dedicada a analizar la adhesión como miembros plenos de Venezuela, aprobada en 2006 por los cuatro gobiernos de los países fundadores del bloque, y de Ecuador, que formalizó su pedido este martes 20 y fue aceptado en la misma reunión.

Ecuador deberá ahora esperar la ratificación de los parlamentos, como establece el Tratado de Asunción que dio origen al Mercosur en 1991, mientras que a Venezuela aún le resta el visto bueno del Congreso legislativo de Paraguay, dominado por la oposición a Lugo.

Chávez defendió la intención de su país de ingresar al grupo, y señaló que esta era obstaculizada en Paraguay por la voluntad de “solo cinco” legisladores. “Esas personas que se oponen, y tienen cinco años en eso, no sé si son conscientes del daño que le están haciendo, no a Venezuela, sino a todos, al pueblo paraguayo mismo”, afirmó.

“Son solo cinco personas que no quieren. Yo creo que detrás de ellos debe haber una mano muy poderosa, moviendo quién sabe cuántos mecanismos de presión”, agregó.

Chávez resaltó que el ingreso de Venezuela significaría “abrir el Mercosur al (océano) Pacífico”. “Somos miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), tenemos reservas de gas y energía, tenemos cosas que aportar. Tenemos que apurar esta marcha, acicateados por la crisis mundial que nos amenaza”, indicó.

Lugo también se refirió al caso de Venezuela y a la resistencia presentada por algunos legisladores de su país. “Este gobierno de Paraguay es respetuoso de sus instituciones, pero hace el esfuerzo para favorecer la integración de los pueblos. La incorporación de Ecuador y Venezuela vendría a favorecer nuestro bloque”, sostuvo.

En tanto, Rousseff destacó el acuerdo alcanzado en la cumbre para “ampliar la lista de productos incluidos en el arancel externo común”, así como diversos mecanismos para fomentar el comercio intrazona.

A su turno, Correa destacó la firma del “Protocolo de Montevideo”, un mecanismo de respuesta mutua de defensa de la institucionalidad democrática en caso de que alguno de los gobiernos del grupo sufra un golpe de Estado.

La agenda de la cumbre, que incluía una serie de actos públicos como la firma del acuerdo con Palestina (finalmente realizada en privado), se vio trastocada por una noticia trágica: la muerte del subsecretario de Comercio Exterior de Argentina, Iván Heyn.

El flamante funcionario, de 33 años, fue hallado sin vida en su habitación del hotel céntrico de Montevideo donde se hospedaba buena parte de la delegación oficial de su país. La policía en principio cree que se trató de un suicidio.

Al ser notificada, la presidenta Fernández sufrió una crisis de nervios y debió interrumpir por un momento su participación en la cumbre, siendo atendida por su médico personal.

Malvinas

En la cumbre se aprobó también una resolución para que todos los países del bloque impidan el acceso a sus puertos de barcos con bandera de las islas Falkland (Malvinas), en tránsito o procedentes de ese archipiélago cuya soberanía reclama históricamente Argentina.

En una columna publicada en el sitio web de la Presidencia uruguaya este martes, Mujica había justificado la decisión de prohibir el ingreso de los barcos, arguyendo que la política exterior de su país siempre se basó en los intereses nacionales, pero también en principios de solidaridad con la región.

Mujica sostuvo que la solidaridad con Buenos Aires también beneficiaba a Montevideo. “La historia política del Uruguay enseña que, cada vez que las relaciones con Argentina se agriaron, la economía y el trabajo se perjudicaron enormemente”, escribió.

Fernández agradeció el respaldo de los demás países para frenar a los buques procedentes de las islas Malvinas.

La de Malvinas “no es una causa argentina, es una causa global, porque se están llevando los recursos petroleros y pesqueros, y cuando tengan necesidad de más recursos, los que tengan la fuerza los van a ir a buscar a donde sea y como sea”, afirmó, mientras Rousseff asentía con la cabeza.

“Cuando firman algo por Malvinas, lo están haciendo como si Malvinas fuera propia. Acá hay países que tienen muchísima riqueza natural y hay que defenderla. Tengamos la inteligencia de entender que, cuidándonos a todos entre nosotros, nos estamos cuidando a nosotros mismos”, añadió.

Al término del plenario, Mujica entregó a Fernández la presidencia semestral rotativa del Mercosur. (FIN/2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.