Montevideo afronta los gases de la basura

Unas 2200 toneladas de desperdicios sólidos se vuelcan cada día en el Sitio de Disposición Final de Felipe Cardoso.

Inés Acosta - IPS

Camiones recolectores descargan basura en el Sitio de Disposición Final de Residuos Felipe Cardoso, Montevideo.

MONTEVIDEO, ene (Tierramérica) – El gobierno de la capital uruguaya se propone reducir los gases invernadero emitidos por la basura que producen sus 1,3 millones de habitantes. El plan correspondiente estará operativo en marzo y los créditos de carbono que genere serán comprados por el Banco Mundial.

El Proyecto de Recuperación de Gas del Relleno Sanitario que lleva adelante la Intendencia de Montevideo (IM) consiste en el diseño, ejecución y seguimiento de una planta de captura, extracción, tratamiento y quema del gas metano liberado por el depósito de residuos urbanos.

“Las obras deberán finalizar en marzo, y la empresa responsable, Aborgama SA, tiene un año para operar el sistema y monitorearlo, lapso en el cual se verá si se alcanza el rendimiento necesario”, dijo a Tierramérica el coordinador técnico del Departamento de Desarrollo Ambiental de la IM, Jorge Alsina.

Alrededor de 2.200 toneladas de desperdicios sólidos se vuelcan cada día en el Sitio de Disposición Final de Felipe Cardoso, un amplio terreno con varias plantas ubicado en el sudoriental barrio montevideano de Malvín, donde los camiones recolectores circulan constantemente abriéndose paso entre miles de gaviotas que buscan su alimento.

Luego los residuos son compactados y enterrados por una máquina especial, lo cual implica que el área crezca considerablemente.

El cerro verde

Dos plantas de procesamiento o “piletas” del complejo de Felipe Cardoso fueron clausuradas a fines de la década del 90 porque alcanzaron el límite de su capacidad, conformando hoy una especie de “cerro verde” de 40 metros de altura.

De ese depósito inactivo se desprende el gas metano, cuyo efecto invernadero es 25 veces más potente que el del dióxido de carbono (CO2), liberado por la quema de combustible fósil, según estiman los especialistas en el tema.

“El gas metano se captura por un sistema de pozos que se hace sobre el sitio, luego se extrae y es conducido a través de una serie de tubos donde posteriormente se limpia y se quema”, explicó a Tierramérica el especialista senior de la Unidad de Carbono del Banco Mundial, Manuel Luengo.

Al quemarse se produce CO2, que también es liberado a la atmósfera pero con un efecto menos nocivo, lo cual permite reducir el impacto ambiental que lleva al cambio climático.

Según informó a Tierramérica el director de Desarrollo Ambiental de la IM, Juan Canessa, “los residuos sólidos son la segunda principal fuente de emisiones (de gases contaminantes en Montevideo), después de la generación eléctrica”.

“El proyecto de Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) firmado entre la IM y el Banco Mundial apunta a reducir el efecto invernadero que se produce al liberarse este gas”, señaló Luengo.

Tal como lo estipula el contrato, el Banco Mundial comprará 377.500 créditos de carbono equivalente, que significa 50 por ciento del valor proyectado de la reducción de emisiones que logrará la IM a medida que comience a extraer y quemar el gas en el período 2012-2017.

Luego añadió que “existe la opción de comprar el 50 por ciento restante si se llega a producir la cantidad estimada, aunque históricamente los proyectos MDL de relleno sanitario han tenido una generación de créditos inferior a la prevista”.

“Pero si se produce el 100 por ciento de lo que está estipulado, el Banco Mundial estaría interesado en comprarlo”, afirmó.

Alsina explicó que cada tonelada de CO2 equivalente que se evita enviar a la atmosfera genera un crédito de carbono, cuyo precio puede disminuir a fines de este año debido a la incertidumbre que se cierne sobre el mercado, ante la ausencia de un acuerdo internacional sobre cambio climático.

Además existe la posibilidad de generar electricidad con el metano capturado, pero, según informó Canessa, ese acuerdo aún no se concretó y depende en parte de la cantidad de gas que se logre extraer.

Selección y reciclaje

La IM lleva adelante otros proyectos de mejora en la gestión de residuos. “Este mes se comenzará la construcción de una planta de tratamiento de (líquido que desprende la basura en el proceso de) lixiviado, que costará 75 millones de pesos”, explicó Canessa.

También se levantará una planta para la disposición de desechos industriales peligrosos, financiada y gestionada por la cámara empresarial del sector, y otra para Residuos de Obras Civiles (ROC), que no se pueden compactar ni son biodegradables.

Pero estos avances no alcanzan para que las autoridades montevideanas se despreocupen, pues temen por el poco espacio para relleno sanitario que queda en Felipe Cardoso. Alsina estima que tendrá lugar para procesar residuos hasta 2018.

Canessa, empero, aseguró que la IM podrá reducir las cantidades de basura que son llevadas a ese vertedero municipal a través de la recolección selectiva y la separación en el hogar para así facilitar el reciclaje.

En Felipe Cardoso opera una cooperativa de clasificadores con esa tarea. Se procesan por día el contenido de “entre 10 y 14 camiones”, indicó a Tierramérica el presidente de la Cooperativa Felipe Cardoso (Cofeca), Richard Rodríguez.

“Son montañas de basura que hay que escarbar a mano, pues falta infraestructura y maquinaria”, se quejó. “Solo tenemos la mano de obra y las ganas de progresar; somos guerreros contra la contaminación”, sostuvo el líder de este grupo creado hace cinco años y que reúne a unas 60 personas.

Consultado por Tierramérica acerca del alcance social del Proyecto de Recuperación de Gas del Relleno Sanitario, Ricardo Schusterman, consultor y especialista social en el proyecto MDL, apuntó que “en todo lo financiado por el Banco Mundial se verifica que las acciones a realizar no conlleven impactos sociales negativos o, en su defecto, que sean minimizados y compensados”.

“Entiendo que Cofeca atraviesa dificultades en su organización como cooperativa, que hacen que la IM no haya desembolsado la ayuda financiera que le había sido asignada, a fin de mejorar sus condiciones laborales”, explicó.

Según Schusterman, “el Banco Mundial seguirá supervisando el fortalecimiento de Cofeca por parte de la IM, a fin de que las mejoras en las condiciones laborales puedan ser aprovechadas por sus miembros” y para la meta de la propia IM de reducir los depósitos de residuos. (FIN/2012)

* Este artículo fue publicado originalmente el 14 de enero por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.