AGROECOLOGÍA SUMA ADEPTOS

La Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales pertenece al Movimiento Agroecológico Latinoamericano y a la International Federation of Organic Agricultura Movements (IFOAM).

Un protagonismo cada vez mayor en el desarrollo agropecuario sostenible alcanza la organización no gubernamental Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF), al financiar y promover diversos proyectos para generalizar tecnologías compatibles con el medio ambiente.

La asociación, que era casi desconocida en el mundo agropecuario hace un lustro, se ha revitalizado en los últimos años, con una nueva junta directiva que desarrolla numerosas iniciativas. Inscrita desde 1987 en el Registro de Asociaciones de la República de Cuba, esta organización posee una estructura funcional desagregada en filiales, con personalidad jurídica propia en las 14 provincias y el municipio especial de Isla de la Juventud. Tiene más de 19.000 afiliados, agrupados en 1.393 órganos de base. En los dos últimos años, su membresía casi se triplicó. Esa tendencia se aprecia también en los socios institucionales, como empresas y centros científicos, que llegan a 1.460, de 656 que había en 2004.

La asociación salió del anonimato en el sector y ahora se encamina a rescatar un lugar relevante dentro del desarrollo agropecuario, al promover el equilibrio ecológico, la perspectiva de género y el respeto a la ética técnico-profesional, principios que la convierten en depositaria de muchos fondos provenientes de otras naciones y organizaciones con similares objetivos.

La Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales pertenece al Movimiento Agroecológico Latinoamericano y a la International Federation of Organic Agricultura Movements (IFOAM). También forma parte de las redes Sustainable Agricultural Network (SANE), la Latinoamericana de Colaboración Solidaridad (RELACS), la GALAC-Género y Medio Ambiente y la Iberoamericana de Desarrollo Sostenible (CYTED).

Con todas estas credenciales a su favor y próxima a cumplir su vigésimo aniversario, la agrupación ejecuta numerosos proyectos en todo el país, tanto en pesos convertibles como en moneda nacional, para elevar los conocimientos de sus afiliados en técnicas compatibles con el medio ambiente.

Holanda y Canadá, fuertes financiadores

Cerca de 3.000.000 de pesos convertibles cubanos (CUC) es el valor global de los planes de cooperación que ejecuta la asociación, a los cuales se adicionan los de reciente puesta en marcha y aprobación.

El Instituto Humanístico para el Desarrollo de Holanda, conocido por las siglas de HIVOS, es uno de los que mayores aportes monetarios realiza en coordinación con la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales y la Asociación Cubana de Producción Animal.

Para mejorar las redes de servicios y de producción de la agricultura en la capital cubana, HIVOS destinó 850.000 pesos convertibles. Todos los municipios de la ciudad serán beneficiados con medios e infraestructura que posibiliten instruir a los agricultores urbanos en tecnologías compatibles con el entorno en la Ciudad de La Habana.
La organización no gubernamental holandesa aporta también más de 300.000 pesos convertibles para un programa reciente, dirigido a estimular a productores destacados en la aplicación de los principios agroecológicos de la agricultura urbana. HIVOS contribuye, asimismo, a la enseñanza y extensión de la equidad de género en el medio rural cubano, fin para el cual donó 63.000 pesos convertibles y designó más de 100.000 para la generalización de todos estos conceptos en la sociedad cubana.

Junto al instituto holandés, otra organización internacional que brinda apoyo financiero a la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales es la canadiense CARE, que trabaja en más de 70 naciones en desarrollo y está integrada por una federación de varios países, entre ellos Canadá, Alemania, Australia, Austria, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Japón y Brasil.

Esa institución donó fondos para la recuperación de los daños ocasionados por el huracán Dennis, en julio de 2005. Las provincias beneficiadas son Granma, Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos, precisamente las más perjudicadas por el paso de ese fuerte meteoro en el verano del año pasado.
Esa organización no gubernamental canadiense contribuye con más de 100.000 pesos convertibles al fortalecimiento de las fincas forestales integrales del municipio de Bahía Honda, en la costa nororiental de la provincia de Pinar del Río. Esas entidades aplican los principios del silvopastoreo, al explotar animales como ovinos y caprinos dentro de las plantaciones forestales.

La labor de la mujer en el cultivo del cacao, cuyo centro de producción principal es la oriental provincia de Guantánamo, es auspiciada también con un proyecto financiado por la embajada de Canadá, ascendente a 15.000 pesos convertibles.

La participación de CARE se incrementará en la isla con el inicio de un programa para el desarrollo socioeconómico de los municipios de Báguanos, Cueto y Moa, situados en la provincia de Holguín. Esas comunidades, particularmente Moa, crucial en la extracción de níquel en Cuba, donde participan empresas canadienses, recibirán un aporte de más de 300.000 pesos convertibles.

La Agencia Canadiense para el Desarrollo Industrial (ACDI) y CARE dedicarán una contribución de 500.000 pesos convertibles a apoyar la estrategia nacional de los cultivos varios en Villa Clara, Granma y Las Tunas, mediante tecnologías basadas en sistemas de riego con menos gasto de combustible y métodos sostenibles en la sanidad vegetal y el enrique-cimiento de los suelos.
De reciente aprobación es otro proyecto de ACDI, ascendente a casi 72.000 pesos convertibles

dirigido al mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad rural Evangelina Cossío, en el municipio especial de Isla de la Juventud.
Por su parte, OXFAM de Canadá contribuirá a la seguridad alimentaria de las áreas urbanas del municipio Manatí, en el norte de Las Tunas, una de las cinco provincias orientales más perjudicadas por la fuerte sequía que padeció Cuba desde 2003 hasta la primavera de este año. Mientras, CARE y el Programa de Desarrollo Humano y Local (PDHL) ayudarán con 32.000 pesos convertibles a la agricultura urbana del municipio de Puerto Padre, en Las Tunas.

El Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo (CCFD), de Francia, colabora con más de 130.000 pesos convertibles en el fortalecimiento gerencial, técnico y contable de las juntas de administración de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa y las fincas forestales integrales. El Socorro Popular Francés (SPF) ayuda a mejorar el ecosistema boscoso en la zona de Ariguanabo, en provincia de La Habana.

En el municipio de Cotorro, en la periferia capitalina, se creará un Centro Provincial de Abonos Orgánicos, con la Ayuda Popular Noruega (APN), que aportará a este proyecto unos 73.000 pesos convertibles. Otra organización, Entre Pueblos, de Islas Baleares, España, ayuda a la ONG cubana en la extensión agraria de la agroecología en La Habana.

Perspectivas

Fuentes de la asociación indican que otros 10 proyectos están en fase de negociación. Uno de los más grandes es el promovido por el Fondo Común de las Naciones Unidas, de 1.500.000 pesos convertibles, dirigido a capacitar en las técnicas agro-ecológicas a los campesinos de las cooperativas cafetaleras de los municipios Fomento, Cumanayagua, Trinidad y Manicaragua, situados dentro de la cordillera del centro de la isla.

En la región semiárida de Guantánamo, la organización Euskadi quiere aportar más de 200.000 pesos convertibles para fomentar allí fincas con plantaciones forestales, que mejoren la relación suelo-agua. Ese grupo también se propone financiar un proyecto ambiental en la comunidad La Corea, de San Miguel del Padrón, en la capital.

La provincia de Salermo de Italia, por su parte, promueve un programa que contribuirá a mejores resultados en las cooperativas cafetaleras de Manicaragua y Trinidad, en el centro del país.

Para el municipio matancero Pedro Betancourt se negocia un programa de agricultura urbana con la Asociación Catalana por la Paz, en tanto, con fondos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación se instruirá a niños y jóvenes de la central provincia de Villa Clara en las técnicas forestales.
Un programa de apoyo a la tecnología del plátano extradenso, sustentado en abonos orgánicos y sin uso de pesticidas químicos, prepara OXFAM, de Canadá, para implementarlo en Camagüey, Granma, Holguín y Santiago de Cuba.

El incremento de la cooperación con la agricultura cubana en los últimos años es atribuido, en parte, a la seriedad del personal encargado de coordinar los proyectos en la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales y al entusiasmo que imprimen a cada nueva iniciativa.

Sin embargo, una tarea que la asociación debe acoger con más fuerza en sus proyectos es contribuir a la educación económica de los dirigentes de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa y las granjas estatales. Casi 30 por ciento de estas formas de producción reporta pérdidas económicas.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.