Cuba 2005: Crecen salarios, pensiones y tarifas eléctricas

Análisis a partir de la puesta en vigor de medidas que incrementaron relativamente el salario en el año 2005.

Jorge Luis Baños

En las últimas semanas, en Cuba circularon rumores sobre un cambio eventual en la tasa de cambio del dólar y el peso convertible (CUC). Acostumbrados a que “cuando el río suena, piedras trae”, no pocos cubanos acudieron a las Casas de Cambio (CADECA) para hacer las más disímiles operaciones de canje: de dólares a pesos convertibles, o de CUC a moneda nacional, con el fin de abrir nuevas cuentas bancarias.

Al final, aparecieron las esperadas medidas, que nada tuvieron que ver con el cambio de moneda, aunque sí con los ingresos y gastos de la población. Por una parte, se informó de un nuevo incremento salarial que, de acuerdo con datos oficiales, beneficiará a millones de personas, incluidas algunas que ya habían recibido otros aumentos este mismo año.

Observadores indican que, este nuevo incremento tiene un mejor efecto para la población de la isla que si se hubiera devaluado nuevamente el dólar. Esos criterios apuntan a que el alza salarial, aunque de un monto relativamente pequeño, beneficia a un número mayor de personas, mientras la devaluación resultó positiva sólo para quienes atesoran grandes sumas de dinero, no para quienes trabajan en el sector estatal y viven de su salario.

Una información firmada por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social señala que el incremento se basa en los principios siguientes:

. Aumentar el salario escala, de acuerdo con la complejidad del trabajo, a todos los trabajadores que les corresponda, como continuidad a los pasos dados este año en los sectores de la salud y la educación.

. Mantener los pagos adicionales establecidos en la legislación vigente así como los que dependan de los resultados del trabajo y los estímulos aprobados.

. Las empresas en perfeccionamiento empresarial mantienen un ingreso superior en forma de pago adicional sobre el salario escala, entre 75 y 200 pesos, siempre y cuando se cumplan los requisitos de disciplina, eficiencia y organización que hicieron que las empresas entraran en el sistema.

. Las personas que ostenten categoría de máster o la especialidad correspondiente recibirán un pago adicional de 80 pesos, mientras quienes tengan grados científicos de doctor devengarán por esa condición 150 pesos (incluidos los 40 pesos actuales).

. Los operarios que obtengan la certificación de Maestro de Oficio recibirán adicionalmente 30 pesos mensuales como estímulo a la calificación y la calidad.

Las nuevas medidas adoptadas por el gobierno cubano comenzarán a aplicarse en diciembre y beneficiarán a 2.214.213 personas, con un costo anual para el país de 1.259.042.204 pesos. El aumento representa un incremento promedio mensual de 43 pesos por trabajador.

Según la nota oficial, con este incremento se favorecen 1.058.963 personas a las que ya se les había incrementado el salario mínimo. En mayo de 2005, el gobierno aprobó el aumento del salario mínimo de 100 a 225 pesos, lo que repercutió positivamente en los ingresos de 1.657.191 cubanos y cubanas, con un costo anual de 1.065.947.414 pesos.

Este aumento, explica la nota, responde al principio expresado por el presidente Fidel Castro el 28 de octubre de este año, según el cual país adoptará medidas dirigidas a incrementar “lo más posible para los que trabajan, lo más posible para quienes reciben un salario… como obreros en las fábricas, profesionales como maestros, como médicos, como trabajadores en cualquier lugar”.

Por primera vez, desde hace 23 años, las autoridades de la isla decidieron aumentar los salarios a los trabajadores de la Administración Central del Estado, quienes no habían sido beneficiados hasta ahora con otros aumentos.

Al parecer, consideran algunos cubanos, con estos incrementos las autoridades de la isla pretenden compensar, en parte, los cobros por las entregas de nuevos productos alimenticios (chocolate con leche a ocho o 12 pesos cada paquete, café puro a cinco pesos por persona, dos libras adicionales de arroz a 90 centavos, 10 onzas suplementarias de frijoles a 80 centavos).

Otros confiesan que, desde el primer aumento previeron un incremento de los precios. “Desde el anuncio de mayo supe que después el incremento te lo sacarían con los precios”, sostiene una ama de casa de 76 años. Los menos ven justeza en las medidas: “no me parece mal que haya nuevos productos a disposición de todos, aunque sea poco; es una ayuda, y más aun si tienes un dinero adicional para comprarlo”, dice Roberto Soto, sereno en un establecimiento estatal.

El presidente cubano comentó las reformas durante un programa radiotelevisado el día 23 y explicó que las nuevas medidas sobre el incremento de las tarifas eléctricas y los aumentos salariales y de pensiones no son obra del invento, sino de la consulta a todas las instituciones y los organismos de la Administración Central del Estado.

Incremento en las pensiones

El 23 de noviembre, las autoridades de la isla anunciaron también sobre el incremento de los pagos a jubilados y pensionados, con beneficio para 1.206.270 personas con los más bajos ingresos. Esto implica una erogación adicional anual ascendente a 192.001.272 pesos.

Según se dio a conocer, a las 762.433 personas que recibían la pensión mínima de 150 pesos se les incrementará a 164 pesos, mientras quienes cobraban 190 pesos (443.837 jubilados y pensionados) recibirán a partir de ahora 202 pesos.

En el caso de los núcleos amparados por la asistencia social, que totalizan 476.512 personas, se incrementa en 10 pesos la pensión actual, lo que eleva la asistencia mínima a 122 pesos. Ambas medidas representan un desembolso de 222.845.832 pesos para beneficiar a 1.682.782 cubanos y cubanas.

Con anterioridad, en mayo de 2005, se incrementó hasta 150 pesos la pensión mínima y 180 la media, a 1.468.641 beneficiarios de la seguridad social (97,3 por ciento del total) y a 257.038 núcleos familiares atendidos por la asistencia social (476.512 personas) se les aumentó en 50 pesos el dinero que reciben, lo que significó 1.189.735.000 pesos por encima de lo planificado.

Una nota del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social informó que, en total, las prestaciones, salarios y jubilaciones y pensiones aumentaron en 4.260 millones de pesos y se ha favorecido con esas medidas a 5.111.267 personas, incluso “en medio del genocida bloqueo imperialista, de severas afectaciones provocadas por huracanes y sequía y del encarecimiento de los precios del petróleo”.

ETAPAS DE REFORMAS SALARIALES Y PENSIONES EN 2005

 Mes

 

Sector

Cantidad de beneficiados

Monto total anual   (pesos)

Mayo

Salario mínimo

1.657.191

1.065.947.414

 

Pensiones

 1.468.641

1.035.513.000

 

Asistencia social

476.512

154.222.000

 

Total pensiones y asistencia social

 

1.189.735.000

Julio

Salud

386.847

263.400.000

 

Educación general y media

408.020

211.900.000

 

Educación superior

62.567

48.000.000

 

Total en salud y educación

857.434

523.300.000

 

Total de salario mínimo y sectores de educación y salud

 

2.848.289.618 (21 por ciento de incremento del fondo de 13.554 millones de pesos previstos para 2005)

Noviembre

Todos los sectores

2.214.213

1.259.042.204

 

Jubilados y pensionados

1.206.270

192.001.272

Fuente : Elaborado a partir de la información a la población sobre los nuevos incrementos salariales publicada en el periódico Granma , el 23 noviembre de 2005, p. 2.

Tarifas eléctricas

A la par de la nueva reforma salarial, las autoridades de la isla decidieron implantar nuevas tarifas para el cobro de los servicios eléctricos que comenzarán a regir desde enero de 2006. Para proceder a este incremento se tuvo en consideración el constante aumento de los precios del petróleo en el mercado internacional, que han traspasado en 2005 las cotas de los 70 dólares por cada barril, se informó. Otro de los argumentos utilizados para explicar el alza es que, en Cuba, el mayor gasto de petróleo se destina a la generación eléctrica, cuyo costo se ha multiplicado varias veces en los últimos años, mientras las tarifas se mantuvieron inamovibles. A su vez, indica la resolución aparecida en la prensa cubana, se tomó en cuenta también la “despreocupación de la ciudadanía en cuanto al gasto de electricidad, dados los ínfimos precios de la misma” y que “existen grandes desigualdades de ingresos entre los que reciben pensiones y salarios relativamente bajos y los que se benefician de grandes ingresos monetarios derivados de especulaciones, desvíos de recursos y otras formas de enriquecimiento ilícito”.

El documento firmado por el presidente Fidel Castro, dado a conocer el 23 de noviembre, señala las tarifas siguientes:

Para los primeros 100 kilowatt se mantiene el precio actual, “altamente subsidiado” de nueve centavos por cada kilowatt/hora.

Más de 100 kilowatt y hasta 150, se eleva de 20 a 30 centavos por kilowatt/hora

Más de 150 y hasta 200, aumenta de 20 a 40 centavos por kilowatt/hora.

Más de 200 y hasta 250, sube de 20 a 60 centavos.

Más de 250 y hasta 300, se eleva de 20 a 80 centavos por cada kilowatt/hora.

Más de 300, sube de 30 centavos a 1,30 centavos.

Las nuevas tarifas comenzarán a aplicarse a partir del consumo que se registre en diciembre y serán cobradas durante enero de 2006. El documento advierte que “todo intento de burlar o falsear los datos de los relojes contadores o el consumo fraudulento de electricidad” será penado con medidas severas, incluida la suspensión del servicio.

“Lo que pedimos es que (cada persona) pague lo que está consumiendo. No aumentamos los precios porque sí, lo que buscamos es que ningún botarate gaste más de lo debido”, dijo sobre el tema el mandatario cubano.

El alza en los pagos por el servicio eléctrico no es un hecho aislado y forma parte de la estrategia nacional para el ahorro energético, que incluye también el empleo de equipos más eficientes, el uso de nuevas tecnologías, la sustitución de 14-15 millones de bombillos incandescentes por ahorradores, que entre diciembre de 2005 y diciembre de 2006 se espera aporte un ahorro del 70 por ciento de la energía que la nación caribeña consume actualmente.

Según Castro, estas medidas son parte de un programa, una política, una filosofía en la que se fundamenta la Revolución. El presidente cubano hizo un llamado a elevar la “cultura económica y energética”, la cual consideró “bastante baja”. “Un país en desarrollo necesita de mucha electricidad y la mejor manera de enfrentar una situación tan adversa es conociéndola lo mejor posible”, dijo.

Otros ahorros

Para las autoridades cubanas, el país no puede vivir de espaldas a lo obvio, cuando el petróleo ha subido 30 veces su valor desde 1975 hasta la actualidad.

Por ello, el gobierno desarrolla otros programas dirigidos también a economizar sus recursos y optimizar su uso. Ese es el caso del combustible. Los trabajadores sociales formados en los últimos años realizaron un estudio durante 45 días sobre la recaudación y movimiento de las ventas en los servicentros de la capital cubana.

Según reveló Castro, “se ha reducido considerablemente el robo de combustible, pues en esos lugares se robaba el doble y más del doble”. Al respecto, el jefe de Estado detalló que “ahora la venta aumentó hasta en 2,8 más que en la misma fecha del mes pasado; eso demuestra que no estábamos equivocados y que en esos sitios se robaba indiscriminadamente”.

Al anunciar que nuevos equipos de trabajadores sociales partirán hacia otras provincias del país para colaborar en la introducción de los programas de control de las ventas y circulación de los energéticos, señaló que “el relajo se acabará definitivamente y por este concepto el país ahorrará entre 140 y 150 millones de dólares más y todos esos recursos seguirán destinándose a mejorar la calidad de vida del pueblo.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.