Minería: El mineral del siglo XX tropieza en el XXI

La zeolita pudiera insertarse en la lista de productos exportables no tradicionales de Cuba.

Wikimedia Commons

La zeolita podría convertirse en un producto exportable no tradicional para Cuba.

Cuba, que no ha conseguido recuperarse totalmente de la crisis iniciada en los noventa y que vive una fuerte recaída, agudizada por la crisis internacional, busca desde hace años diversificar sus exportaciones. Hasta ahora los intentos son inestables y un producto no tradicional que emerge hoy, mañana puede caer en el abismo por no haberse creado las condiciones necesarias para mantener el ciclo de producción y comercialización.

No obstante, las autoridades no renuncian a esa política y han orientado a cada institución, ministerio, empresa o fábrica definir sus productos exportables y los nuevos rubros que deben irse incorporando en lo sucesivo, tanto para garantizar el contenido de trabajo de las industrias como para que trabajen en la búsqueda y captación de mercados externos.

La zeolita, de la que se exportaron en 2008 unas 600 toneladas, cifra que se ha multiplicado por seis en lo que va de 2009, pudiera insertarse en la lista de productos exportables no tradicionales.

De acuerdo con datos de la Oficina Nacional de Recursos Minerales del Ministerio de la Industria Básica, estos yacimientos se encuentran distribuidos prácticamente en todo el territorio nacional: Pinar del Río, La Habana, Villa Clara, Cienfuegos, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y en Guantánamo. Se han estudiado a profundidad 16 yacimientos que totalizan unos 20,9 millones de toneladas de recursos medidos, 69,95 millones de toneladas en recursos indicados y 214,61 millones de toneladas en recursos inferidos.

El país cuenta con tres plantas en funcionamiento, con una capacidad instalada de 150.000 toneladas al año en cada una, aunque en la práctica, la capacidad de las plantas depende de la demanda. Actualmente, las de mayor demanda son Tasajeras (San Juan de los Yeras) y San Andrés, y en menor medida, El Chorrillo, en Camagüey.

Armando Caicéss, director de la Empresa Geominera Holguín, declaró recientemente que la industria nacional exportó este año más de 4.490 toneladas de zeolita, salidas principalmente de las plantas de San Andrés, de la nororiental provincia, y de Tasajeras, en Villa Clara.

Este producto puede destinarse no solo a la exportación, sino que es perfectamente útil en la industria nacional, en sustitución de insumos de importación, otra de las líneas que insiste en desarrollar el gobierno. Según se conoció, la recuperación de un molino de pulverización en la planta de zeolita del poblado de San Andrés, a 20 kilómetros de la ciudad de Holguín, posibilitó el ahorro de más de medio millón de dólares a la economía cubana por este concepto.

José Hechavarría, jefe de mantenimiento de la entidad holguinera, expresó que tal logro fue posible gracias a la utilización eficaz de materiales y componentes en desuso, de donde emergió finalmente una máquina con capacidad de producción de 2,5 toneladas por hora. La calidad del producto logrado en el triturador es palpable, pues reúne las condiciones requeridas por los clientes, enfatizó Hechavarría, quien agregó que el costo real fue de apenas 50.000 pesos convertibles.

Asimismo, indicó el director de la empresa Geominera Holguín, con una capacidad instalada de 75.000 toneladas al año, la zeolita pulverizada salida de este molino tendrá mayores potencialidades para competir en el mercado internacional. La demanda de este tipo de producto posibilita que ya haya empresarios foráneos interesados en él, lo cual es un logro indiscutible para los trabajadores, cuyo ingenio permitió la construcción de la novedosa máquina, destacó.

Juan Carlos Badía, jefe comercial de la entidad, dijo que la exportación del mineral por parte de Geominera Holguín sobrepasó las 3.240 toneladas en 2009, especialmente hacia Brasil y Colombia, principales clientes.

Primero en casa

Fuentes oficiales informan que cada año, de 5.000 a 6 000 toneladas de zeolita son empleadas como fertilizante en la cosecha de papa, tabaco y algunos frutales. De esta forma, se ha eliminado un porcentaje significativo de los componentes químicos empleados habitualmente en esas plantaciones. Sin embargo, no todo es ideal en la explotación de la zeolita.

Ya desde 1974 y 1975 se había iniciado el estudio del primer yacimiento del mineral, ubicado en San Juan de los Yeras, en la provincia de Villa Clara. En 1984 se creó un Grupo Nacional para la prospección geológica de zeolita en el país, y comenzó su explotación. Se construyeron cuatro plantas: en Jaruco, provincia de La Habana; Najasa, en Camagüey; San Juan de los Yeras y San Andrés, en Holguín. Al iniciarse su producción, se fomentó el uso masivo con fines agropecuarios: en el tratamiento de los suelos como lechos para cultivos hortícolas, soportes hidropónicos, o como suplemento dietético en la alimentación de los animales, entre otros. Pero, la demanda decreció y, a pesar de ser una producción sustentable y barata, las plantas de elaboración pasaron a satisfacer solo las necesidades principales»

Aunque los yacimientos existen, falta financiamiento para otras posibilidades de uso y el país se limita a la producción de zeolita natural, refieren especialistas. Lo ideal sería procesar el mineral dentro del país y lograr ventas externas de productos con mayor valor agregado, que suponen mayores ingresos, consideran otros.

Aunque la exportación es un camino que permite ingresos al país, la necesaria moneda dura, algunos insisten que el mineral debe abrirse camino primero en casa. A juicio de Orel Pérez, de la empresa Geominera del centro de la isla, «primero debemos enfocarnos hacia la aplicación del producto a escala nacional. Estamos trabajando en su implementación en la agricultura. Desde su descubrimiento hasta acá, la zeolita no ha perdido ninguna propiedad. Pero para que podamos catalogar algo como ventajoso, debemos ser capaces de llevar a la práctica y a la utilidad todo el estudio que hemos logrado en diversos centros, incluido el que se dedica a esta materia en la Universidad de La Habana.

Para Pérez, no se hace nada «con tener todas estas grandes investigaciones archivadas en un buró. Hay que aplicarlas», por ello «queremos elevar la demanda nacional, pues en Cuba existen condiciones para ello». El especialista cree que «no se trata de llevarla solo al extranjero, debemos tenerla más generalizada en nuestro país y pensar en su uso para la evacuación de necesidades propias» y considera paradójico que, en la actualidad, los principales mercados de la zeolita cubana son países de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá o Latinoamérica, donde la demanda es elevada.

«Queremos emplear nuestros recursos en el país, pero es necesario que nos lo soliciten, que confíen en la zeolita cubana y en la tecnología creada. Y desafortunadamente, muchos empresarios tienen recelos con los productos nacionales», enfatizó en declaraciones al diario Juventud Rebelde.

Actualmente solo se mantiene la producción a gran escala en las plantas de Santa Clara y Holguín, pues los yacimientos de las otras provincias eran muy escasos, y solo se utilizan para necesidades muy específicas, explicó el experto.

Usos probados

En opinión de Orel Pérez, la zeolita se está utilizando como sustituta de la cáscara de arroz para las producciones avícolas, pues al ser más estable, previene el desarrollo de infecciones o bacterias. «En las granjas hemos visto los beneficios, incluso tenemos referencias de su empleo en otros países, donde se puede hacer una comparación apreciable de los resultados».

La planta procesadora de zeolita en San Juan de los Yeras, en el centro de la isla, cumplió su plan de producción de este mineral para el mercado nacional en 2009. Según Miguel Díaz Sánchez, jefe de venta, para este sector se produjeron 21.000 toneladas en unidades físicas, destinadas fundamentalmente a la empresa Rayo Nitro, en la occidental Matanzas, que utiliza la zeolita para ahorrar 25 por ciento de sus importaciones en la fabricación de fertilizantes, así como para el Combinado Avícola Nacional y el Ministerio de la Agricultura.

Al respecto, refieren investigadores relacionados con los estudios de este mineral, «muchas veces los agricultores no emplean la zeolita, porque la Agricultura no cuenta con financiamiento para pagar el fertilizante».

En la medicina se han obtenido muy buenos resultados en la producción de talcos, óvulos vaginales y en los tratamientos postoperatorios sustituyendo productos químicos. Los estudios indican que la zeolita regula el nivel de acidez (Ph), gracias a su poder de absorción y adsorción (un proceso donde un sólido se utiliza para eliminar una sustancia soluble del agua), lo cual permite que se cambien las condiciones favorables para el desarrollo de gérmenes.

Aval de calidad

La calidad de las zeolitas naturales de Cuba, uno de los principales países productores de ese mineral, fue avalada por empresarios de varios países, quienes participaron en un evento internacional realizado en la oriental ciudad de Holguín.

Para Fernando Faría, presidente de la empresa CeltaBrasil, la zeolita de la nación caribeña es químicamente perfecta en su composición, por lo cual cumple con las exigencias del mercado internacional y de los clientes que aprovechan sus bondades. Faría utiliza la zeolita cubana desde 2003 como materia prima para la obtención de productos de gran demanda en su país y en el exterior.

Por su parte, Santiago Umaña, representante de la firma Minerlita, de Colombia, considera que utilizar el llamado mineral del siglo XX es garantizar calidad en sus derivados, por lo que suman ya siete los años de relaciones con esta industria en la nación antillana.

No obstante las cualidades y potencialidades de la zeolita natural, su uso es aún ínfimo internacionalmente, ocasionado por la falta de cultura al respecto, advirtió Marta Velázquez, especialista del Centro de Investigaciones para la Industria Minero-Metalúrgica. Según la experta, el país debe aprovechar los yacimientos que posee y la capacidad de producción, la cual nos ubica hoy en la vanguardia detrás de China.

La zeolita es indispensable para los filtros de agua, los fertilizantes y la alimentación e higiene animal, elemento necesario para la disminución de enfermedades y de la mortalidad, especialmente de las aves. Cuba tiene amplias reservas naturales del mineral, agrupadas en 20 yacimientos estudiados, expresó Velázquez.

Historia de la zeolita

El primer estudio acerca de este mineral fue realizado por el minerólogo sueco Cronstedt, en 1756, quien la denominó zeolitas en base a la terminología griega de «piedras hirvientes», en referencia a que la común formación de este mineral procede exactamente de una base aluminosilicatos cristalinos, compuesto de cenizas y rocas volcánicas en presencia de agua (vapor a alta temperatura y presión).

Existen más de 50 tipos de tierras zeolíticas conocidas, siendo la clinoptilotita la que tiene las propiedades más interesantes de filtración, adsorción y secuestro catiónico.

Según los estudiosos, la estructura de la zeolita es similar a una jaula, formada por tetraedros unidos por átomos de oxígeno. Las cargas negativas de las moléculas que integran el mineral tienden al autoequilibrio ante cationes «intercambiables» como el calcio, sodio, potasio, hierro…

La ventaja de esta particularidad la hace interesante, debido a que este intercambio iónico es capaz de remover metales pesados, como por ejemplo plomo, mercurio y cadmio, entre otros, así como moléculas de amoníaco (principal contaminante en aguas de uso humano).

Las zeolitas se extraen de yacimientos repartidos por todo el planeta, en especial de zonas predominantemente volcánicas (preferentemente en zonas donde en la prehistoria existieron volcanes).

Estados Unidos, Australia, África, Turquía, Japón y China son los principales productores de zeolitas aunque es posible encontrar yacimientos en todos los continentes.

Usos de la zeolita

– Limpieza ambiental.

– Cama de animales.

– Filtración de agua y agua residual.

– Absorbente industrial.

– Filtración de aire.

– Producción de cemento y otros materiales de construcción.

– Control del olor.

– Agentes del flujo.

– Rescate del suelo.

– Desecativos.

– Fertilizante.

– Nutrición animal.

– Portador de pesticida/herbicida.

– Catalizadores.

– Piedras sanitarias.

– Acuacultura, tanques y piscinas.

– Aplicaciones en el hogar.

– Limpieza de pisos.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.