Transporte: inversiones millonarias

El programa de mejoramiento del transporte en Cuba contó con inversiones de más de 1000 millones de dólares entre 2006 y 2008.

Baldrich - IPS Cuba

Según las autoridades del sector, las inversiones se compensarán con el ahorro derivado del conjunto de medidas adoptadas en el sistema de transporte del país.

El proceso de recuperación no sólo abarca la compra de equipos, sino todo un engranaje organizativo, unido al rescate de la fuerza técnica y la disciplina laboral.

Jorge Luis Sierra, ministro de Transporte, explicó recientemente, en una entrevista televisiva, que en este sector se han invertido más de 1.000 millones de dólares en los últimos tres años, a la vez que enfatizó que no sólo los recursos financieros cambiarán la situación actual. A su juicio, hay que fortalecer, además, la fuerza técnica y eliminar deficiencias organizativas y otras indisciplinas e ilegalidades.

La transportación de cargas, imprescindible para el funcionamiento de la economía, colapsó por las dificultades de los medios de transporte, deterioro en la infraestructura portuaria y ferroviaria y en los equipos necesarios para ejecutar el movimiento de mercancías, señaló Joel Beltrán Archer, viceministro primero de Transporte. Añadió que al impacto del embargo económico por Estados Unidos y al derrumbe de la Unión Soviética y del campo socialista en Europa del Este, se sumaron otros factores de orden interno, como deficiencias organizativas, problemas en la actividad contable y financiera, la migración de fuerza de trabajo hacia otros sectores, el envejecimiento de la técnica, la mala preparación del personal y las indisciplinas e ilegalidades.

La transportación de cargas colapsó por el deterioro en la infraestructura portuaria y ferroviaria (Baldrich - IPS).Los camiones de carga disminuyeron 50 por ciento y se dispersaron por varios organismos, por lo que quedaron fuera del control del Ministerio de Transporte. Por su parte, el ferrocarril, el medio de transporte más importante en la economía cubana, perdió más de 60 por ciento de su capacidad durante la crisis económica, precisó Archer. El movimiento de mercancías en este importante medio descendió de 13.000.000 de toneladas anuales a 5.000.000.

Ferrocarril y puertos

Jorge Luis Sierra anunció en Pinar del Río que Cuba compró a Irán 550 vagones de carga y 200 coches ferroviarios de máximo confort para pasajeros, con el fin de modernizar esa vía de transportación en la isla. Los equipos llegarán a Cuba paulatinamente y permitirán restablecer el servicio de trenes diarios que enlazan a La Habana con el resto de las provincias, dijo el ministro de Transporte.

El programa de mejoramiento del ferrocarril cubano está respaldado por inversiones que superan los 500.000.000 de dólares y comprende, además, la adquisición de 100 locomotoras chinas, de las cuales una docena ya se encuentra en explotación en el país. De ese monto, más de 3.000.000 de dólares se destinaron a materiales para recuperar los coches de ferrocarril. Se compraron, asimismo, un grupo de locomotoras a un costo de 150.000.000 de dólares.

En el caso de la rama portuaria, la falta de equipos y capacidad de almacenes provocó grandes pérdidas económicas, indicó Rolando Navarro Hernández, viceministro de Transporte. Todavía en 2004 el país pagaba hasta 28.000.000 de dólares por demora de buques y unos 38.000.000 por problemas en la extracción de contenedores.

La pérdida de la flota mercante cubana condujo a contratar esos servicios en el exterior, con altos costos. Virtualmente no había patanas que dieran servicio a los buques ni remolcadores suficientes, pues de 28 requeridos se llegó a tener sólo ocho. Todo esto originó grandes concentraciones de mercancías en los puertos y hubo buques que tuvieron que esperar hasta 80 días para ser descargados.

Operación emergente

Ante todas estas dificultades que abarcaban también los almacenes, la pérdida de mercancías, robos, sustracciones, falta de organización y de preparación de los hombres, en 2005 se realizó la Operación Emergente, que integró a todos los ministerios, bajo la dirección de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, con el fin de reorganizar el transporte de carga.

El primer paso fue reestructurar todo el mecanismo de transportación, desde el puerto hasta su destino final, lo cual llevó no sólo a especializar la transportación, sino a concentrarla con el objetivo de evitar los viajes vacíos o poco útiles.

En la confección de los planes de carga deben participar los organismos y los gobiernos locales, incluso a nivel municipal, según publicaron medios de prensa. Con estos planes de carga detallados, previa coordinación entre todos los elementos de un territorio, se pretende que ningún medio circule vacío, pues se supone que cuando descargan un producto, recojan otro que debe ser transportado hacia el destino de origen, aun cuando pertenezca a otro organismo. Esta planificación debe partir de las necesidades de asignación de las materias primas y productos, teniendo en cuenta dónde se produce cada uno y dónde es necesario, para que no haya cruzamientos de cargas y de transporte usados inadecuadamente.

También se trata de dirigir las cargas de las diversas entidades, al enlazarlas con este sistema y evitar así ir dos veces al mismo lugar, o que se utilicen camiones de gran tonelaje para cargas mínimas. Estos mecanismos de orden, control y disciplina condujeron a que las tres empresas de transportación de carga del Ministerio de Transporte —la de contenedores, la de alimentos a granel y la Unión de Camiones— redujeran hasta unas 40 toneladas la cantidad de combustible necesario para mover un millón de toneladas de carga, mientras que el resto de los organismos utiliza hasta 90 toneladas de diesel.

Ángel Vilaragaut, viceministro de la Construcción, informó este año que el Ministerio de Transporte asumirá hasta 69 por ciento de la carga de ese organismo. El movimiento de los áridos a grandes distancias ahora se hace por ferrocarril, medio que también utilizan para trasladar otros elementos constructivos.

Ahorrar para financiar

Valia Frómeta, viceministra de Transporte, señaló que en los puertos cubanos están empeñados en mejorar o rescatar el calado original, perdido por la ausencia prolongada de dragado. También se proyecta recuperar los almacenes derruidos o en mal estado, las líneas de descarga a granel de productos y las de envasado, así como los medios manuales para humanizar estas labores.

En la rama portuaria, la falta de equipos y capacidad de almacenes provocó grandes pérdidas económicas (Baldrich - IPS)Precisó que los 300.000.000 de dólares invertidos en los puertos se recuperarán, en parte, con el ahorro en el pago de flete, que hoy suma 100.000.000 de dólares, y con la disminución de la estancia de los barcos en puerto, otro índice negativo que provoca grandes gastos.

Los más de 500.000.000 de dólares para recuperar la infraestructura ferroviaria ya se visualizan en la adquisición de 12 locomotoras, 150 planchas portacontenedores y 22 silos de cemento; mientras que están contratadas otras cien locomotoras, 300 camiones-tanque, un centenar de casillas y 68 silos para cemento. También se labora, añadió Frómeta, en la planta de soldar carriles, la de traviesas y las canteras de piedras, imprescindibles para que las vías férreas cubanas permitan velocidades de hasta 120 kilómetros por hora.

De acuerdo con las autoridades del sector, esas inversiones se compensarán con el ahorro derivado del conjunto de medidas adoptadas en el sistema de transporte del país. También se gastará mucho menos combustible cuando se cambien los motores de los 90.000 camiones que hay en Cuba, de los cuales sólo 14 por ciento se concentra en empresas especializadas de transporte, las más eficientes.

Además de las mencionadas, otras fuentes de recursos financieros para este programa son el uso más eficiente del ferrocarril, la navegación de cabotaje y la instalación del sistema de control de flotas mediante el GPS (Sistema de Posicionamiento Global, por sus siglas en inglés, dispositivos al servicio de los puestos de control para detectar desvío de rutas). Sólo por este último concepto se ahorra entre 20 y 40 por ciento del combustible, y, a su vez, hay mayor orden y control sobre los 1.400 medios existentes en 37 bases. En 2007, esta medida permitió ahorrar casi 1.000.000 de dólares.

El país adquirió, también, más de 200 camiones multipropósito por valor de 10.000.000 de dólares para el traslado de mercaderías a zonas montañosas. Por otra parte, se adoptó un esquema de especialización en el acarreo de cargas.
En cuanto a los viales, serán empleados más de 400.000.000 de pesos en divisas para reparar carreteras, puentes en estado crítico y vías de alto interés económico. Más de 80.000.000 de dólares destinó el país para la compra de equipos de asfaltar y unos 170.000.000 para mejorar las vías férreas, como parte de las inversiones.

Todas esas erogaciones tienen que pagarse, puntualizó el titular de Transporte, y el dinero saldrá del ahorro, el cual permitirá financiar las inversiones en nuevos ómnibus y otros medios, lo que sólo se alcanzará con disciplina y mucho esfuerzo, puntualizó.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.