Un grano de chícharo perdido en una olla

Entrevista con Monseñor Carlos Manuel de Céspedes.

El prominente sacerdote era descendiente del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo (1818-1874).

RETRATO DE FAMILIA

A pesar del protocolo que requería la entrevista a una de las figuras más activas y respetadas del clero cubano, la amabilidad desenfadada de Monseñor Carlos Manuel de Céspedes neutralizó mi timidez inicial y me cautivó por más de dos horas de entrañables recuerdos y serias reflexiones.

En más de 40 años de servicio, Monseñor Céspedes ha recorrido casi todos los estratos de la jerarquía clerical, desde las parroquias más humildes hasta la Vicaría General de La Habana , o la dirección del Secretariado General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, entre otras responsabilidades.

Pero más que su rango eclesiástico, me imponía respeto su carga “histórica”, por la condición de descendiente directo de Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, el hombre que hoy se considera el precursor de la independencia del país y todo un icono para los cubanos.

No dudé entonces que mi primera pregunta debía indagar sobre cómo había influido esta circunstancia en su formación, en su particular visión del mundo y de los problemas del país.

Con su charla relajada y chispeante, Monseñor Céspedes recuerda que de niño, en lugar de cuentos fantásticos, su madre le contaba lo que ella misma había escuchado a los ancianos de la familia sobre la guerra de independencia y de los 10 años. “Hay muchas historias hermosas que contar de Cuba -decía-para andar con cuentos de hadas y bellas durmientes”.

Estaba, sobre todo, la figura de su tatarabuelo, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, y esa visión de estatua representativa de lo heroico, que de cierta forma también se cultivaba en su familia.

Aunque ni siquiera sus abuelos lo habían conocido, por la temprana muerte del patriota, ocurrida en 1874, las anécdotas contadas por parientes mayores y otros contemporáneos suyos no sólo recordaban su faceta heroica, sino aquellas que dejaban entrever su lado más humano, como su trato exquisito, su gran carisma personal o su falta de vocación para el celibato. Fue fiel a su primera esposa, Carmen, aunque en la viudez buscó compañía. Luego conoce a la que sería su segunda esposa, Anita, pero ella se marcha a Estados Unidos por razón de su embarazo en plena guerra y, al parecer, él buscó consuelo en otros brazos.

Se elogiaba su gran cultura y su conocimiento de varios idiomas. Se hablaba de sus viajes por Europa y países tan distantes como Turquía, Egipto y Palestina; de su amor a la música, su papel en la fundación de la filarmónica de Bayamo, o de su afición al teatro, para el cual escribió y actuó en algunas representaciones en Bayamo y en Manzanillo, en donde intervino en la construcción del teatro que todavía conservamos.

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal ( La Habana , 1936) es graduado de Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Entre otras responsabilidades eclesiásticas ha sido rector y profesor del Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana y Director del Secretariado General de la Conferencia Episcopal de Cuba.

Actualmente es Vicario General de La Habana y está a cargo de la Parroquia de San Agustín, en el barrio habanero de Playa, y continúa siendo profesor del Seminario San Carlos y San Ambrosio.

“Pero más que todo sentías, por lo que se contaba de él, que había sido un hombre muy especial, de una inmensa ternura y un sentido familiar muy grande.

“Recuerdo que, en los años de mi niñez, el hecho de que en mi casa mis padres me recordaran que yo era descendiente de los Céspedes y de los García Menocal me molestaba enormemente. Sobre todo porque, cuando había en el Colegio lo que se llamaba entonces una fiesta cívica en las   fechas de la Patria , como el 10 de Octubre o el 20 de Mayo, el ‘niño de Céspedes’ tenía que recitar una poesía patriótica. Yo llegaba a la casa protestando y diciéndoles a mis padres que mejor me hubieran puesto Juan Rodríguez o Pedro Pérez, cualquier cosa, para ver si me dejaban tranquilo.

“Después que uno crece se va dando cuenta de ciertas cosas que no dependen de su propia voluntad. Mi familia era la que era y los quise mucho a todos, tanto a los De Céspedes como a los García-Menocal, independientemente de posiciones políticas o de otra índole.

“Cuando volví a Cuba, después de terminar mis estudios como sacerdote, ya había triunfado la revolución y casi toda mi familia se había marchado del país. Sin que yo me lo propusiera, cualquier referencia a mis antepasados, acá en la isla, se vinculaba cada vez más a mí, hasta crear esa imagen del descendiente de Carlos Manuel o del sobrino de Mario García-Menocal, al que sí conocí bastante cuando era niño. No sé si llevo bien o no la responsabilidad de ser el descendiente de esas figuras, pero finalmente lo he asumido casi con naturalidad”.

DOS PASIONES

Dos grandes pasiones llenan la vida de Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal. Aunque disfruta muchísimo de la música y la lectura, ama la enseñanza a la que se ha dedicado ininterrumpidamente desde su ordenación como sacerdote y encuentra en la escritura un inmenso placer.   No tiene dudas al confesar que Cuba y la Iglesia son sus dos grandes pasiones.

“Mi padre murió cuando yo tenía 9 años. La casa, la familia siguió manteniendo el mismo estilo y, aunque no todo el mundo pensaba igual, prevalecía una visión muy cubana y había unanimidad con respecto a la religión. Todos eran católicos más o menos fervorosos. La última salida a la calle de mi padre, antes de enfermarse, fue llevarme a la Misa del Gallo, el 24 de diciembre de 1945, porque yo quería ir. Ya no se levantó más; murió el 8 de febrero de 1946. La religión estaba muy presente para mí, aunque mi madre, con muy buen sentido, me decía que debía ir a la universidad, al menos durante dos o tres años, pero no a la Católica , y si después quería seguir el camino del sacerdocio sería mi decisión.

“Cuando terminé el bachillerato empecé a estudiar Derecho. Yo era miembro muy comprometido de los grupos juveniles católicos, también era   muy ‘salidor’; estudioso y reflexivo, sí, pero también fiestero, amante del teatro, de los conciertos, etcétera. Sin embargo, cuando terminé el tercer año de la carrera me decidí por el sacerdocio y dejé el Derecho.

“El Arzobispo de La Habana, que era entonces el Cardenal Arteaga, y después   el Administrador Apostólico, que era Monseñor Evelio Díaz, me aconsejaron que, además del Seminario, continuara los estudios de Derecho por ‘la libre’. La idea era que terminara la carrera y que fuera un sacerdote abogado, para ayudar a la Iglesia en las cuestiones jurídicas. Así lo hice durante unos meses, pero después vino el desembarco del yate Granma, cerraron la Universidad y cuando se volvió a abrir ya yo estaba preparándome para viajar a   Roma y realizar allí, en la Pontificia Universidad Gregoriana, los estudios de Teología. A pesar de que me gusta aún el Derecho y mantengo algunos vínculos con los estudios jurídicos y con jóvenes profesores, no me arrepiento de mi decisión”.

A su regreso al país como sacerdote, ¿cómo vivió las nuevas circunstancias que derivaron incluso en un conflicto entre el gobierno y la Iglesia ?

“Yo termino mis estudios en 1963. Mi familia ya no vivía en Cuba, así que fui a verlos a los distintos sitios donde se encontraban, Estados Unidos, Puerto Rico, España, con la idea de que no los iba a ver más, pues en aquel momento era prácticamente imposible viajar.

“El hecho de volver a Cuba fue un gozo. Yo quería volver y vivir aquí. Siempre he querido estar aquí y, por muy difícil que hayan sido aquellos momentos, ya fuera en el orden personal o para la Iglesia, nunca el pensamiento de irme de Cuba pasó por mi cabeza.

“Regresé sabiendo que no me iba a encontrar la Cuba que había dejado, que sería distinta en el aspecto social, y los primeros días me dediqué a husmear un poco, a ver a los antiguos amigos, independientemente de que fueran católicos o estuvieran en otras posiciones, porque   no soy hombre de divisiones por razones ideológicas o políticas. No lo soy por temperamento, ni debo serlo como sacerdote. Siempre trato de entender a las personas y las situaciones del país, aprobando algunas veces y no aprobando otras. Pero, el hecho de no aprobar una situación o una decisión de otra persona, eso nunca ha determinado un distanciamiento.

“Yo escuchaba a los que se habían vinculado a la revolución y tenían incluso posiciones importantes. Discutía mucho, de forma fraternal y respetuosa, sobre cosas que me parecían realmente buenas y que se debían apoyar y sobre otras que no me parecían tan claras, como el tema de la religión, y así fui aprendiendo a discernir.

“Fue difícil. Incluso estuve detenido cinco veces en 1965, acusado de hacer proselitismo religioso. Yo era párroco de Punta Brava, Santa Fe y Guatao y, a veces, había niños que eran del campo, su familia no podía llevarlos a la iglesia y no había transporte. Nos pusimos de acuerdo y yo iba hasta las fincas donde vivían para transportarlos en el carro que yo tenía.

“Entonces alguien me acusó. La primera vez fue hasta gracioso. Me llevaron al puesto de policía en Punta Brava y luego al cuartel en Bauta. Tras esperar varias horas, llegó un teniente a levantar el acta y cuando le digo que me llamo Carlos Manuel de Céspedes me dice: ‘Padre, que este es un asunto serio’. Sí, claro, le respondo. Me pregunta que si soy pariente del patriota y yo le explico. Cuando le digo que mi segundo apellido es García Menocal, dice el hombre: (con perdón por decir una mala palabra) ‘coñó, pa’l carajo, este cura se lo cogió todo’.

“La historia no termina ahí, porque cuando llega el día del juicio, en el Tribunal Municipal en Bauta, la jueza pregunta al acusador de qué me acusaba. ‘De proxenetismo religioso’, dice el hombre. Ella se queda horrorizada y pregunta: ‘¿cómo?, ¿qué cosa es eso?’ El hombre responde que yo llevaba niños al catecismo en mi máquina.

“Entonces la jueza le aclara que eso sería proselitismo religioso ilícito, en caso de que los padres no estuvieran de acuerdo. ‘Eso que dice usted no existe y yo le aconsejo que cuando llegue a su casa busque un diccionario para saber lo que quiere decir esa palabra, porque nosotras las señoras no hablamos de eso’.

“Al final todo se resolvió bien, porque al preguntarle a los testigos, que eran los padres de los niños, si ellos estaban de acuerdo con que yo llevara a sus hijos en mi carro, ellos dijeron que sí y me absolvieron.

“Pero esta historia se repitió otras cuatro veces, hasta el punto que nada más entrar yo, la jueza preguntaba ‘¿es lo mismo?’, ‘sí, es lo mismo’, y entonces declaraba ‘sin lugar’.

“Siempre había extremistas que presionaban. Yo recuerdo, por ejemplo, que en el pueblecito de Cangrejera no había iglesia y nosotros celebrábamos la misa y el catecismo en un terrenito que pertenecía al Arzobispado. Entonces se aparecía un autobús a esa misma hora. Se paraban allí y les preguntaban a los niños, ‘¿qué prefieren ustedes, catecismo o pan con lechón?’ Y los niños decían, ‘pan con lechón’. O decían ‘¿que prefieren, ir a la misa o al acuario? Al acuario, al acuario’. Si cambiábamos la hora, ellos la cambiaban porque la idea, a mi entender, era acabar con el catecismo y la presencia de niños en la iglesia. Se hacía muy difícil la situación.

“Eso fue pasando poco a poco, aunque en la década del ochenta, cuando empecé como párroco en la iglesia del Santo Ángel, recuerdo que, durante varios años, mientras yo celebraba la misa, había unos altavoces en las dos puertas que no me dejaban ni oírme a mí mismo. Hablaba con los funcionarios que se ocupaban de asuntos religiosos, como el doctor Carneado, y él decía que eran extremismos de funcionarios locales, pero la cosa seguía.

“Antes de la creación de la Oficina de Asuntos Religiosos, el encargado de ese tema era la misma persona que se ocupaba de las relaciones con el Vaticano en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Luis Amado Blanco. Después nombraron al doctor José Felipe Carneado, que era un viejo marxista, abogado, muy culto y cordial. En ese momento era director de Prensa Latina y en la misma oficina de Prado atendía los asuntos religiosos, hasta que se crea una oficina independiente, alrededor de 1963 ó 1964. Entonces Carneado pasó a ser el director, con un pequeño personal, pero no era quien tomaba las decisiones importantes.

“Una vez que estábamos tratando un asunto de cierta importancia me dijo: ‘Acuérdate que yo sólo soy un teléfono que transmite hacia arriba’. Yo le dije, eso es verdad, pero un teléfono puede tener buenas o malas líneas. Usted por lo menos transmita bien”.

¿Cuándo comenzó la distensión?

“De manera muy clara, cuando comenzó a prepararse la visita del Papa. Antes hubo otras señales, como el libro que hizo Frei Betto sobre Fidel y la religión. También Fidel hizo algunos viajes a la América del Sur y tuvo contactos con religiosos de izquierda y eso comenzó a cambiar la actitud oficial frente a la religión en general, no sólo con respecto a los católicos. O sea, que no puede hablarse de un momento aislado, sino de una serie de hechos, después de los setenta,   que fueron cambiando el clima, sin que aparecieran medidas nuevas, sino simplemente el estilo, la manera de aplicar las medidas, la manera de relacionarse, lo que permitió que la comunicación se hiciera más fluida”.

¿Cómo son actualmente las relaciones entre la Iglesia y el Estado cubano?

“Mejor de lo que fueron, y no tan buenas como yo quisiera que fueran. Hay pasos que dar, pero no se puede decir que sean malas. La comunicación con la actual directora de la Oficina de Atención de Asuntos Religiosos, Caridad Diego, es fluida y los problemas se resuelven así, a nivel de comunicación amistosa.

CHANGÓ Y SANTA BÁRBARA

En uno de sus escritos usted dijo: “La mayoría del pueblo cubano, en términos generales, aprecia la presencia de la Iglesia en Cuba, acogió la visita del Santo Padre con respeto y alegría; los días del Papa fueron días gloriosos, días de fiesta nacional para los cubanos, pero la mayoría de los cubanos puede vivir muy plácidamente sin tener en cuenta sus enseñanzas”. ¿Cómo valora usted la religiosidad del cubano?

“Yo pienso que no sólo ahora, sino desde hace mucho tiempo, el cubano es un pueblo creyente en Dios, que también venera a la Virgen María, a los santos y, llegado el caso, participa en cultos sincréticos o en lo que sea, pero no quiere que la fe le moleste mucho, que no le haga muchas exigencias en la vida.

“Hay una carta al Nuncio o a un funcionario gubernamental, en Madrid, de un Obispo de La Habana, cuando Cuba todavía era colonia, en el siglo XIX. Tengo entendido que los Obispos solían hacer un informe al Nuncio y al Gobierno de turno, en Madrid, una vez al año, para contar cuál era el panorama religioso del país. Y él lo define de esta manera: a este pueblo le interesa más el alma de los negocios que los negocios del alma.

“En estadísticas sobre práctica religiosa hechas por la propia Iglesia, antes de la revolución, el único país de América Latina que tenía un nivel un poco más bajo que el cubano era Uruguay y el que tenía menos vocaciones religiosas por habitante era Cuba. Hoy pasa lo mismo. Yo creo que la mayoría del pueblo aprecia la Iglesia. Hay una minoría que   está muy comprometida y muy presente en todas las cuestiones relacionadas con la Iglesia Católica , pero hay un margen mucho más amplio de personas que, si les preguntas si son católicos, te dirán que sí, y lo son, están bautizados, encargan misas de difuntos si se les muere un pariente, etcétera. Eso es ser católico en un grado muy elemental, pero es ser católico al fin y al cabo. Ahora, si tienen una situación complicada en su vida, no van a limitarse demasiado por lo que predique la Iglesia sobre ese punto.

¿Pero ha habido un acercamiento de los cubanos a la Iglesia en los últimos años?

“Lo hubo, sobre todo, después de la visita del Papa. En 1998 y 1999 se notó mucho la afluencia de personas a misa y se incrementó el número de bautizos, pero llegó hasta un punto y después se creó como un techo en la práctica religiosa y se ha mantenido a un nivel bajo, aunque más alto que el anterior. Se nota una presencia muy numerosa en días señalados: Semana Santa, Navidad, el día de la Caridad del Cobre y esto ocurre, sobre todo, en lugares populares. En el barrio donde yo soy párroco, que no es muy popular, en la Navidad vienen muchas más personas que los domingos. Son ocasionales en cuanto a la práctica, pero con un sentimiento católico real.

“En los meses previos a la visita del Papa, se hizo un recorrido misionero con una imagen de la Virgen de la Caridad por todas las diócesis. El día en que correspondía a cada templo, se abría la iglesia y las personas que lo deseaban pasaban, orando,   frente a la imagen de Nuestra Señora de la Caridad. Se calcula que, en esta iglesia de San Agustín, entraron más de 12.000 personas, lo cual quiere decir que vino casi todo el barrio, incluyendo policías y oficiales del Ejército, y eso sucedió en todas partes. Por eso cuando vino el Papa no nos sorprendió que tanta gente fuera a verlo y escucharlo.

¿Cómo percibe esa peculiar convivencia en Cuba de la religión católica con las religiones afrocubanas? ¿Qué papel tienen una y otra en la vida cotidiana?

“Ese es un tema bien complejo y hay distintas opiniones dentro y fuera de la Iglesia. En definitiva, creo que el sincretismo religioso en Cuba, sobre todo con las religiones de origen africano, tiene varias causas. Una, genérica, es esa especie de superficialidad del cubano con respecto a lo religioso, y eso hace que acepte fácilmente una creencia u otra, sin darse cuenta de las contradicciones que pueda haber entre ellas.

“También influyó la evangelización deficiente en relación con los africanos, durante los siglos en los que estuvo vigente la esclavitud, desde el siglo XVI hasta muy avanzado el siglo XIX. Eso no se borra en dos o tres generaciones. Hay que pensar que la esclavitud en Cuba permaneció hasta 1886, aunque había negros libertos y practicantes con una formación religiosa distinta. Aunque los negreros y los amos estaban obligados, en teoría, a cristianizar a los esclavos, en la práctica les daban unas clases de catecismo en castellano, que los africanos recién llegados no entendían, y luego los bautizaban.

“Entonces sincretizaban por la vista y se dan fenómenos muy curiosos, como el caso de Changó, que sincretiza con Santa Bárbara, siendo uno un hombre y ella una mujer. Porque Changó era un guerrero que aparecía representado con un hacha y Santa Bárbara tiene una espada en la mano y ambos vestían de rojo. Sin embargo, en Brasil la identificación se produce con San Jorge, porque aparece en un caballo, con una espada y vestido de guerrero. Identificaciones de este tipo ocurren con el resto de los orishas o ‘santos’ de la religión yoruba. Luego, a través de las mezclas de este ajiaco que somos todos, lo mismo te encuentras un mestizo, un negro que un blanco con esas creencias y es casi imposible conocer la proporción.

“La mayoría de las personas acude a la religión afrocubana cuando tiene problemas de cualquier tipo. Es una religión que no posee las exigencias éticas que tienen otras, como el protestantismo o el catolicismo. Esto se ve, de manera especial, en las procesiones por el día de San Lázaro, a la que mucha gente acude para pedir algo o agradecer, o pagar una promesa”.

¿Qué lugar cree que debe ocupar la Iglesia Católica en la sociedad cubana?

“ La Iglesia tiene que ser lo que es, y debe difundir los valores cristianos dentro de la sociedad. Aquí uno puede pensar, quizá con razón, que esas posibilidades son menores que las que desearíamos. La Iglesia lo que tiene que hacer es evangelizar, hacer inolvidable a Jesucristo por los medios que tenga a su alcance, siempre de manera respetuosa, sobre todo en un país donde hay varias religiones y actitudes ante la existencia, para poder ofrecer un camino y que la gente decida.

“Evidentemente, uno de esos medios es precisamente la educación. Nosotros no tenemos acceso a la educación católica desde 1961 y eso la Iglesia lo reclama como algo que se hace en todas partes. En Cuba se hizo siempre y no creo que sea dañino para la sociedad.

“Además de ese espacio en la educación, también se necesitaría una mayor presencia en los medios públicos, tanto en la prensa como en la televisión y la radio, para que la Iglesia pueda expresar su criterio al margen de que exista otro pensamiento. Aunque hoy día tenemos más espacio que hace 40 años, todavía es insuficiente. Eso pasó aquí, únicamente, cuando la visita del Papa. Su Santidad habló y todo el mundo pudo escuchar lo que dijo sobre temas importantes como la juventud, el país, etcétera.”

CON LA PLUMA Y CON LA CRUZ

Para Monseñor Céspedes, su carrera eclesiástica nunca ha sido un impedimento para vincularse a la vida cultural del país. Poco después de su regreso a la isla, tras concluir sus estudios religiosos, comienza a colaborar en el periódico El Mundo. Una selección de 45 artículos suyos de esa época, sobre temas culturales y religiosos, conforman su libro Recuento, publicado en Miami.

De entonces acá, otros artículos, ensayos y poemas han aparecido en libros colectivos y diferentes publicaciones, no necesariamente confesionales.

Entre otros libros, ha escrito una aproximación biográfica al padre Félix Varela, que cuenta con una edición en España y otra en Cuba, por la Editorial Oriente.

“En realidad es un texto de lectura fácil, concebido para dar a conocer la figura del padre Varela, y no tiene la dimensión ni el alcance del libro que escribió el historiador Eduardo Torres Cuevas. Además, ahora hay mayor información, pues un sacerdote cubano que vive en Santo Domingo revisó y fichó todas las intervenciones de Varela en las Cortes, que están, creo, en el Archivo de Indias, en Sevilla,   y en la Biblioteca del Congreso, en Washington. Cualquier nuevo trabajo tendría que incorporar, de algún modo, esa información.

“Publiqué también la novela Érase una vez en La Habana, donde aparece un sacerdote que es como el hilo conductor de todas las narraciones. Hay muchos rasgos en él que se me pueden atribuir, pero no hay un propósito autobiográfico. Las historias tienen una base real, sobre todo en la tercera parte del libro, que aborda el fenómeno de los ‘frikis’ que se dio en Cuba en la década del ochenta. Muchos de ellos acabaron inyectándose el VIH. Entonces yo estaba en la iglesia del Santo Ángel, que fue uno de sus puntos de reunión. Ellos iban allí a buscar ayuda, comida, medicinas, pero sobre todo cariño y comprensión. Los ‘frikis’ de la novela aparecen con nombres y apellidos reales, a partir de sus propios testimonios. Ahora todos están muertos.

“Tengo otro libro que se llama Zarpazos a la memoria, de cuatro narraciones cortas que también son reales, aunque hay un poco de disfraz, de enmascaramientos de nombres y de lugares, como en el caso de los personajes no frikis de la novela citada.

“Está mi ensayo Promoción humana, realidad cubana y perspectivas, que primero fue publicado en Cuba de forma rudimentaria, en 1995 y, posteriormente, como libro, por la Fundación Konrad Adenauer, en Caracas, en 1996.

“Me sorprende la sorpresa lo escribí a propósito de una conferencia que preparé hace algunos años y que luego me han pedido que la repita en muchos sitios. A mí me sorprendió la sorpresa de mucha gente por las cosas que yo había dicho y de ahí surgió el título.

“Luego están una larga entrevista que me hizo Eugenio Marrón, en Holguín, y un libro de poesía, Canciones del atardecer, que quisieron publicarme en Estados Unidos, aunque yo no me considero un poeta.

“Ahora tengo una novela inédita, que no me decido todavía a publicar. Tiene como título provisional Por detrás del silencio, sobre un tema que me ha interesado mucho como persona y sacerdote, y es cuán ambiguo resulta el conocimiento que tenemos de los individuos, porque nunca sabemos realmente lo bueno y lo malo que hay detrás del silencio. A veces no lo sabe ni la propia persona. Tiene cuatro o cinco personajes y, por supuesto un cura, que tiene un papel importante.

“Además, mantengo mi colaboración con Palabra Nueva. A mí me parece importante que exista esta revista. El Cardenal Jaime Ortega, que es un poco el padre de la criatura, hablaba de tres niveles para las publicaciones de la Iglesia en La Habana , que se han convertido en dos con el tiempo. El nivel de la hojita de Vida cristiana, que es muy sencilla, netamente religiosa y está al alcance de todo el mundo, aunque no sea una persona muy inquieta en temas culturales. Después hay uno intermedio que correspondería a Palabra Nueva, donde además de los temas religiosos hay cuestiones culturales, sociales, de economía, etc. Se supone que en cada Diócesis hay una revista de este tipo para que circule localmente. El tercer nivel, más alto o sofisticado, correspondería a Vivarium, que yo dirigí por cinco años y que ahora sólo edita un número anual. Dependía del Centro Arquidiocesano de Estudios y fue una experiencia muy rica para mí.

“En cuanto a Palabra Nueva, su nivel es adecuado para un cubano medio, pero yo creo que puede mejorar. Palabra Nueva es de la Arquidiócesis de La Habana, pero llega más allá de lo que calculamos en un principio. Actualmente sacamos 10.000 ejemplares y nunca una revista religiosa en Cuba, ni ahora ni antes, alcanzó esa tirada. Por las encuestas que hemos hecho, aunque lógicamente no son muy precisas, cada número es leído por unas diez personas, lo cual quiere decir que unas 100.000 leen la revista y nunca en Cuba ocurrió algo similar”.

¿Y cómo explica usted ese fenómeno?

“Pienso que la revista llena un espacio, porque no hay otra publicación de ese estilo, con un carácter independiente, que circule tan fácilmente y aborde temas variados. Existen otras buenas revistas en Cuba, pero tienen una circulación más restringida. Pienso, por ejemplo, en Temas, pero hay que buscarla en lugares específicos y está dirigida a un lector más limitado.

“Palabra Nueva no es muy costosa, cualquiera puede comprarla en la parroquia y su público no es necesariamente católico. Esto lo sé de primera mano, por las cartas que me escriben los lectores sobre mis artículos, las Apostillas, cuyo tema puede ser o no religioso. A la sección le pusimos Apostillas para que cupiera todo allí, lo humano y lo divino”.

En 2005 se convirtió en Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua , ¿en qué ha consistido su aporte a esta institución y cómo valora el trabajo que ella realiza en Cuba?

“Me lo habían propuesto varias veces, pero nunca pensé que debía aceptarlo, porque respeto mucho ese trabajo. Por cierto, la Academia lo hace trabajar bastante a uno. Siempre hay consultas sobre la edición de la nueva gramática, los americanismos, los hispanismos. Las reuniones son una vez al mes, con discusiones muy teóricas, y participo con mucho gusto. Al asumir la presidencia, Lisandro Otero ha dinamizado la Academia y hay gente más joven, con otro espíritu y más actualizada en el uso de la lengua.

Al ser una persona que ha mantenido ese vínculo constante con la literatura, el cine, las artes y el pensamiento en general, ¿cómo valora la actividad cultural en el país? ¿Piensa que existe un verdadero desarrollo cultural entre los cubanos?

“Yo creo que el pueblo cubano ha crecido en los niveles de cultura, porque el hecho de ser un pueblo alfabetizado, capaz de leer, lo cambia todo. Pero todo eso tiene un sentido comparativo. Como media, la cultura del pueblo cubano es más alta que la de la mayoría de los pueblos que están en el rango nuestro. Pero quizá no es tan alta como la de un inglés, un alemán o un francés medio.

“En principio, la política cultural cubana salvó metas muy concretas como fue la alfabetización y la enseñanza gratuita para todos. Después ha sido un proyecto de bandazos, donde las preocupaciones centrales no siempre se ven con mucha claridad y, a veces, se confunde el sentido de libertad cultural.

“Por ejemplo, me parece muy bueno que exista un ambiente de mayor apertura en el Ministerio de Cultura y que el ministro Abel Prieto se preocupe porque haya mayor libertad para imprimir y publicar, para que los artistas puedan salir del país y regresar, lo que en otro tiempo resultaba muy difícil y extremadamente selectivo.

“Pero, a veces, se promueven cosas que tienen un peso cultural y otras se difunden algunas que realmente no lo merecen. Pienso, por ejemplo, en el caso del reggetón y hasta del rap . Yo diría que esa música no es música, son golpes más o menos rítmicos, pero esa valoración es sólo estética. En cambio, sus letras son incalificables y no debería permitirse que se escuchara en actos públicos ni por radio. Eso no es libertad cultural, es una involución seria.

“Esto no sólo ocurre en el ámbito de la música. La libertad de escribir, componer o pintar no significa que todo sea válido. En otras sociedades hay otros mecanismos de regulación porque hay instituciones privadas, pero aquí todo pasa por el Ministerio de Cultura, u otras instancias nacionales, las instituciones provinciales u otras instancias locales, y habría que tener esos conceptos más claros.

“Entonces, es evidente la necesidad de debatir y analizar el proyecto cultural cubano a fondo y saber lo que se debe promover, lo que simplemente se permite y lo que no se debe permitir de ningún modo, no por discrepancias en la política, sino por razones éticas más profundas. Yo sé que es difícil, pero se puede, porque aquí hay gente con cabezas bien ‘amuebladas’ para hacerlo”.

UN GRANO DE CHÍCHARO PERDIDO EN UNA OLLA

En uno de sus escritos se refiere a la tendencia de los cubanos a “sobredimensionarnos”. ¿Cuál es su visión personal de los cubanos?

“Yo creo que los cubanos somos muy desmesurados, tanto en las cosas buenas, como en otras que no lo son. Eso se puede ver en su vocabulario, en la gestualidad, en sus actitudes.

“El cubano presume de ser el más simpático del mundo, el más inteligente y de que sus mujeres son las más lindas. Si alguien está preocupado por algo, te dice que está desesperado. Si no está de acuerdo contigo en un tema te dice que estás totalmente equivocado. Bueno, hay que matizar, ¿acaso no tiene el otro un poquito de razón? Lo cierto es que esa hipérbole en el lenguaje, en el fondo, es expresión de una hipérbole interior.

“Cuba es un país pequeño, de historia intensa pero relativamente corta y un número reducido de habitantes, pero quizá hay una cantidad de personas que se destacan más allá de la media. La desmesura es la proyección de nosotros mismos. No sólo nos creemos los mejores, sino que pensamos que nuestros problemas son de tal envergadura que el mundo entero tiene que estar pendiente de lo que pasa aquí, y la misma revolución ha potenciado eso. Incluso, los que están en el exilio creen que todo el mundo debe estar pendiente de lo que pasa en la isla. Y, además, resolverlo”.

  ¿Cree que se han perdido valores como consecuencia de la crisis económica?

“Con la crisis ha habido pérdida de valores, pero se han ganado otros también. En el sentido de la sensibilidad social hay más preocupación hoy que la que había cuando yo tenía 20 años, no tanto por la crisis económica, sino debido a los esfuerzos de nuestro gobierno en esa dirección.

“Es curioso que, a pesar de las características tan especiales que vive el país, Cuba no deja de formar parte de algo mayor y hay pérdidas que no son sólo de Cuba, sino del mundo y la cultura contemporánea. La corrupción ha crecido en países donde antes no existía. Con respecto a los jóvenes, uno se da cuenta de que los problemas que se dan aquí no son exclusivos del país y ocurren en otros países. Y lo mismo sucede en cuanto a los valores familiares, las relaciones humanas o los criterios en torno a la ética y la vida.

“En el terreno religioso, achacamos la disminución de la religiosidad a la política interna de la revolución y a la dificultad para difundir la religión, pero vamos a Europa y también vemos un descenso de la práctica religiosa y un creciente agnosticismo.

“Entre los jóvenes se da ese fenómeno de no interesarse por nada, vivir de la cosa inmediata, no hacer proyectos a largo plazo, que los españoles llamaron el ‘pasotismo’. Yo veo a   jóvenes de la iglesia que son muy buenos, pero tienen una falta casi absoluta de   entusiasmo para emprender algo. No hace mucho preparamos una serie de reuniones sobre temas que a ellos les interesaban. Cuando se agotaron los temas, les dije que hicieran una lista nueva. Ellos se quedan pensativos y uno de los muchachos me dice que si yo escogía los temas serían buenos igual. Entonces di un golpe en la mesa muy molesto y les dije: ¿ustedes no piensan, no deciden? Y ellos dijeron: Pero padre, ¿no se da cuenta de que cuando usted era joven usted decidía, pero ahora siempre deciden por nosotros?

“Después le conté ese episodio a un cura amigo mío, en Madrid, y me dijo que allá pasaba lo mismo. Así que me resulta difícil saber si los fenómenos de ese tipo tienen origen único o si responden también a una situación general, a un mal espíritu de la época”.

En no pocas ocasiones se ha referido usted a la sociedad cubana, a la situación del país y a la necesidad de ciertos cambios. ¿Qué tipo de cambios considera necesarios en el preciso momento que vive hoy el país y qué cosas considera que no deben cambiar?

“Yo pienso que la sociedad, y en específico la cubana, debe ser más participativa, más realmente participativa. La sociedad cubana ha sido muy poco participativa en los últimos decenios y, aunque empieza a serlo un poquito más, el ideal sería alcanzar una democracia real participativa, donde las personas pudieran expresar sus ideas y las cosas se hagan según las posibilidades reales del país, tratando de conjugar las voluntades comunes, aunque no sean iguales porque no todo el mundo piensa igual.

“Sabemos que hay utopías que deben existir aunque no se realizan en ninguna parte, pero hay que tenerlas siempre delante. El ideal es ese y hay que dar pasos en esa dirección.

“Lo que debe permanecer, y no había en la Cuba anterior, es la preocupación real -aunque no siempre realizada por falta de recursos-, por el aspecto social.

“Siempre se habla de la educación y de la salud como los dos grandes logros de este período, y yo creo que es así, aunque no sean tan magníficos en su realización como se dice. Pero no cabe duda de que, socialmente hablando, hay una situación mucho mejor de la que había antes y yo creo que cualquier cambio que haya en Cuba, en el futuro o cuando sea, en esta línea de mayor democratización real, habría que mantener ciertas cosas, como la preocupación por el bienestar compartido, y que no regresaran esas enormes diferencias de clases que hubo. Aunque siempre habrá diferencias, pues no existe una sociedad igualitaria.

“No hace mucho yo coincidí en un evento internacional con un chino de Pekín. Un hombre joven, culto y muy bien informado en sus cuarenta y tantos y se interesó en hablar conmigo sobre lo que pasaba en Cuba. Cuando hablamos de que debía haber mayor iniciativa privada en lo económico, me dijo que debíamos tomar precauciones contra el egoísmo humano y aspirar a un bienestar más compartido, porque en China ahora las diferencias económicas son iguales o mayores que las existentes antes de la revolución de 1948. Hay multimillonarios por una parte y, por la otra, en las provincias del interior, hay una pobreza terrible”.

  ¿Cree que este preciso momento sea importante para el futuro?

“Yo creo que sí. La situación ya no es igual que hace seis meses y no sabemos cómo va a evolucionar de inmediato. Yo no creo que vayan a ocurrir cambios radicales en Cuba, pero sí creo en una cierta evolución que está ocurriendo ya.

“El solo hecho de que no sea Fidel Castro quien se encuentre en la dirección del país es un cambio. Raúl y Fidel pueden tener las mismas opiniones sociopolíticas, pero tienen personalidades distintas y diferentes estilos de gobierno. Eso se nota hasta en cosas tan pequeñas como el horario de la televisión. Cuando se hablaba de la lucha en la Sierra Maestra y de la organización del II Frente Oriental, se decía que Raúl había organizado la zona bajo su mando con responsabilidades muy compartidas. Eso habla de un estilo menos personalista, más compartido, y eso se está viendo. Incluso, si Fidel regresara a la dirección del país, probablemente procedería de manera diversa a la que ha tenido durante su prolongado gobierno anterior. Ya ha podido ver cómo funciona el país sin que él esté totalmente presente. Además, ya tendría otras condiciones físicas que no le permitirían esa sobrecarga de trabajo y responsabilidades.

“Es cierto que también Raúl es un hombre mayor, como él mismo dijo en la Asamblea Nacional. Entonces, hay que pensar en la gente más joven. Hay mucha gente valiosa en todos los ámbitos: en el terreno económico, administrativo y militar. Considero   que, llegado el momento, sabrían asumir las mayores responsabilidades. No soy pesimista en cuanto a eso, pues creo que en Cuba existe la capacidad para que se produzca un cambio progresivo, siempre dentro de una línea de sensibilidad social, que facilitase la inserción de Cuba en la modernidad contemporánea.

“Hay que cuidar que, en cualquier circunstancia, no haya caos ni violencia, aunque las cosas ocurran necesariamente más despacio. No creo que el caos o la violencia sean lo más probable. Una de las cosas que más confianza me da es que, hasta donde uno sabe, Raúl tiene un control personal grande del Ejército y sería muy difícil que se le fuera de las manos y que hubiera una situación caótica de guerra civil. Ni lo deseo, ni lo creo.

“Pienso que cualquier tipo de transición o de cambio, con o sin Fidel, ahora o en el futuro, puede ocurrir por canales más bien ‘suaves’ y que dependerá de los cubanos mismos, en primer lugar. Tengo confianza en la capacidad y la bondad de las personas que puedan tomar esas responsabilidades”.

¿Y qué papel tendría la Iglesia en ese proceso?

“La Iglesia, en Cuba, no es muy poderosa. En un momento conflictivo o de evolución la Iglesia podría crear espacios de encuentro en los que la gente pueda confiar. De hecho eso ha ocurrido antes, por ejemplo, cuando hubo una decisión del gobierno de disminuir la cantidad de presos políticos. En las décadas del setenta y el ochenta   hubo diálogos de la Conferencia Episcopal cubana con el gobierno, con respecto a la liberación del mayor número posible de presos políticos. Hubo, asimismo, diálogos con la Conferencia Episcopal estadounidense y con el gobierno de Estados Unidos para que les dieran visas a los presos que desearon irse a ese país, que eran muchos. Ambos gobiernos estuvieron de acuerdo en que la Iglesia sirviera como mediadora. Entonces salieron miles de presos y casi nadie se enteró entonces. En ese sentido, la Iglesia puede ser muy útil para, digamos, poner el aceite en la máquina y   que las ruedas giren sin rechinar.

Algo muy actual, a lo que muchos confieren bastante importancia, ha sido el debate de los intelectuales a propósito de la aparición en la televisión de algunas figuras que fueron censores y represores durante la década del setenta. ¿Cuál es su opinión sobre la polémica y su resultado en el ámbito cultural y social?

“De cierta forma también fui víctima de aquella política, pues yo colaboraba con el periódico El Mundo y no pude seguir publicando, aunque su director, Luis Gómez Wangüemert, no estuvo de acuerdo, porque era muy respetuoso de los criterios de todos los que escribíamos para el periódico.

“La pregunta que me hacía entonces y me sigo haciendo ahora es si las decisiones que se tomaban en el Consejo de Cultura por Luis Pavón y sus colaboradores eran realmente de ellos. Eso nunca se analizó. Es la primera vez que ocurre algo semejante a esta polémica y es una gran cosa que se esté analizando nuevamente, ya que, como dicen actualmente los mismos funcionarios del Gobierno, el problema nunca fue suficientemente ventilado. También habría que saber de dónde salió la decisión de llevar a la televisión a estas personas.

“Además, hay que profundizar en el problema en sí, que viene arrastrándose desde principios de la revolución, desde aquella reunión de Fidel con los intelectuales. Se han dado muchos bandazos en el terreno intelectual, en la plástica, las letras, la música y la enseñanza. Es bueno que esta discusión se haga en serio y en serie, y que se vayan discutiendo las diversas cuestiones para trazar un proyecto cultural aceptable a partir de un diálogo lo más amplio y sereno posible”.

  ¿Hasta que punto se reconoce o se identifica a sí mismo con el cubano de hoy?

“Yo no me siento otra cosa que sacerdote cubano. No sé si soy un cubano típico, pero no soy otra cosa. Puede parecer ridículo, pero me costaría mucho trabajo vivir fuera de Cuba. No ahora que tengo 70 años, sino   cuando era joven y estudiaba en Roma. Cuando expulsaron a los sacerdotes, en 1961, existía la posibilidad de que no me admitieran a mí, que estaba fuera del país. Yo me quería morir sólo de pensar que no podría vivir aquí, a pesar de que regresaba a un país distinto al que dejé, que además estaba viviendo aquellos problemas con la Iglesia. Pero yo tenía muy claro que, fuera de aquí, habría sido como un granito de chícharo perdido en una olla. Yo me identifico con este país, a pesar de su desmesura, así que yo también debo ser desmesurado para muchas cosas. (Mayo de 2007)

Un comentario

  1. África nuestra: en el espíritu, en el entendimiento, y de corazón - Cuba Posible

    […] Este 16 de julio de 2016 monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal cumpliría 80 años. Era por ambas ramas familiares de la estirpe de patricios y él se esmeró por estar a la altura de ese legado. Los que tuvimos el privilegio de frecuentarlo sabemos calibrar la hondura de su “ausencia”. Junto a la exquisitez sencilla y portentosa de su trato –de criollo auténtico– y su bien amueblada cabeza, se estaba en presencia de quien sabía exponer con firme ecuanimidad sus criterios y respetar los del otro, incluso en la diferencia, sin menoscabo de la concordia y la amistad. Actuaba con transparencia. “Con la verdad entera, siempre que se pueda. Silencio, con frecuencia. Mentir, nunca. Calumniar, ¡jamás!” [“¿Simplemente discrepancia?”, (9 de mayo de 2012), Palabra Nueva, mayo de 2012.] Fue un ávido lector, con disímiles intereses. Estudioso de la vida y la obra de Félix Varela, creía en la actualidad de sus enseñanzas. [“Legado del Padre Félix Varela para la Cuba de hoy: Las cartas a Elpidio”, conferencia impartida en el Centro Cultural Padre Félix Varela, el 23 de noviembre de 2013, Espacio Laical, No. 239, diciembre de 2013.] Proclamaba dos pasiones: por Cuba y por la Iglesia. Sabemos que también las tenía por la ópera y el ballet; se decía “un consumidor informado”. Era un avezado crítico de arte, que instruía y orientaba de teatro, música, literatura, sin caer en didactismos ni veleidades; su sección Apostillas en la revista Palabra Nueva da fe de ello. Amado por unos, denostado por otros –no siempre del mismo bando–, su vida y su obra son un ejemplo irradiador para los que creen en lo que llamaba la Casa Cuba, donde “el ideal sería alcanzar una democracia real participativa”. [“Un grano de chícharo perdido en una olla”, entrevista concedida a Lucía López Coll (mayo de 2007) para Enfoques, IPS, julio de 2007.] […]

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.