La lógica de Raúl Castro

Seguimiento exclusivo de IPS Cuba de los principales discursos pronunciados por el presidente cubano Raúl Castro.

Jorge Luis Baños - IPS

Raúl Castro: “solo tengo compromisos con el pueblo”.

Un seguimiento de los principales discursos pronunciados por el presidente cubano, con énfasis en la intervención realizada este año 2010 en el IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas y en la clausura de la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral), el 18 de diciembre, permite perfilar un grupo de temas en los que Castro ha ido insistiendo, una y otra vez, ampliando o matizando.

Aparecen también, sobre todo en el último de los seis discursos pronunciados por el mandatario en 2010, nuevos mensajes de interés sobre el entorno nacional y el rumbo de las transformaciones del modelo socio-económico cubano.

El rumbo: Las medidas que se aplican y “todas las modificaciones que resulte necesario introducir en la actualización del modelo económico están dirigidas a preservar el socialismo, fortalecerlo y hacerlo verdaderamente irrevocable, como quedó incorporado en la Constitución de la República a solicitud de la inmensa mayoría de nuestra población, en el año 2002”.

El modelo: La construcción del socialismo debe realizarse en correspondencia con las peculiaridades de cada país. No pensamos volver a copiar de nadie, bastantes problemas nos trajo hacerlo y porque además mucha veces copiamos mal; aunque no ignoramos las experiencias de otros y aprendemos de ellas, incluyendo las positivas de los capitalistas. La planificación y no el libre mercado será el rasgo distintivo de la economía y no se permitirá la concentración de la propiedad.

El ritmo: La desesperación de quienes desean cambios “inmediatos” se origina en el desconocimiento de la magnitud de la tarea, “la profundidad y complejidad de las interrelaciones entre los diferentes factores del funcionamiento de la sociedad que deberán modificarse”. Evitar que, por “apresuramiento o improvisación”, tratando de solucionar un problema, se cause otro mayor. La edificación de la nueva sociedad en el orden económico es un trayecto hacia lo desconocido, por lo que cada paso debe meditarse profundamente y ser planificado antes del próximo.

El papel del Estado: El Estado regula sus relaciones con el individuo, pero el Estado no se tiene que meter en nada que sea pretender regular las relaciones entre dos individuos.

Funciones del PCC: El Partido debe dirigir y controlar y no interferir en las actividades del gobierno, a ningún nivel, que es a quien corresponde gobernar, cada uno con sus propias normas y procedimientos, según sus misiones en la sociedad.

Compromiso financiero: El gobierno cubano honrará “puntualmente los compromisos contraídos” con sus socios comerciales y financieros y ha “impartido instrucciones precisas de no asumir nuevas deudas sin la seguridad de cumplimentar su pago en los plazos pactados”.

Economía y ahorro: La batalla económica constituye la tarea principal y el centro del trabajo ideológico de los cuadros, porque de ella dependen la sostenibilidad y preservación del sistema social cubano. El ahorro es “la fuente de ingresos más rápida y segura” de la que dispone el país en estos momentos. Por la misma vía del “uso más racional de la infraestructura existente”, se pretende elevar la calidad de los programas sociales y se concentrarán las “inversiones en aquellas actividades de más rápida recuperación”.

Enfoque hacia la juventud: Excluir de los procesos de disponibilidad laboral a los recién graduados en el plazo del cumplimiento del servicio social. Las personas graduadas de la educación superior deben, además, ubicarse en puestos afines a su perfil profesional para que puedan completar en la práctica la formación teórica de las escuelas y universidades y cultivar en ellos el amor al trabajo. No hacerlo es sacrificar el futuro inmediato.

Agricultura: Falta mucho por hacer en la atención a las distintas formas productivas en la agricultura, de modo que se eliminen las trabas existentes para potenciar las fuerzas productivas en los campos y que, en correspondencia con el ahorro en la importación de alimentos, los agricultores obtengan ingresos justos y razonables por su sacrificada labor, lo cual no justifica que se impongan precios abusivos a la población.

Cuentapropismo: El Partido y el gobierno deben facilitar la gestión de las personas que ejercen el trabajo por cuenta propia y no generar estigmas ni prejuicios hacia ellas, ni mucho menos demonizarlas. La ampliación y flexibilización del trabajo por cuenta propia “son el fruto de profundas meditaciones y análisis” y “esta vez no habrá retroceso”. Se debe organizar la atención a esta fuerza laboral, promover el cumplimiento estricto de la ley y de las obligaciones tributarias.

Cultura tributaria: Introducir en los diferentes niveles de la enseñanza los conceptos básicos del sistema tributario, con el objetivo de familiarizar a las nuevas generaciones en la aplicación de los impuestos como la forma más universal de redistribución de la renta nacional, en interés del sostenimiento de los gastos sociales, incluyendo la ayuda a las personas más necesitadas.

Cultura económica: Una de las barreras más difíciles de sortear en el empeño de formar una visión diferente es la ausencia de una cultura económica en la población, incluidos no pocos cuadros de dirección. Improvisar, en general, y en la economía en particular, conduce a un seguro fracaso, con independencia de los buenos propósitos que se pretenda alcanzar.

Igualdad vs igualitarismo: Cambiar la mentalidad y transformar conceptos erróneos e insostenibles acerca del socialismo, muy enraizados en amplios sectores de la población durante años, como consecuencia del excesivo enfoque paternalista, idealista e igualitarista que instituyó la Revolución en aras de la justicia social. Se confundió el socialismo con las gratuidades y subsidios y la igualdad con el igualitarismo. En el futuro existirán subsidios, pero no a los productos, sino a las cubanas y cubanos que por una u otra razón realmente los necesiten.

La libreta de abastecimiento: La solución a este “complejo y sensible” asunto guarda estrecha relación con el fortalecimiento del papel del salario en la sociedad y ello solo será posible si a la par de reducir gratuidades y subsidios, se elevan la productividad del trabajo y la oferta de productos a la población.

El derecho a discrepar: Fomentar la discusión franca y no ver en la discrepancia un problema, sino la fuente de las mejores soluciones. Suprimir, con toda intencionalidad, cuanto alimente la simulación y el oportunismo. La unanimidad absoluta generalmente es ficticia y, por tanto, dañina. La contradicción, cuando no es antagónica como es nuestro caso, es motor del desarrollo. Las diferencias de opiniones, expresadas preferiblemente en lugar, tiempo y forma, o sea, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, siempre serán más deseables a la falsa unanimidad basada en la simulación y el oportunismo. Discrepar es un derecho del que no se debe privar a nadie.

Eliminar el secretismo: Es preciso poner sobre la mesa toda la información y los argumentos que fundamentan cada decisión y suprimir el exceso de secretismo. Siempre un Estado tendrá que mantener en lógico secreto algunos asuntos, pero no las cuestiones que definen el curso político y económico de la nación. Detrás de la “adornada alfombra” del secretismo es donde se ocultan las fallas y los interesados en que sea así y siga así. El que quiera guardar secretos de sus propias deficiencias que luche y dedique ese gran esfuerzo en evitarlas.

Rectificar errores para sobrevivir: Los errores deben corregirse oportuna y rápidamente para no dejarle la solución al tiempo, que los acrecentará y al final pasará una factura aún más costosa. Si queremos salvar la Revolución, hay que cumplir lo que acordemos y no permitir que los documentos vayan a dormir el sueño eterno de las gavetas. O rectificamos o ya se acabó el tiempo de seguir bordeando el precipicio, nos hundimos, y hundiremos el esfuerzo de generaciones enteras. Las cuestiones que hemos analizado y los errores que hemos criticado no pueden volver a suceder, se está jugando la vida de la Revolución.

Responsabilidad y exigencia: Debe ser separado de un cargo definitivamente, y también de las filas del Partido Comunista, aquel cuadro que aporte informaciones inexactas que puedan “conducir a decisiones erradas con mayor o menor repercusión en la nación”. Los ministros del gobierno y otros dirigentes políticos y administrativos contarán con todo el respaldo cuando, en el cumplimiento de sus funciones, no teman buscarse problemas por enfrentar lo mal hecho. Cuando un cuadro de cualquier nivel se sienta cansado, o incapaz de ejercer su cargo cabalmente, o de cumplir con las nuevas orientaciones, debe solicitar su renuncia, con dignidad y sin ningún temor, lo que siempre será preferible a ser destituido. Una mayor exigencia se acompañará de las medidas disciplinarias pertinentes cuando se detecten transgresiones de lo establecido, en cualquier nivel de dirección.

Ordenamiento jurídico: Se impone un arduo trabajo para reforzar la institucionalidad y, al mismo tiempo, eliminar las prohibiciones irracionales que, sin tener en cuenta las circunstancias existentes, propician las violaciones, la corrupción y la impunidad. El país debe simplificar y agrupar la legislación vigente, por lo general bastante dispersa. Los documentos rectores se elaboran para ser del dominio de aquellos responsabilizados con su cumplimiento, no para ser engavetados. El desconocimiento de la ley no exime a nadie de su cumplimiento y quien cometa un delito, con independencia del cargo que ocupe, sea quien sea, tendrá que enfrentar las consecuencias de sus errores y el peso de la justicia.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.