Los límites de un modelo

El IV Congreso del PCC debe establecer, con flexibilidad, las prioridades y límites de un modelo, para sobrevivir en los tiempos actuales.

Jim Snapper - Wikimedia Commons

Fidel Castro asegura que los cambios serán revolucionarios.

Dentro de unos pocos días, los comunistas cubanos se proponen delinear el modelo de desarrollo que seguirá el país en los próximos años, tarea difícil si se tiene en cuenta que no contarán con más referencia que su propia experiencia.

Uno de los primeros proyectos de resolución aprobado por la Comisión Organizadora del IV Congreso del gobernante Partido Comunista y sometido al análisis previo de los delegados, fue precisamente la estrategia de desarrollo.

Al cierre de esta información no había trascendido elemento alguno del documento circulado, pero observadores extranjeros en la capital cubana sacan sus propias conclusiones de lo que puede plantearse la reunión.

Cuba vive sin dudas un tiempo de cambios, que Fidel Castro asegura serán revolucionarios y no de recambio o retroceso.

Se trata, en líneas generales, de que el Congreso debe encontrar vías de salida a la crítica situación actual, sin hacer dejación de los principios políticos fundamentales y conservando a toda costa los logros en materia social de estos años.

Para muchos observadores, la crítica situación actual requiere de soluciones audaces, que abandonen la ortodoxia en materia económica que se copió de los modelos del Este, y que conformen una plataforma suficientemente flexible para sostener los no pocos obstáculos que el proyecto socialista encara hoy.

En forma general, el Congreso debe establecer las prioridades y límites de un modelo, pero su aplicación tendrá que ser suficientemente ágil y flexible, para sobrevivir en los tiempos actuales.

Nadie duda que en materia política, el Partido Comunista haga prevalecer su presencia como único sujeto de la sociedad, sin dejar espacio a otras organizaciones políticas no reconocidas legalmente.

Pero el monopartidismo, en las circunstancias actuales, tiene que ser avalado por la readecuación de la organización política a una plataforma más representativa y más a tono con las aspiraciones y propósitos de toda la sociedad.

El abandono de la ortodoxia filosófica que significa la próxima aprobación del ingreso de creyentes a sus filas, marca el primer paso en este sentido.

La dirección del país ha reiterado su estrategia de unidad nacional como respuesta a las adversas condiciones internacionales que se crearon en torno a la isla, después del derrumbe del socialismo en Europa.

La consecuencia de esa línea imprescindible para la sobrevivencia del proyecto político, implica la necesidad de establecer una plataforma política suficientemente amplia en el Programa partidario que permita que buena parte de la sociedad esté dispuesta a seguir en el carro de la Revolución.

En materia económica los comunistas deben buscar, según todos los indicios, nuevas modalidades y fórmulas que impliquen dinamismo, eficiencia, rentabilidad.

En este sentido, se trata de no afectar la soberanía ni los logros sociales.

Todos los elementos apuntan a que el Congreso debe aprobar la estrategia de asociación con capitales privados y estatales extranjeros en cualquier modalidad, sobre todo en la constitución de empresas mixtas.

Esta tendencia que comenzó por la actividad turística, se ha ido extendiendo al sector productivo, y ya se registran nuevas empresas mixtas en las industrias automotriz, cosmética, productora de equipos agrícolas y médicos de alta tecnología, entre otras.

Altos funcionarios del gobierno han reiterado en los días previos al Congreso la disposición de escuchar cualquier tipo de proposición para la asociación, siempre y cuando esta sea mutuamente ventajosa.

Fuentes estatales han confirmado también que el gobierno estudia numerosas propuestas de inversiones conjuntas, mientras se levanta una campaña promocional en este sentido.

De aprobarse y generalizarse esta tendencia, se estaría conformando un importante sector mixto en la economía cubana que pone en jaque el monopolio estatal mantenido en las últimas décadas.

Por otro lado, parece casi seguro que la reunión dé su visto bueno a la legalización del trabajo por cuenta propia en el sector de los servicios, donde el estado ha mostrado su incapacidad para resolver los problemas.

Especialistas jurídicos señalan que tal actividad privada, de forma individual, no contradice ningún precepto legal, siempre y cuando no se explote mano de obra.

Es decir, el establecimiento del trabajo privado de plomeros, carpinteros, albañiles, mecánicos, peluqueros y otros, podría regularse legalmente en un futuro próximo.

Esto significaría también otro punto de quiebra para el monopolio estatal que sólo permitió hasta ahora la actividad privada en la agricultura y con propietarios de pequeñas extensiones de tierra.

La práctica cada vez más utilizada de otorgarle un margen de autonomía a las grandes empresas para la comercialización de su producción, luego de dar su contribución al estado, marca también un índice de autogestión que comienza a quebrar el monopolio del comercio exterior.

Bajo esta fórmula, la acería “Antillana de Acero” en esta capital viene funcionando hace ya algún tiempo, entregando al estado un 30 por ciento de sus ganancias y reservando el 70 por ciento para la adquisición de materias primas, insumos y equipos en el exterior.

Esta modalidad, estiman empresarios extranjeros, ofrece una perspectiva más atractiva para la inversión conjunta, teniendo en cuenta el rechazo que la empresa privada hace del control estatal al que estima burocrático y lento.

En líneas generales, se espera que la reunión de los comunistas marque pautas, prioridades y límites, pero deje un amplio margen para la maniobrabilidad en el terreno económico.

De ser así, señalan observadores extranjeros en La Habana, esta estrategia tendría que complementarse con una mentalidad audaz e independiente de los empresarios, acostumbrados hasta ahora a seguir instrucciones superiores y a esperar por decisiones de esas instancias.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.