Política: El país se mueve

Tras dos meses de gobierno del general Raúl Castro, en abril de 2008, Cuba era la misma y no era la misma.

Jorge Luis Baños - IPS

Según analistas, la prioridad de Raúl Castro radica en dar respuesta a la abultada cartera de problemas económicos de la isla.

Las acciones emprendidas por el nuevo mandatario están signadas por los necesarios y urgentes cambios que necesita el país; pero esas transformaciones, que deben ser para “mejorar el socialismo”, tal como reiteran las autoridades, se verifican no tan rápido como aspiran los cubanos.

Las decisiones parecen tomarse como quien se enfrenta a un juego de ajedrez, confirmando así lo que en unas de sus “Reflexiones”, dijera el exgobernante Fidel Castro, aún convaleciente.

El equipo gobernante tiene que enfrentar, principalmente, no sólo las exigencias de la población, sino que también debe tener en cuenta las complejidades del escenario internacional, las intenciones de su más cercano y poderoso vecino geográfico, la resistencia al cambio de los sectores más conservadores y burócratas dentro del propio gobierno y el Partido Comunista de Cuba, y maniobrar sobre una economía muy deteriorada, con pocos destellos de avance.

Eliminar algunas prohibiciones impopulares, aplicar conceptos económicos distintos y dejar clara la continuidad del rumbo político del país, siguen delineando el perfil del gobernante, que sólo gusta de aparecer en público en el momento preciso, con su mensaje claro y breve.

Las explicaciones para su política hay que seguir buscándolas en el discurso de asunción del mando, del 24 de febrero último, cuando prometió desmontar el “exceso de prohibiciones” que hay en Cuba, empezando por “las más sencillas”.
En esa dirección han ido llegando, en silencio, medidas como la del levantamiento de las restricciones a la compra de computadoras, reproductores de dvd, medios de transporte ligeros como motos eléctricas; también la prohibición a los cubanos de hospedarse en los hoteles, destinados hasta hace sólo unas pocas semanas al turismo internacional.

La luz verde para el libre acceso de los nacionales a la telefonía móvil fue otra de las medidas. Mientras, a finales de abril, el gobierno decretó -a partir de mayo- un alza general de pensiones a jubilados y pagos por asistencia social a familias con pocos recursos, de hasta 20 por ciento, decisión que beneficia a más de dos millones de cubanos, y aprobó aumento salarial de hasta 55 por ciento a trabajadores del área judicial.

Agricultura, la prioridad

Las reformas en el sector agrícola parten del principio de que elevar la producción de alimentos adquiere categoría de “asunto de máxima seguridad nacional” y “tarea principal del PCC”, según consignó el presidente Raúl Castro al clausurar recientemente el VI Pleno del Comité Central de esa organización partidista.

Entre las medidas figuran la creación de delegaciones municipales de Agricultura, entrega masiva de tierras ociosas, mejores precios a los productores de leche, tubérculos, hortalizas, café y tabaco, venta de instrumentos y ropa de labor, y concesión de créditos. Las reformas prevén la búsqueda de nuevas vías de comercialización de los productos agrícolas, con el fin de reducir la participación de intermediarios, y la eliminación de aquellas que no son eficientes.

Analistas coinciden en que la prioridad del mandatario radica en dar respuesta a la abultada cartera de problemas económicos y, dentro de estos, la rama agropecuaria tiene la máxima prioridad. “Raúl Castro ha hecho del campo un foco de revisión estructural y conceptual, y del centralismo y la burocracia las primeras víctimas”, comentó un diplomático latinoamericano.

El general Castro parece estar persuadido de que la transformación de la agricultura resulta crucial, ya no sólo porque es un área donde los resultados de una política correcta pueden recogerse en un lapso relativamente breve, y con ello dar un alivio a la población, sino también por los graves problemas que el mundo está enfrentado con la crisis alimentaria y el aumento en espiral de los precios.

En tal sentido, el presidente busca reanimar el campo para lograr reducir la gran dependencia externa de los alimentos. Como botón de muestra de esa golpeante realidad, baste recordar que la importadora estatal de alimentos ( Alimport ) anunció, hace pocas semanas, compras por valor de más de 1.900 millones de dólares, casi 20 por ciento por encima de lo gastado el año pasado.

La agricultura cubana es hoy un laboratorio en busca de fórmulas diversas para hacerla producir y aproximarse a la autosuficiencia alimentaria. Para ello, el gobierno se ha apoyado en la entrega de tierras en usufructo, en la descentralización, en el aumento de precios a productores y en un plan de desarrollo agrícola para entregar suministros.
Otra medida es la del Instituto Nacional de la Vivienda, que divulgó una resolución para entregar las propiedades de viviendas estatales, los llamados “medios básicos”, a los ocupantes principales o sus herederos.

La medida fue interpretada como un primer paso hacia una reforma más amplia sobre la tenencia, alquiler y compraventa de las viviendas, supuestamente en estudio.

La norma abre así la posibilidad a miles de cubanos de convertirse en propietarios en pocas semanas y, de hecho, multiplica las opciones de alquileres legales en un país donde la vivienda sigue siendo un problema de alta sensibilidad popular.

Según indicó recientemente El Nuevo Herald , a partir de fuentes consultadas en la isla, el plan es proceder inicialmente a autorizar los alquileres de habitaciones y viviendas, para en una segunda fase permitir la compraventa de inmuebles, actualmente restringida por la Ley Nacional de la Vivienda, de 1984.

Un equipo multidisciplinario de expertos estudia el tema de la propiedad y debe dar a conocer los resultados en 2010. “Hay consenso en que las ventas de casas serán bajo ciertos requisitos para evitar la especulación inmobiliaria, las ventas ilícitas a extranjeros a través de testaferros y el alza incontrolada de los precios”, afirmó la fuente al diario miamense.

En cuanto a las ventas de autos, dijo el periódico floridano que, entre esos, están los que actualmente no tienen traspaso. La medida podría ser inminente. El gobierno no sólo parece decidido a autorizar a los particulares a vender sus vehículos usados, sino también a explorar el mercado con ofertas de autos.

Los resultados de las primeras ventas de motocicletas (iniciada el primero de abril) parecen haber tentado suficientemente a las empresas estatales para lanzarse a explorar el mercado de automóviles: la corporación Cubalse puso a la venta 1.000 motocicletas eléctricas, a 970 CUC (1.200 dólares), y se agotaron en apenas tres días.

El anuncio del aumento de las pensiones a jubilados, hecho público el domingo 27 de abril, además de ser una medida de beneficio social, también pudiera interpretarse como un primer paso para echar abajo un grupo de gratuidades, entre ellas la más emblemática de las instituciones del igualitarismo cubano vigente por casi medio siglo, la libreta de racionamiento, sobre la cual ya el propio Raúl Castro ha dicho que es insostenible.

El incremento salarial, iniciado en el actual gobierno con los empleados del sector de tribunales y fiscalía, podría ser el inicio también de una profunda reforma salarial, basada, como ha sido reiterado por el nuevo mandatario, en el aumento y el estímulo a la productividad del trabajo. La medida también estaría vinculada a la progresiva revalorización del peso y la convergencia de una moneda única.

El 22 de abril, el diario Granma publicó una nota oficial dando a conocer la sustitución del hasta entonces ministro de Educación, Luis Ignacio Gómez, por Ena Elsa Velázquez, primer cambio ministerial en el gobierno de Raúl Castro, tras su elección.

Percepción estadounidense

Analistas en el exterior coinciden con la postura del gobierno estadounidense al considerar que son “cosméticas” las reformas emprendidas hasta ahora y que el levantamiento de prohibiciones puntuales sólo ayuda a ganar tiempo.
“No son un verdadero cambio, no son un cambio fundamental”, dijo el director para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Dan Fisk.

Otro funcionario de la actual administración estadounidense, el subsecretario de Estado para Asuntos Hemisféricos, Tom Shannon, manifestó que su gobierno piensa que el cambio político hacia la democracia en Cuba se producirá desde adentro. En una sesión de preguntas y respuestas, tras un discurso ante un auditorio de diplomáticos, académicos y periodistas en el Consejo de las Américas, en Nueva York, Shannon adelantó que la política de Washington consistirá en favorecer el terreno propicio para que ese cambio se produzca.

“Lo que podemos hacer, y lo que otros pueden hacer, es crear el tipo de contexto apropiado”, recalcó.

Shannon calificó como “una cosa buena” los cambios esbozados en la isla, tras la llegada al poder de Raúl Castro, Por ejemplo, el acceso de los cubanos a los hoteles de la isla o la posibilidad de comprar teléfonos celulares.

“Cuba es una sociedad cerrada y cualquier apertura es una cosa buena”, comentó, pero el cambio “necesita ser más rápido y más amplio”, dijo. “Este es un momento de suma importancia para Cuba. Despacio, tentativamente, se inicia un proceso de cambio. La gran pregunta es: ¿adónde conduce ese proceso?”.

Según Shannon, para Estados Unidos “no cabe duda” de que Raúl Castro y el equipo que designó a su alrededor “es un régimen inherentemente conservador y enfocado en el control”.

“Pero si miramos hacia el futuro, nuestro objetivo más amplio es una transición pacífica hacia la democracia, una transición que sea duradera. Hay un gran deseo de cambio en Cuba”.

Ese deseo se manifiesta en lo inmediato, según Shannon, en una aspiración de cambios en las esferas económica y social. “Pero, en última instancia, para que el cambio sea perdurable, tiene que haber un cambio político.

“Urgimos al régimen cubano a iniciar un diálogo con su propio pueblo, porque sólo a través de ese tipo de diálogo habrá un cambio perdurable”, subrayó.

Sobre estas percepciones, autoridades cubanas han señalado que se trata de “otra campaña mediática orquestada por el imperialismo para sembrar la desesperanza en el pueblo cubano y desacreditar en el plano internacional las acciones de perfeccionamiento del socialismo cubano”.

Al respecto, el diario oficial Granma dijo, en una de sus más recientes entregas, que “los cambios ‘estratégicos’ que añoran los agoreros del imperio no tendrán lugar porque, sin equívocos, habrá más socialismo perfectible, sostenido y defendido por un pueblo unido, bajo la guía de Fidel y Raúl, y la dirección del Partido”.

El texto comentaba una conferencia sobre cambios en Cuba, protagonizada el 7 de abril, en Miami, por el secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez, y exiliados cubanos.

Otras miradas

Por su parte, el ex primer ministro de Malasia, Mahathir Bin Mohamad, afirmó que Cuba es un país “mucho más abierto” que años atrás y sobrevivirá a cualquier acción de sus detractores.

“Veo muchos turistas que vienen a Cuba y estoy seguro de que las empresas en Cuba van a crecer”, indicó Mohamad en una rueda de prensa en La Habana, donde asistió a la I Conferencia Internacional sobre Defensa y Seguridad.

Otro exmandatario, Mijail Gorbachov, afirmó en Miami que el gobierno de Raúl Castro traerá cambios en Cuba, y exhortó a Estados Unidos y las naciones latino-americanas a respaldar las reformas implementadas hasta el momento en la isla.

“Pienso que Raúl Castro continuará, de muchas maneras, la causa de su hermano (Fidel Castro), pero sí creo que habrá cambios. Y pienso que la respuesta de Estados Unidos y América Latina debe ser ayudar a facilitar esos cambios”, declaró.

Para el cantautor Pablo Milanés, las medidas serán beneficiosas para el país, ya que intentan crear una sociedad más justa y aplican unos cambios que proceden del deseo de un pueblo que, pese a todo, sigue creyendo en la revolución.
Milanés calificó de “eufemismos” los términos de “apertura” o “rectificación” en la isla, y aseguró que todo se debe a la exigencia de la sociedad por cambiar los errores que se han cometido históricamente.

“Hay una presión social en nuestro país que obliga al Estado a hacer cambios, cambios supremos, cambios profundos que no vienen del Estado precisamente, sino que vienen del deseo del pueblo, de un pueblo que yo creo que, de toda la vida, confía en lo que fue la revolución, en lo que es, y en lo que ha quedado de positivo de todas las cosas que se lograron en el pasado”, afirmó.

El economista e investigador Pedro Monreal, desde una mirada más a fondo, estimó que “lo que con mayor urgencia necesita la economía cubana es una ‘reforma’ antes de intentar un ‘cambio estructural’ más completo”, y esa reestructuración debe ser “vasta y profunda” y poner “patas para arriba el estado de cosas existentes”.

En un artículo de su autoría, aparecido en la revista digital católica Espacio Laical , Monreal señala que prevalece la visión de que los cambios pueden hacerse a partir del estado actual de la economía, lo cual considera “excesivamente optimista”, pues “no se trata de ajustes puntuales que puedan ser resueltos con instrumentos convencionales de política económica.

“De muy poco van a servir” las medidas tomadas por el gobierno, en las actuales condiciones, si no hay una reforma, pues “el sistema económico que hoy existe en el país no puede servir como punto de partida para el desarrollo”, opinó.
Para observadores inmersos en la realidad cubana, las medidas adoptadas en los dos últimos meses han dado esperanza y optimismo a muchos en la población, a lo que se suman mejorías palpables como la del transporte urbano en la capital.

Para algunos funcionarios del gobierno y expertos, las reformas por venir son más complejas porque conllevan para su aplicación cambios legales, y/o de políticas que requieren de mucho más discusiones en los altos niveles de decisión. “Tienen que ser bien pensadas y articuladas para que no se verifiquen por el camino correcciones o marcha atrás”, opinó un experto que trabaja en uno de los equipos encargados de proponer y analizar las nuevas medidas, quien pidió el anonimato.

Lo importante, como dicen muchos cubanos de a pie, es que el país se mueve.

Lo que viene

El Nuevo Herald vaticina que, entre las medidas que entrarán en vigor próximamente, figuran:

– Libre arriendo de casas y habitaciones, tanto a extranjeros como a nacionales, y posteriormente la venta controlada de inmuebles por parte de sus propietarios registrados.
– Compraventa sin restricción de automóviles que antes no tenían traspaso. Se estudia también la venta de autos por parte del gobierno.
– Eliminación del decreto que limita el desplazamiento de los ciudadanos dentro del país, principalmente hacia La Habana.
Además, están en estudio, como opción para aplicar en el curso del presente año o en 2009:
– Revalorización del peso cubano frente al peso convertible (CUC) a razón de 19 pesos cubanos por CUC, con la intención de ir equiparándolos gradualmente y lograr una moneda única a mediano plazo. Actualmente un CUC equivale a 24 pesos cubanos y 1,2 dólares.
– Flexibilizar las restricciones a la libre empresa y los cuentapropistas, lo que permitiría a los ciudadanos abrir pequeños negocios.
– Racionalización del aparato estatal mediante la fusión de organismos de funciones afines, como los ministerios del Azúcar y de la Agricultura, Educación y Educación Superior, Industria Básica y Sideromecánica, así como Finanzas y Precios con Economía y Planificación.

Convocan a VI Congreso del PCC

El presidente Raúl Castro anunció, el día 28, la celebración del VI Congreso del Partido Comunista para el segundo semestre de 2009, el primero desde 1997 y en el cual se deben fijar los lineamientos políticos y económicos del país, según informó la prensa local.

“Constituirá una magnífica oportunidad para meditar colectivamente acerca de estos años de Revolución en el poder y un momento importante para conformar, con proyección de futuro, la política del Partido en los diferentes ámbitos de nuestra sociedad”, dijo Raúl al clausurar el VI Pleno del Comité Central del PCC.

Raúl aclaró que la convocatoria oficial del VI Congreso “se dará a conocer en el momento oportuno”, pues aún se dispone de un amplio margen y los Estatutos de la organización fijan seis meses como mínimo para convocar a un congreso.

Con unos 900.000 militantes, el PCC tiene una amplia estructura que funciona en todos los niveles de la sociedad: Comités provinciales (14), municipales (169), núcleos en cada centro laboral, de estudio o investigación, en los cuerpos armados y hasta la comunidad, a través de los núcleos de jubilados.

Según establece la Constitución de la República, el PCC “es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”, por lo que su Congreso determina los lineamientos generales del país.

El VI Congreso deberá elegir a su primer y segundo secretarios, cargos que ocupan aún, desde 1965 en que se constituyó el partido, Fidel y Raúl Castro. Será el momento de decidir, si no renuncia antes, si Fidel, de 81 años ahora, abandona la dirección del PCC al igual que hizo con el Gobierno en febrero pasado, cuando declinó ser reelegido presidente del Consejo de Estado por una enfermedad de la que convalece desde hace 21 meses.

El cónclave debe elegir, además, a los miembros de las estructuras fundamentales: el Comité Central (113 miembros), el Secretariado (12) y el Buró Político (21), su máxima instancia.

El más reciente Congreso, el quinto, se celebró en octubre 1997 en La Habana, y debía realizarse en 2002, pero su dirección decidió postergarlo sin explicaciones públicas, al parecer, en busca de definiciones propias de desarrollo en todos los ámbitos.

Noticias y nombramientos

– El presidente Raúl Castro proclamó oficialmente el fin del período de “provisionalidad” que se abrió cuando Fidel cayó enfermo en julio de 2006.

– El vicepresidente del Consejo de Ministros, José Ramón Fernández, fue designado como encargado de “orientar, controlar y coordinar” todas las actividades del sistema educativo en la isla, anunció el presidente cubano en la citada reunión del Comité Central del PCC. Fernández ya había ocupado esa vicepresidencia en la década del ochenta del siglo pasado, como también la cartera de Educación.

– El VI Pleno eligió como miembros del Buró Político al Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, Salvador Valdés Mesa, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba y general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera, viceministro jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Llamó la atención que el canciller, Felipe Pérez Roque, no ascendiera al máximo nivel de dirección partidista.

– Fue aprobada la propuesta del Buró Político de constituir la comisión de dicho órgano, que con un número reducido de sus integrantes haga más operativo y funcional el proceso de toma de decisiones que requieran un rápido tratamiento y, al mismo tiempo, permita una evaluación colectiva. Esta quedó integrada por los compañeros Raúl Castro Ruz, José Ramón Machado Ventura, Juan Almeida Bosque, Abelardo Colomé Ibarra, Carlos Lage Dávila, Esteban Lazo Hernández y Julio Casas Regueiro, quienes coinciden con el Presidente, el Primer Vicepresidente y los vicepresidentes del Consejo de Estado.

– El Pleno ratificó la propuesta del Buró Político de perfeccionar la Comisión de Cuadros del Comité Central del Partido, como instrumento para fortalecer el control de este sobre la aplicación de la política en tan decisivo frente.

– Creadas siete comisiones permanentes subordinadas al Buró Político, atendidas operativamente por el Secretariado del Comité Central y presididas, en todos los casos, por uno de sus secretarios. Estas son: Ideológica y cultural, Económica, Agroalimentaria, Para el estudio de la sustitución de importaciones e incremento de las exportaciones, Educación, ciencia y deportes, Salud y Relaciones internacionales. Su contenido de trabajo estará dirigido al análisis de los asuntos más importantes dentro de la temática asignada. También podrán hacer sugerencias, recomendaciones y propuestas que les sean expresamente solicitadas por la dirección del Partido.

2 comentarios

  1. Raymond Muller

    Una pregunta, por favor:

    Por qué razón se publica ahora este excelente trabajo escrito hace más de 3 años, en abril del 2008, y que hubiera podido serle muy útil al pueblo cubano desde entonces?

    Inexplicable !!!

    Gracias por alguna respuesta.

    Saludos

  2. IPS Cuba

    Estimado Raymond Muller,
    El artículo al que usted hace referencia fue publicado en nuestro antiguo sitio web Cuba a la mano en el año 2008. Lo puede encontrar en la URL: http://www.cubaalamano.net/sitio/client/articulo_ips.php?id=269.
    Como parte del trabajo del nuevo sitio de la corresponsalía de IPS en Cuba hemos comenzado a liberar artículos en esta sección, Hemeroteca, con un gran valor informativo a pesar de haber sido realizados durante los últimos 30 años. Brindamos además a la audiencia la posibilidad de ver la fecha exacta de su realización y la publicación para la que fue creado.
    Agradecemos su comentario y nos esforzaremos para seguir liberando estos contenidos que le parecen tan valiosos. De cualquier modo, si desea recibir algún artículo sobre un tema específico no dude en contactarnos a nuestra dirección electrónica y se lo facilitaremos.
    Saludos,
    Redacción IPS Cuba

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.