Mujeres: avances y desafíos a debate

Intercambios generados en 2008 confirmaron que la violencia de género continúa siendo un reto en Cuba.

Jorge Luis Baños - IPS

Desde hace varios años se analiza la pertinencia de la aprobación de una ley específica sobre violencia de género.

Un proceso de debate popular sobre la situación de la población femenina de Cuba podría abrirse en los próximos meses, al revisarse el Plan Nacional de Acción surgido en el marco de la última Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada hace 13 años.

La evaluación de las metas, acordadas de la reunión celebrada en Beijing en 1985, ya comenzó en organismos centrales del Estado y en gobiernos locales, y se elevará a la comunidad con los preparativos del próximo congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), única organización femenina reconocida en este país.

“Los debates a nivel popular nutrirán los análisis del congreso y servirán también para un taller nacional que deberá analizar los avances realizados entre 2002 y 2007, y adoptar recomendaciones para el próximo período”, anunció Mayda Álvarez, directora del Centro de Estudios de la Mujer de la FMC.

El congreso de la organización, que agrupa a la mayoría de las cubanas mayores de 14 años y funciona a nivel comunitario, está previsto para marzo de 2009. La convocatoria se presentó el sábado 8 de marzo, en ocasión del Día Internacional de la Mujer.

Entre las “áreas a evaluar” por la FMC figuran el acceso a los servicios de salud y educación, al empleo, la promoción de la mujer a puestos de dirección, el respeto de los derechos sexuales y reproductivos, así como de los civiles y políticos, desde las ópticas legal y política.

El debate popular sigue el rumbo del realizado el año pasado sobre los problemas que afronta la sociedad cubana y que, según fuentes oficiales, dejó a las autoridades más de un millón de planteamientos que se han tenido en cuenta para la toma de medidas.

Pese a varias décadas de implementación de políticas a favor de las mujeres y de los avances alcanzados, la violencia de género y, sobre todo, “la atención a las víctimas y el seguimiento que se les da a estos problemas, sigue siendo un reto” para la FMC, reconoció Álvarez a IPS.

La atención a las víctimas de la violencia intrafamiliar es una prioridad en el trabajo de las más de 100 casas de atención a la mujer y a la familia abiertas por la FMC en diferentes localidades del país, cuya labor no siempre es conocida por los 11,2 millones de habitantes de Cuba.

“Pero el gran reto pasa por cambiar la cultura en la esfera de los estereotipos y prejuicios y por la eliminación de las brechas y desigualdades que aún existen, y que, al final, son las causas de la violencia”, afirmó Álvarez, psicóloga de profesión y autora de varios estudios sobre la mujer y la familia en Cuba.

Expertos, funcionarios y activistas de la sociedad civil analizan, desde hace varios años, la pertinencia de la aprobación de una ley específica sobre violencia de género.

En ausencia de esa legislación y también de tribunales de familia, la FMC ha empezado a realizar acciones de sensibilización con la policía y los órganos de justicia.

Iniciativa de UNIFEM

Una iniciativa, apoyada por el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), consistirá en instalar un afiche en la entrada de cada estación de policía con información básica sobre violencia doméstica, que podría servirle a las personas en esa situación, pero también al personal que recibe las denuncias.

Los carteles contendrán información básica sobre “qué es violencia doméstica, qué no le debe pasar a un individuo y qué hacer en el caso de ser una persona golpeada”, informó a la prensa la coordinadora residente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Cuba, Susan McDade.

La funcionaria mencionó, entre las acciones emprendidas con apoyo de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud en los últimos años, el fortalecimiento de la capacitación del personal de salud pública para la identificación de casos de violencia doméstica.

Esta problemática no aparece como el centro de un proyecto específico de la FMC, pero se integra en varias de las iniciativas en materia de población, salud sexual reproductiva, protección de los derechos de la infancia y sensibilización de diferentes sectores sociales.

El Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo, que inicia su implementación en Cuba este año, incluye la dimensión del género como cuestión transversal en sus cinco áreas: desarrollo humano local, desastres naturales y riesgos, ambiente y energía, salud y seguridad alimentaria.

“No vamos a tener en una isla de protección a las mujeres. El tema aparece en todo lo que se va a hacer con apoyo del sistema de la ONU. Tenemos que poder medir los impactos que tendrá la ejecución de cada proyecto en los hombres y en las mujeres”, dijo McDade.

Cubanas en estadísticas

Fuentes de la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba indican que, a finales del año pasado, 40,04 por ciento de los empleados del Estado —que concentra la mayoría de los trabajadores de este país— eran mujeres, que también cubren 65,6 por ciento de los puestos del nivel técnico-profesional y 38,3 por ciento de los de dirección.

En las elecciones del 20 de enero, las mujeres ocuparon 43,32 por ciento de los 614 escaños en la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral) y ocho de ellas fueron elegidas para integrarse en el Consejo de Estado de 31 miembros, máximo órgano de gobierno en períodos de receso parlamentario.

La presencia femenina alcanzó 40,63 por ciento en los gobiernos provinciales y, sin embargo, la proporción “disminuyó a nivel comunitario”, donde apenas representan 27,3 por ciento de los representantes elegidos por la población, indicó Álvarez.

La representante de la FMC incluyó, entre los retos actuales, la necesidad de incrementar los servicios de apoyo a la familia, muy deteriorados desde inicios de la pasada década, y el de atender el envejecimiento, muy acentuado en la isla, donde 16,6 por ciento de su población tiene 60 años y más.

“No se trata sólo de la atención a las personas mayores, sino de todo lo que enfrenta la mujer como cuidadora”, añadió.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.