Un deber hacia el tercer mundo

Médicos cubanos salvan vidas en los lugares más intrincados del planeta.

Foto tomada de la web Cubadebate

Médico cubano con pacientes recuperados de colera en Haití.

La efectiva movilización de médicos cubanos hacia las áreas más afectadas por el huracán Mitch en Centroamérica, y las recientes declaraciones del presidente Fidel Castro asegurando que la ayuda a las naciones del Tercer Mundo figura entre los primeros deberes de Cuba, parecen haber promovido el interés de diferentes naciones por solicitar la colaboración cubana en materia de salud.

El líder cubano se refirió a la disposición de su país durante el segundo día del VII Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), celebrado entre los días 8 y 10 de diciembre, y enfatizó que por esa ayuda, Cuba no tiene absolutamente el menor interés económico.

Castro también destacó los esfuerzos de su país por ayudar a paliar las graves afectaciones causadas por el huracán Mitch en varias regiones de Centroamérica, durante un breve intercambio con la prensa, en un receso del Consejo Ministerial del Sistema Económico Latinoamericano (SELA), celebrado en La Habana.

Los médicos cubanos siguen marchando a América Central con la máxima rapidez posible, expresó el mandatario e indicó que se observa una tendencia descendente en la generosidad internacional de los primeros días.

Es necesario, agregó una gran ayuda emergente para el desarrollo regional y exhortó a apoyar a esos países para que puedan reconstruirse.

Cuba se ha planteado un programa para salvar 50 mil vidas centroamericanas, que son muchas más que las 30 mil presuntamente perdidas durante el desastre.

Unos 313 médicos, enfermeras y técnicos de la salud prestan ayuda desinteresada en Honduras, Guatemala, Nicaragua y Haití y, según estimados, en enero del próximo año la cifra llegará a 500.

Autoridades locales y sanitarias destacaron en Nicaragua la labor que desarrollan los médicos cubanos en sus respectivos territorios, por su altruismo y espíritu de entrega para solucionar los graves problemas de salud de los nicaragüenses.

Humberto Pérez, alcalde de Jalapa, Nueva Segovia – a unos 300 kilómetros al norte de Managua -, resaltó que desde el primer día la brigada médica cubana destacada allí se ofreció para trasladarse a las comunidades más remotas, y cada día recorren a pie varios kilómetros hasta caseríos intrincados y de difícil acceso para controlar los focos epidémicos, realizar consultas médicas y educar a la población sobre las medidas sanitarias para prevenir enfermedades.

Debido a los graves problemas sanitarios de su población, Pérez pidió que los médicos cubanos se mantengan por tiempo indefinido y solicitó otra brigada para ubicarla en la localidad de Teotecacinte, fronteriza con el municipio hondureño de Trojes, para así poder asistir a los habitantes de ese país, afectados también por el meteoro.

Por su parte, Geovani Roa, director de salud de Nueva Segovia, resaltó el trabajo realizado por los médicos cubanos en esa zona.
Roa consideró que la propuesta cubana de enviar dos mil galenos a Centroamérica y ofrecer 500 becas anuales para que jóvenes de la región estudien Medicina en la isla, serviría para aliviar la grave situación sanitaria de estos países, constantemente amenazados por epidemias.

África y América Latina

Durante este mes, visitaron la isla autoridades de Brasil, Sudáfrica y Sao Tomé y Príncipe, con la intención de recabar la colaboración cubana en el sector de la salud.

El gobernador del estado brasileño de Tocantins, José Wilson Siquiera Campos, llegó a Cuba con el objetivo de ajustar con las autoridades locales el aumento de médicos cubanos que prestan servicios en esa región.

El gobernante, declaró sentirse satisfecho por la colaboración que presta Cuba a ese estado, donde se encuentran actualmente 50 médicos de la isla.

Asimismo elogió la propuesta antillana de elevar el número de esos profesionales sustancialmente para 1999, de acuerdo con las exigencias de una población que sobrepasa el millón de habitantes.

En ese sentido especificó el interés de aplicar en la región la atención primaria de salud, aspecto en que pondrán particular énfasis el próximo año.

“Además esperamos convenir con otros sectores, entre ellos de la agricultura y las industrias productoras de medicamentos para materializar nuestros proyectos de colaboración con la isla”, patentizó el gobernador.

De Sao Tomé y Príncipe llegó a La Habana el ministro de Salud Pública de esa nación, doctor Eduardo Do Carmo Ferreira, quien declaró a Prensa Latina que la isla caribeña “es uno de los pocos países en desarrollo donde se le ha dado una especial atención a la salud”.

Do Carmo, quien permaneció en la isla entre el 14 y el 16 de diciembre, consideró que la medicina en Cuba representa una referencia seria para aplicar en Sao Tomé, y solicitó a Cuba colaboración en la formación de recursos humanos, dada “la actual crisis de especialistas calificados que enfrenta el país”.

Actualmente cinco profesionales cubanos ofrecen asesoría en esa nación de Africa subsahariana, mientras decenas de estudiantes saotomenses cursan estudios de medicina en la mayor de las Antillas.

“Nosotros deseamos que la colaboración médica, iniciada en 1976, se amplíe en el campo de la asesoría, formación de especialistas y estudiantes de Medicina”, enfatizó Do Carmo Ferreira.

Sao Tomé y Príncipe, con cerca de un millón de habitantes y una economía sustentada fundamentalmente en el turismo, presenta una grave situación sanitaria – alta tasa de paludismo y otros males infecciosos -, acentuada por la carencia de especialistas en todas las disciplinas médicas.

Con el fin de ampliar la colaboración médica entre su país y Cuba, arribó el día 14 a esta capital el viceministro primero de Salud Pública de Sudáfrica, Ayanda Ntsaluba.

En declaraciones a Prensa Latina, Ntsaluba señaló que tiene el propósito de incrementar los convenios de trabajo con áreas distintas del Ministerio de Salud Pública de la isla.

“Vinimos a analizar con la parte cubana la compra de vacunas y otros productos farmacéuticos para ponerlos a disposición de los sudafricanos en las distintas provincias donde hay necesidad de los mismos”, añadió.

El visitante calificó de muy bueno el trabajo de los médicos cubanos y expresó el deseo de su país de que un mayor número de galenos de la isla trabajen en Sudáfrica para asegurar el proceso de desarrollo de la atención primaria de salud.

En conversaciones sostenidas con el ministro de salud cubano, Carlos Dotres, el vicetitular visitante expresó que la colaboración con la isla “es muy sólida”, y su máximo exponente es la labor que realizan los médicos antillanos “en el cambio del rostro sanitario de Sudáfrica”.

Ntsaluba señaló que su ministerio solicitó la adquisición de “kits” diagnósticos cubanos para la detección de enfermedades como el sida, dengue, malaria, Mal de Chagas y la sordera precoz.

Por su parte, Dotres indicó que el Centro de Inmunoensayo de La Habana está en condiciones de facilitar el lote necesario de implementos diagnósticos, así como los equipos SUMA (Sistema Ultra Micro Analítico), que facilitan el procedimiento.

Asimismo, el vicetitular africano recabó la posibilidad de recibir de inmediato especialistas en medicina tropical y otros investigadores de la isla en su nación, para estudiar las afecciones más comunes presentes en ese territorio de 40 millones de habitantes.

En relación con las vacunas, Ntsaluba y su delegación mostraron interés en producir en su país algunos de los preparados cubanos, como el de la hepatitis B y la meningocóccica tipo BC, así como en desarrollar estudios conjuntos para investigar un antígeno contra el sida, enfermedad que hace estragos en Sudáfrica.

Ntsaluba señaló que esa afección constituye un problema serio en su país, con un incremento notable en las mujeres embarazadas las cuales transmiten el virus a sus hijos.

“Por ello recabamos el apoyo cubano en el logro de una vacuna antisida tipo C, que combata el virus predominante en Sudáfrica”, dijo el vicetitular a la prensa cubana.

En esa nación se creó recientemente una comisión intergubernamental para prevenir, investigar y desarrollar acciones que permitan disminuir la alta tasa de sida (siete por ciento de los 42 millones de habitantes de ese país).

También las autoridades sanitarias del país africano agradecieron el gesto de Cuba de formar gratuitamente estudiantes de Medicina en la isla, y el envío de personal especializado a lugares apartados y de condiciones difíciles.

Otro visitante de Sudáfrica, el ministro de Salud Pública de la provincia de Kwazulu-Natal, Zweli L.Mkhize, afirmó el día 18 que su país enviará más jóvenes a Cuba a estudiar Medicina.

En declaraciones a la agencia cubana Prensa Latina, Mkhize dijo que la presencia de estudiantes de Medicina y otras especialidades en centros educacionales de esta isla será decisiva para el fortalecimiento del programa de salud en su país.

Se refirió a los logros alcanzados en las provincias sudafricanas, incluida Kwasulu-Natal donde trabajan galenos cubanos.

Actualmente prestan colaboración médica en Sudáfrica 404 galenos, cuyo trabajo ha sido considerado hasta por los sectores más conservadores del país, como de “extremadamente positivo”. (Noviembre/1998)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.