COOPERACIÓN-CUBA: Más de una veintena de países solidarios

La ayuda internacional contribuyó a restañar las consecuencias de los huracanes que azotaron Cuba en 2008.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

Los huracanes Gustav y Ike ocasionaron serios daños a la economía cubana.

LA HABANA, 18 sep 2008 (IPS) – Acostumbrados por años a brindar y no tanto a recibir asistencia ante desastres naturales, los cubanos observan con cierta sorpresa el arribo casi a diario de donaciones destinadas a restañar los daños causados por los huracanes Ike y Gustav, estimados oficialmente en 5.000 millones de dólares.

“Hoy Cuba recibe solidaridad, ella que tantas veces la ha dado a manos llenas”, reflexionó una reportera de la televisión estatal cubana que cubría esta semana la llegada de vuelos procedentes de Colombia y Honduras con ayuda humanitaria para ser distribuida en las provincias mayormente impactada por los eventos meteorológicos.

En conferencia de prensa este jueves, el canciller Felipe Pérez Roque calificó de “admirable” la respuesta de la comunidad internacional ante las dificultades que afronta esta isla e informó que 23 países han hecho llegar donativos, cuyo mayor mérito no está en su valor financiero sino “en la posición y actitud que encarnan”.

El jefe de la diplomacia cubana añadió que también las agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han estado cooperando activamente y de manera coordinada con las autoridades.

El sistema de la ONU en Cuba movilizó hasta el momento 3,5 millones de dólares en apoyo a la recuperación, según fuentes de ese foro.

Las principales necesidades de colaboración se sitúan en el sector de los alimentos, la vivienda y materiales para reparar las redes de electricidad. “La agricultura ha sufrido una grave devastación”, en momentos en que nuestro país ya enfrentaba el encarecimiento de los precios en el mercado mundial, comentó el ministro.

Pérez Roque aseguró que, pese a esas condiciones adversas y “en medio del férreo bloqueo impuesto por Estados Unidos” , Cuba “saldrá adelante sin abandonar, sobre todo, a los que menos posibilidades tienen”.

También estimó en 93.000 millones de dólares el costo de bloqueo desde que fuera impuesto, hace casi 50 años, hasta la fecha.

Según los cálculos de La Habana, esa suma se eleva a 224.600 millones de dólares al valor actual de la moneda estadounidense. En octubre próximo, Cuba presentará por decimoséptima ocasión consecutiva su demanda de cese del bloqueo, que Washington llama embargo y que en 2007 provocó daños por 3.775 millones de dólares a la economía isleña.

Entre el 30 de agosto y el 9 de este mes, los huracanes Gustav y Ike dejaron a su paso siete fallecidos, decenas de heridos, miles de hectáreas de cultivos arrasadas, casi medio millón de viviendas destruidas total o parcialmente e infraestructuras vitales del país seriamente dañadas.

“Tales efectos se pueden calificar como devastadores, tanto en infraestructuras como en impacto económico global”, dijo a IPS Juan Diego Ruiz, coordinador general de Cooperación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).

En su opinión, será “necesario mucho trabajo, esfuerzo y recursos de todo tipo —material, humano y financiero— para recuperar la situación previa al paso de los huracanes”. Junto a la ayuda de emergencia, que comenzó a prestar entre los primeros y suma casi 400.000 dólares, España tiene propuestas a más largo plazo.

“Vamos a analizar con el Minvec (Ministerio para la Inversión Extranjera y la Cooperación de Cuba) que los distintos instrumentos de colaboración contemplados en el acuerdo intergubernamental de cooperación, puedan priorizar a medio plazo intervenciones que contribuyan a la recuperación de los efectos de estos ciclones”, indicó Ruiz. También la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), que desarrolla con éxito varios proyectos de colaboración para el desarrollo en la isla caribeña, ha examinado con autoridades cubanas las necesidades y posibilidades de asistencia.

“El apoyo que queremos ofrecer es pensando a mediano y largo plazo y en función de soluciones sostenibles, concretamente en los sectores de la vivienda y la construcción de techos. También queremos analizar las posibilidades en el área de la producción agrícola”, indicó a medios de prensa Herbert Schmid, al frente de Cosude en Cuba.

A su vez, Beat Schmid, coordinador del Programa Conjunto de Oxfam Internacional en Cuba, afirmó a IPS que en el seno de esa organización se hizo un llamado para promover asistencia por un millón de dólares, de los cuales ya están confirmados unos 200.000 dólares.

Oxfam Internacional colabora con unos 15 proyectos en Cuba, varios de ellos en el sector agrícola. “En las próximas semanas pensamos visitar las zonas mayormente afectadas por los huracanes, más que todo para acompañar a la gente, que sepan que estamos con ellos”, comentó Beat Schmid.

Cargamentos con útiles de hogar, materiales de construcción, medicinas y alimentos comenzaron a llegar la pasada semana, ya sea donados por gobiernos o colectados entre gente con ganas de ayudar o devolver la mano a este país caribeño que desde hace varios años forma médicos de manera gratuita para América Latina y otras regiones del mundo.

“En este tipo de emergencia no existen las fronteras nacionales, por lo que cooperamos como muestra de solidaridad del pueblo colombiano con el cubano”, comentó ante las cámaras de la televisión cubana la directora nacional de Atención y Prevención de Desastres en Colombia, Luz Amanda Pulido.

La funcionaria entregó el lunes a autoridades cubanas una carga de 3.000 chapas de zinc para techo y sus 18.0000 amarres correspondientes, que junto a las donaciones llegadas de otros países contribuirán a la reposición del fondo habitacional en las provincias mayormente afectadas.

Entre las primeras naciones latinoamericanas que hicieron llegar su apoyo figuran Ecuador, con un envío de nueve toneladas de atún en conserva mediante operación conjunta con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), y Brasil, que el viernes pasado hizo llegar 14,7 toneladas de leche en polvo, arroz y pastas, entre otros alimentos.

La donación de Brasil fue precedida de una llamada telefónica del presidente de ese país, Luiz Inácio Lula da Silva, a su par cubano, Raúl Castro, para conocer en qué podría ayudar al pueblo isleño. Tras ese intercambio, el gobierno del gigante sudamericano creó un grupo interministerial para ayudar a este país, Haití y República Dominicana.

También el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aliado estrecho de La Habana, se declaró de inmediato dispuesto a ayudar a la isla caribeña y a otros países del área azotados por los huracanes. Un donativo de Caracas de 100 toneladas de leche y la recogida de 7.500 kilogramos de alimentos no perecederos sería un primer resultado de esa decisión.

Junto a las colectas, que según dijeron funcionarios gubernamentales se estarían realizando mientras hiciera falta, se anunció en Venezuela la formación de una brigada de 100 jóvenes carpinteros, electricistas y obreros dispuestos a viajar a Cuba para trabajar en las labores de reconstrucción. También Rusia, que encabezó el envío de auxilio humanitario con más de 100 toneladas de material de construcción y casas de campaña, entre otros implementos, negoció esta semana con las autoridades cubanas las necesidades materiales creadas por el desastre y la posible prestación de más asistencia.

En cambio, el gobierno cubano rechazó de manera reiterada una oferta de asistencia de Estados Unidos.

Según Pérez Roque, el anuncio de Washington de que aprobó licencias para ventas agrícolas a Cuba por 250 millones de dólares y la distribución de 100.000 dólares a través de organizaciones no gubernamentales, como asistencia humanitaria, es un “descaro” y una maniobra publicitaria.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.