El rescate de Plaza de la Marqueta

A propósito de las Romerías de Mayo, IPS Cuba propone este reportaje de 2004 sobre el rescate del centro histórico de Holguín.

Archivo IPS Cuba

La provincia es considerada uno de los polos turísticos más importantes de Cuba.

HOLGUIN, Cuba, nov (IPS) – Las columnas ruinosas de la antigua Plaza de la Marqueta podrán convertirse nuevamente en “el corazón” de Holguín, una ciudad fundada en 1725 y ubicada a más de 700 kilómetros de la capital cubana.

El proyecto de rescate patrimonial aprovechará los cimientos de lo que fuera la plaza del mercado hasta el año 1968 para construir una sala de conciertos con capacidad para más de 600 personas, estudio de grabación, archivo y cafetería.

“También estará el local de ensayo de la orquesta sinfónica provincial”, informó a IPS el artista plástico Julio Méndez, principal responsable del proyecto que incluye todo el entorno de la plaza.

Aunque la región donde se encuentra la ciudad vive una intensa sequía hace más de un año, y la mayoría de los esfuerzos gubernamentales se concentran en enfrentar esa crisis, Méndez confía en el pronto inicio de los trabajos de construcción.

La maqueta de lo que será la nueva sala de conciertos, realizada por el arquitecto Felipe Rodríguez Colombié, puede verse en el Taller de Grabados de la provincia, junto a los planos y otros documentos del proyecto.

Este será el proyecto más ambicioso, y que implicará mayores gastos para el Estado, desde que se empezó a trabajar en el rescate de la plaza hace cuatro años.

A muy pocos metros de allí, algunas personas atraviesan por el antiguo mercado para llegar más rápido a su destino, otras venden periódicos y dulces, hacen fila para los teléfonos públicos o, simplemente, se refugian del sol en sus portales.

“En la zona había comercios de carne, frutas, viandas, tabaco. Se conocía como la Plaza de la Marqueta porque había una fábrica de velas y así se llamaban los moldes donde se fundía la cera”, explicó Méndez.

Era, según el pie de un antiguo grabado de 1848, la “plaza divina, corazón de la ciudad, lugar secreto y público, espacio para la complicidad y la tertulia”, el lugar único que dejaba “mudo el corazón después de una nueva serenata”.

Construida en 1829, la plaza rodeada de árboles se convirtió en un lugar de paseo para los habitantes de la ciudad.

Pero con el cierre de los comercios privados por el gobierno de Fidel Castro, tras el triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959, los pequeños locales fueron convirtiéndose en viviendas familiares y la plaza fue perdiendo todo su encanto.

Los nuevos habitantes tumbaron algunas paredes, construyeron otras y fueron haciendo las modificaciones que estimaron necesarias para vivir lo mejor posible, sin respetar las viejas construcciones y sus valores patrimoniales.

Ahora, la idea es rescatar el sitio, ubicado a unos metros de la antigua Plaza de Armas, para convertirlo en un nuevo centro cultural, histórico y comercial de la llamada “Ciudad de los Parques”, con unos 300.000 habitantes.

El proyecto puede sumarle un atractivo más a la provincia de Holguín, considerada uno de los polos turísticos más importantes de la isla caribeña con 41 playas, varios cayos e importantes reservas naturales.

La ciudad es también una de las más importantes plazas culturales del país, junto a La Habana, Santiago de Cuba, Camagüey, Matanzas y Santa Clara.

“Ya funcionan 26 instituciones culturales en el área de la Plaza de la Marqueta y el proyecto contempla 46”, afirmó Méndez.

En los alrededores, pueden encontrarse pequeños locales restaurados que acogen comercios de tabaco, discos, libros, productos del Fondo Cubano de Bienes Culturales, el Taller de Grabado, una casa impresora y una promotora literaria.

En el futuro se pretende ubicar allí la redacción del periódico provincial Ahora, una emisora de radio y diferentes instituciones culturales.

“Holguín se conoce hoy más por la Loma de la Cruz que por la Plaza de la Maqueta”, lamentó Arielis Díaz, socióloga holguinera que vive hace 12 años en la capital de Cuba.

Entre las tradiciones culturales más antiguas de la ciudad están las “Romerías de Mayo”, las fiestas populares que datan de 1790 y que incluyen la peregrinación masiva a la Loma de la Cruz, una elevación de unos 275 metros de altura.

Casi 300 escalones separan la calle del lugar donde hace más de 200 años el franciscano Antonio de Alegrías colocó una cruz de madera para recordar el día en que Santa Elena, madre del emperador Constantino El Grande, encontró la Cruz del Calvario.

“No hay hoy sin ayer”, fue la consigna de un grupo de artistas holguineros que, a inicios de la pasada década, hicieron una labor de rescate de la celebración de las tradicionales “Romerías de Mayo”.

Justo hasta la base de la escalera de la Loma de la Cruz, por un entramado de calles perfectamente trazadas y los más diversos parques, se extiende el proyecto del centro histórico de la ciudad de Holguín.

La Plaza de la Marqueta es sólo un detalle. Más allá de sus predios, especialistas holguineros trabajan en el rescate del centro histórico, “que tendrá uso exclusivamente peatonal, desde La Loma de la Cruz hasta el ferrocarril”, precisó Méndez.

(FIN/2004)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.