Una vaca en el jardín

Las previsiones para el año 2000 de la agricultura urbana eran de 342 gramos diarios para toda la población de más de 11 millones de habitantes.

LA HABANA, ago (IPS) La agricultura en predios urbanos es, para el gobierno de Cuba, una alternativa de peso para la producción de alimentos, uno de los sectores más golpeados por la crisis económica iniciada en los años 90.

El cultivo en pequeños espacios dentro de las ciudades comenzó a crecer en los últimos años, y se espera que al finalizar este año esta producción constituirá más de 13,7 por ciento de las necesidades diarias por habitante establecidas por organismos internacionales.

Los huertos urbanos del país lograron producir en el primer semestre de este año 690 toneladas de hortalizas y condimentos, cifra que las autoridades del sector esperan haber duplicado en diciembre, según datos oficiales.

”Uno de los retos de la agricultura urbana es seguir creciendo en cantidad y calidad”, dijo Adolfo Rodríguez, funcionario del Ministerio de Agricultura a cargo del sector, quien pronostica para 2005 una cosecha de 2,3 millones de toneladas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) recomienda un consumo por persona de 300 gramos de hortalizas diarios, de modo de garantizar la cantidad de vitaminas y minerales necesarios para una buena salud.

De cumplirse las previsiones de 2000, la producción de la agricultura urbana sobrepasaría esa meta, al garantizar 342 gramos diarios para toda la población de más de 11 millones de habitantes.

En 1997 existían en el país 2.514 huertos urbanos, pero al finalizar 1999 ya llegaban a los 7.076, mientras que en La Habana hay 840, casi el doble que hace dos años.

Sin embargo, expertos en agricultura alertan que muchas áreas de la capital aún permanecen improductivas, y que se debe estimular su uso por todas las formas de producción existentes para reducir la dependencia del suministro de alimentos procedentes de otros territorios.

El programa cubano para desarrollar estos cultivos está a cargo de una comisión que incluye a funcionarios provinciales y municipales y del Ministerio de Agricultura.

La agricultura urbana abarca a los sembrados en pequeñas superficies de las ciudades, como solares, huertos, márgenes, terrazas y hasta recipientes, que también pueden dedicarse a la cría de ganado menor o vacas lecheras para consumo propio o para la venta en mercados de los alrededores.

Una red estatal de tiendas abiertas especialmente en La Habana facilita el suministro de instrumentos, semillas y otros medios necesarios para asegurar la adecuada atención de cultivos y animales de los huertos urbanos.

La crisis económica y su secuela de escasez de alimentos, combustible, transporte y de otros servicios, junto con la alta concentración de población en las ciudades, obligaron a intensificar formas menos costosas de producción y comercialización agrícola.

Expertos señalan que la agricultura urbana resulta apropiada para las condiciones actuales de Cuba, ”necesitada de opciones productivas que, con escasos recursos y un poco de inteligencia, brinden soluciones alimentarias rápidas”.

La producción de alimentos fue golpeada con dureza en los años inmediatos a la desaparición de la Unión Soviética (1990-1994), principal proveedor de insumos y equipos agrícolas de este país.

En los momentos más agudos de la recesión se registró un notable deterioro en la alimentación de la población, situación que llevó incluso a la aparición en 1992 y 1993 de un brote de neuropatía epidémica, característica de estos casos.

Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala que los jardines urbanos han pasado a ser ”un medio de subsistencia” en buena parte del mundo, como fenómeno estrechamente ligado al crecimiento de la población en las ciudades.

Esa organización internacional calculó que los residentes en las ciudades aumentarán de 2.400 millones en 1990 a 5.500 millones en el 2025.

En Cuba, de una población total de 11.038.602 que había en 1996, la urbana era de 8.256.662 y la rural de 2.781.940. (FIN/IPS/pg/mj/dv/00)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.