A guitarrazo limpio

En 2000, Jorge García realiza, con su primera gira nacional, su sueño de llegar a lugares olvidados de Cuba.

Foto: Alain Lázaro

Jorge García en A Guitarra Limpia

En febrero, participó del proyecto A guitarra limpia, que desde finales de 1999, gestaba el Centro Pablo de la Torriente Brau, liderado por el poeta Víctor Casaus y por la promotora cultural, María Santucho. Este proyecto se consolidaría luego como un espacio de presentación, durante años el único, de la propuesta de la llamada novísima trova.

Sin embargo, el 2000 está marcado por su primera gira nacional, su sueño de llegar a lugares intrincados de Cuba. En tres etapas, poco más de 2 meses, Jorge hizo unos 40 conciertos.

Por extrañas, se recuerdan sus presentaciones en lugares apartados de la geografía cubana y de los circuitos culturales: La Máquina (Maisí, Guantánamo), El Salvador, Niceto Pérez y Caimanera (Guantánamo), Gibara (Holguín), Cayo Ramona (Ciénaga de Zapata, Matanzas) y Manicaragua (Villa Clara)…

Nunca antes había estado por esos lares un “artista nacional” y nadie después se animó a seguir sus pasos, salvo a Gibara, donde llegó años después el cineasta Humberto Solás, con su Festival de Cine Pobre.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.