¡Pa’lante Jorge, carajo!

El 29 de septiembre de 1995, Jorge se presentó como invitado de Silvio en uno de sus conciertos en el Teatro Ópera, de Buenos Aires (Argentina).

Cortesía Marta María Ramírez

Jorge García y Silvio Rodríguez, en la única foto de ambos que conservo. En el camerino del Teatro Ópera, de Buenos Aires.

Yo no estuve, pero conservo la grabación que una periodista hiciera desde el público. Es emocionante escuchar cómo entre “gritos de queremos a Silvio”, se alza una voz: “¡Pa’lante Jorge, carajo!” y la ovación del público, que se repite tras cada tema cantado.

No atesoro fotos, solo el anuncio rescatado por Silvina Heguy, periodista de Clarín y amiga, y una foto, la única de Jorge y un Silvio que apenas se distingue por la pancita.

Jorge regresó con bríos renovados. Había pasado la prueba ante miles de personas que lógicamente “querían a Silvio”. Y luego llenó espacios más pequeños, más íntimos, en Buenos Aires y La Plata.

Le habían propuesto quedarse en Argentina para trabajar su música. Interrogado sobre las razones por las que no optó por la emigración, dijo al semanario uruguayo Brecha: “me dolería mucho dejar atrás a los amigos, el mar y el embrujo de la brisa de esta isla”.

PDF de la página de espectáculos de Clarín, del 29 de septiembre de 1995

2 comentarios

  1. Miriam Barreiros

    Yo estuve ahi!!!!!!!,… y en los días previos. Silvio, en una reunion de “amigos” le dijo “tu cantas conmigo en el Ópera”…Nos golpeaban las rodillas.
    Y en los posteriores… Estabamos tan felices!!! Jorge García subía al ascensor de casa, se miraba al espejo y decia “qué miras, Boludo?? (a él mismo) yo canté en el Opera”
    Fue hermoso, realmente hermoso!!!!
    Existe una foto grupal que buscaré y te haré llegar y otra mía que sacó Jorge, yo le pedí que me saque alta y Silvio se agachó para quedar más petizo que yo.
    Estaba también Miriam Ramos y su pianista, que no recuerdo su nombre pero si su cara claramente. Qué linda gente!!!!!
    Cenamos con ellos en casa y obviamente no dormimos esa noche.
    Y vos sí que estabas Kapu…

  2. Marta María Ramírez

    Miriam, sé que de una extraña manera estuve, aún cuando mi cuerpo estuviera a kilómetros de distancia. Con Jorge aprendí a amar y ese es parte, aunque ínfima, del significado de ese verbo.
    Gracias por compartir tus recuerdos, los de Jorge, los míos y los de la trova cubana, aún cuando prefieran silenciarlos. Un beso inmenso y espero las fotos. Si me permites, las publico.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.