Trovsky, Padura, Jorge y yo

Padura nos había comentado que su libro sobre el asesino de León Trovsky terminaba en nuestro apartamento de Lawton.

Foto: Ángel S. González

Jorge García y Marta María Ramírez, en foto realizada para el CD Hay de todo en la Viña del Señor.

Fue el 7 de marzo de 1995 que conocí a Jorge. El 17 visité por primera vez en su peña El Fandango del Candil, en el Patio de María. La luna era una grandísima bola de fuego que nunca más vimos. Para el 20, justo antes de la primavera, algo nos había pasado y el 8 de mayo ya vivíamos juntos, en una casita de la barriada obrera de Lawton.

Más detalles —creo que por pura coincidencia— en El hombre que amaba los perros, de Leonardo Padura (Página 23, de la edición de Tusquest). El escritor nos había comentado que su libro sobre el asesino de León Trovsky terminaba en nuestro apartamento de Lawton. Pero más que una locación, nuestra historia está descrita en sus páginas.

No nos casamos, pero firmamos nuestra Acta de entrega eterna y amor, ahora extraviada. Entre nuestro código de pareja destacaba, muy pegadito a “Compartir los chocolates”: “Saberse los secretos y no divulgarlos”. Pero no hubo secretos en la vida de Jorge, así que solo cuido detalles que no aportarían más que a la chismografía de la Trova cubana.

2 comentarios

  1. Dalia Acosta

    Por esos días de marzo de 1995, Jorge me llamó a la oficina para decirme que tenía que contarme una cosa.
    – Tengo novia – dijo en el mejor de sus tonos jodedores.
    – Coño, Jorge, que bueno…al fin!
    – Sólo hay un problema…tiene 15 años.
    – NO…no puede ser. Ahora sí te volviste loco!
    – Na…mentira…tiene 18.
    Respiré aliviada, pero dos segundos después, le respondía:
    – IGUAL!!! Es lo mismo…
    No sé cuántas veces en nuestras andanzas de “trireja”, como nos gustaba llamarnos, recordamos aquel grito. Lo que sí se es que compartimos comidas, conciertos, carreteras, disparates y hasta llegamos a tener telepatía.
    Pero, sobre todo, tuve la oportunidad de ver crecer aquel amor en los pequeños detalles, en los grandes y en tantas canciones que no me caso de oir.

  2. ANGEL MARIO

    PARA MI, YA SABEN, FUE Y SERA EL MEJOR TROVADOR Y MEJOR AMIGO DEL MUNDO.
    UN ABRAZO DESDE LAWTON:

    ANGEL MARIO

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.