Cambio climático como una oportunidad de negocio

Según el BID, Latinoamérica y el Caribe pierden el 2 por ciento de su Producto Interno Bruto por daños del fenómeno climatológico.

Jorge Luis Baños

Cambio climático como oportunidad de negocio.

La Habana, 28 oct- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima en 100.000 millones de dólares el coste derivado de efectos relacionados con el cambio climático en América Latina y el Caribe.

Ese monto equivale a un 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la región y se debe al recurrente azote de fenómenos meteorológicos extremos, inundaciones, sequías y pérdida de biodiversidad, entre otros.

Según datos del BID que evalúa la situación en el presente año, América Latina y el Caribe producen sólo el 11 por ciento de las emisiones causantes del calentamiento global.

No obstante, los países de la región son especialmente vulnerables ante sus efectos, debido a su dependencia económica de las exportaciones de recursos naturales, la existencia de una red de infraestructuras sensibles a los fenómenos climáticos, y a la presencia de áreas bioclimáticas críticas.

El documento de la entidad financiera tiene en cuenta el quinto informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) donde se señala que la influencia humana en el sistema climático es clara y evidente en la mayoría de las regiones del mundo y sostiene que será necesaria una reducción sustancial y sostenida de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estos desafíos y su potencial impacto en las cuentas de resultados o en los niveles de servicio de las empresas, alertan de la importancia de que el cambio climático sea un elemento a considerar dentro de las estrategias empresariales.

En esa dirección, expertos llaman la atención sobre la conveniencia de cómo anticiparse y liderar la lucha empresarial contra el cambio climático, y aprovechar oportunidades derivadas de una mejor gestión de riesgos, el desarrollo de nuevos mercados y la promoción de alianzas entre empresas, gobierno y sociedad civil para potenciar una mejor adaptación y reacción a estos desafíos.

Especialistas sugirieron evaluar experiencias exitosas en esa dirección por empresas que han trazado estrategias e iniciativas de adaptación y mitigación al cambio climático.

Entre esos consorcios se destacan los casos de Cementos Mexicanos (CEMEX) y su programa de reducción de la huella ecológica del proceso de producción; Gas Natural Fenosa y su iniciativa “Menos GEI” de gestión ambiental de sus operaciones; Microsoft con su estrategia de minimización del impacto ambiental así como en el desarrollo de herramientas tecnológicas como “LiveANDES” para apoyar el monitoreo de la fauna latinoamericana; PepsiCo y sus iniciativas de reducción del consumo de energía, entre otras.

Por su parte, el BID presenta su fondo de inversión “PROADAPT” de ayuda a micro y pequeñas empresas a mejorar su resilencia al cambio climático y generar oportunidades de negocio.

Organizaciones ambientalistas y sectores populares de la región señalan que la participación empresarial en las acciones de mitigación del cambio climático forma parte de la responsabilidad que les atañe por su participación histórica en el daño a la naturaleza y el medio ambiente general y ahora quieren convertir en una nueva forma de obtener ganancias a costa del problema que han propiciado durante años. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.