Ciudades y cambio climático

Taller Internacional se pronuncia por ampliar resilencia urbana ante desastres.

Jorge Luis Baños

Los especialistas reunidos en Santiago de Cuba conocieron del impacto de Sandy por esa ciudad y su programa de recuperación.

La Habana, 26 oct- La amenaza de origen climático estuvo en el centro de las deliberaciones del Taller Internacional sobre Riesgo en las Ciudades, celebrado en Santiago de Cuba, la segunda ciudad de la mayor de las Antillas, a un año de que fuera azotada por el huracán Sandy.

Rossana Dudziak, funcionaria del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), destacó que Cuba es reconocida por su capacidad para la prevención, por eso lo provechoso de este tipo de encuentros de intercambio de experiencias al que asistieron especialistas de Haití, Brasil, México, Ecuador, El Salvador, Indonesia, Japón y Cuba junto a expertos de organismos internacionales y agencias de la ONU.

Inés Pedroso, experta cubana de la Agencia de Medio Ambiente, subrayó que cambio climático es algo que está ocurriendo ya y se expresa con el aumento de las temperaturas y del nivel del mar constituyendo desde ya un peligro para la insularidad caribeña.
La especialista puso como ejemplo el caso de Sandy, cuya intensidad se tradujo en un alto nivel de letalidad en especial en infraestructuras y otros recursos materiales en el caso de Cuba y significativamente de la ciudad sede del evento.

En tal sentido, Pedroso resaltó la importancia de ampliar la resiliencia urbana, que significa la capacidad de adaptación, el conocimiento de las vulnerabilidades de hoy y su reducción para el futuro a nivel local. A ello se suman sistemas de monitoreo, de alerta temprana y la política de los gobiernos para afrontar esos peligros.

Las autoridades de Santiago de Cuba informaron a los asistentes al foro, efectuado del 21 al 24 de octubre, sobre los cuantiosos daños causados por el huracán Sandy a su paso por la urbe el 25 de octubre del pasado año. También explicaron el programa de recuperación que se lleva a cabo y agradecieron la solidaridad brindada desde entonces.

La provincia sufrió pérdidas valoradas por sus autoridades en 4.700 millones de dólares, de los cuales 2.600 se deben a la destrucción total o parcial de las viviendas, un sector que habitualmente sufre con mayor rigor el embate de los frecuentes huracanes. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.