Construcción sostenible en Cuba

La industria de la construcción es una de las principales contaminadoras ambientales.

Archivo IPS Cuba

Pruebas de laboratorio del proyecto de construcción con residuos de demolición

La Habana, feb.- La población de los municipios Guanabacoa y 10 de Octubre, en la capital de Cuba, podría beneficiarse con la implementación de un proyecto de cooperación internacional que propone utilizar residuos de construcción y demolición para producir materiales en la localidad.

Esta iniciativa, promovida por el Centro de Estudios de Construcción y Arquitectura Tropical de la Universidad de Ciencias Politécnicas “José Antonio Echeverría” y la Universidad Politécnica de Cataluña, con la colaboración de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, reducirá además los costos de transportación y fabricación de estos materiales de construcción.

La Habana es la principal consumidora de áridos del país y se abastece de canteras que están en la periferia de la ciudad o en provincias aledañas como Matanzas y Pinar del Río.

Además, “cuenta con muy pocas capacidades de reciclaje de escombros; por lo que cualquier alternativa local a la producción centralizada de áridos beneficiaría la protección de las canteras existentes”, considera el ingeniero Nelson Díaz, coordinador del proyecto por la parte cubana.

Un artículo publicado en el semanario Trabajadores señala los beneficios de la ubicación de pequeñas plantas móviles de procesamiento de áridos en la comunidad. Igualmente, “los responsables de estas acciones brindarían la capacitación necesaria para el uso adecuado de los escombros, convertidos en arena y gravilla para la construcción”, señala el rotativo.

Según datos estimados a partir del volumen de residuos que notifica la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, en La Habana se generan 1.200 metros cúbicos de escombros diariamente. “Estos constituyen un problema social, debido a la inutilización de espacios con posibilidades de uso en otras actividades productivas y la presencia de grandes volúmenes de residuos en las calles”, asevera Díaz.

El proyecto piloto, luego de las investigaciones realizadas en 2011, comienza su etapa de ejecución durante el presente año y se extenderá hasta 2014. Después de las aplicaciones en Guanabacoa y Diez de Octubre se analizará su extensión a los restantes municipios de la capital.

Apoyo al hábitat

El proyecto Apoyo al Hábitat comenzó a ejecutarse en 2007 en el Centro de Investigaciones y Desarrollo de Estructuras y Materiales, de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas y cuenta con la colaboración financiera de la Agencia Suiza de Cooperación para el Desarrollo, entre otras instituciones.

Esta alternativa, que actualmente se extiende a ocho provincias y 43 municipios del país, promueve la producción local de ecomateriales a partir de la utilización de materias primas existentes en la comunidad.

Según el informe de cumplimiento de los indicadores del proyecto, hasta el año 2010 se habían construido 43 nuevas viviendas utilizando total o parcialmente materiales producidos en los talleres de ecomateriales de la provincia. Además, se habían reparado más de 800 hogares que beneficiaron a 870 familias aproximadamente.

En octubre de 2011, el Cidem obtuvo el Pergamino de Honor, importante distinción que concede la Organización de Naciones Unidas a proyectos con contribuciones significativas en la construcción de viviendas.

Buenas prácticas en La Habana Vieja

Dar solución de una forma más eficiente, económica y democrática a los problemas que a nivel arquitectónico y urbano presentan las comunidades de La Habana Vieja, constituye el principal objetivo del proyecto de Buenas Prácticas de la Oficina del Historiador de La Habana (Ohch).

Las prácticas participativas incluyen a la ciudadanía en la concepción y edificación de los hogares, de acuerdo con las destrezas de cada uno. “A veces es mayor el número de ayudantes que de albañiles”, refiere el libro Buenas Prácticas de Proyectos Participativos en Viviendas Sociales, editado por la Ohch.

Esta iniciativa trasciende la conservación del patrimonio y pretende brindar a la población alternativas más funcionales y sustentables para la construcción y restauración de viviendas, como parte de la política para la gestión integral y rehabilitación en el casco histórico de la capital implementada desde 1993.

La construcción sostenible se basa en la adecuada elección de materiales y procesos constructivos e incluye la correcta gestión y utilización de los recursos naturales, el aprovechamiento óptimo de la energía, así como el comportamiento social y los hábitos de conducta de la ciudadanía (2012).

Un comentario

  1. van

    Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, no Universidad de Ciencias Politécnicas…

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.