Critican postura de países ricos hacia cambio climático

Es necesario ir hacia otro modelo de desarrollo, subraya experta de Naciones Unidas en negociaciones del clima.

Jorge Luis Baños

Exigir medidas de compensación por los daños y pérdidas que provocan las emisiones de grandes potencias como Estados Unidos, Europa, China o Rusia

La Habana, 31 oct. – El cambio climático es un problema que sabemos paliar y su impacto remanente se puede aminorar. El secreto es gestionar un cambio de modelo de desarrollo que resultará caro, sí, pero solo en términos monetarios y relativos, sostuvo Isabel Kreisler, asesora de Naciones Unidas en las negociaciones del clima.

La experta escribió en la sección de blogs del diario madrileño El País, el 10 de octubre último, que el paso a esa otra forma de desarrollo se vuelve muy barato en comparación con el despilfarro de recursos económicos, ambientales y sociales en que se basa el modelo actual, con el que insisten en hipotecarnos quienes no calculan más allá de los puntos del índice bursátil o los años para la reelección.
Revertir esta dinámica es justo, sensato y necesario, puntualizó Kreisler, quien señaló que el problema del cambio climático no es hoy prioridad en la agenda para algunas naciones.

Dijo que cada año Naciones Unidas ofrece un recuento del abismo que media entre los recortes de emisiones de gases necesarios para contener el cambio climático, según la comunidad científica, y las reducciones “de pin y pon” a las que se mal-comprometen los países emisores.

Como ejemplo citó que del total de fondos bilaterales vinculados a cambio climático, los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), apenas destinan un 30 por ciento a prioridades de adaptación en países vulnerables.
La experta criticó a los responsables del flamante Fondo Verde para el Clima, que hablaron de movilizar cien mil millones de dólares anuales para enfrentar el cambio climático.

Al respecto se preguntó ¿Será que la gran inversión de futuro de nuestros Estados está mejor enfocada hacia otras direcciones, el rescate de sistemas financieros corruptos o el sustento de la industria de armamento o del petróleo?

“Literalmente con el agua al cuello y ante ese espíritu de ¡Sálvese quien pueda! que empieza a rezumar en las negociaciones de cambio climático, los Pequeños Estados Isla y otros países especialmente vulnerables barajan ya otras opciones. Una de ellas, exigir medidas de compensación por los daños y pérdidas que provocan hoy (y que seguirán provocando en el futuro) las emisiones de grandes potencias como China, Estados Unidos, Europa o Rusia”, recordó la asesora de Naciones Unidas en las negociaciones del clima.

Kreisler indicó que de prosperar el recurso legal, una vez sorteado el problema de la atribución, la factura económica para los grandes emisores sería astronómica. Mientras, según datos del Banco Mundial, más del 70 por ciento del coste del impacto del cambio climático recae sobre los países más pobres.
En esa dirección, expuso que la factura anticipada en términos de desarrollo humano es dramática: pérdida de vidas, reducción de la disponibilidad de agua (de hasta el 80 por ciento en algunos países tropicales), pérdida de productividad agrícola resultado de inundaciones y degradación de suelos y -con ello- inseguridad alimentaria, desplazamientos y migración de refugiados climáticos y exacerbación de conflictos.
Isabel Kreisler recordó que en el quinto informe de evaluación sobre el calentamiento global, del Panel Inter Gubernamental de expertos sobre el tema, los datos son inequívocos y quienes los discuten no lo hacen por rigor científico sino por interés político.

“Nuestro modelo de desarrollo nos encamina a escenarios de incremento de la temperatura más allá de los 4ºC, con impactos catastróficos para el desarrollo humano e impredecibles para la dinámica del ecosistema global. Resulta difícil sacar conclusiones distintas de la lectura”, significó la experta. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.