Cuba eliminará gases nocivos a la capa de ozono

El país espera disponer en 2014 de red de recogida, transporte, almacenamiento y destrucción, o regeneración de estas perjudiciales sustancias.

Tomado de Planeta Tlapan

Se estima que el agujero comienza a cerrarse, aunque no se esperan cambios significativos al menos hasta 2070.

La Habana, 23 sep. – Cuba podría convertirse en el primer país de América Latina en disponer de un proyecto para la destrucción de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), una de las sustancias más nocivas para el ozono.

En ocasión del Día Mundial para la Protección de la Capa de Ozono, Nelson Espinosa Pena, director de la Oficina Técnica del Ozono (OTOZ), anunció que el próximo año el país implementará una red de recogida, transporte, almacenamiento, destrucción o regeneración, de estas nocivas sustancias.

La OTOZ, con 18 años de funcionamiento, viene impulsando un plan de acciones que involucra no solo a los organismos e instituciones nacionales en la responsabilidad de eliminar las Sustancias que Agotan el Ozono (SAO), sino también en el fomento de una cultura al respecto con la población.

Entre los hechos más relevantes de la jornada, Espinosa Pena, dio a conocer que Cuba dispondrá de un horno que alcanza una temperatura de 1 200 grados Celsius para descomponer las moléculas de cloro de los HCFC, haciendo que los gases eliminados no sean dañinos para la capa de ozono.

La instalación está ubicada en la fábrica de cemento de Siboney, en la central provincia de Sancti Spíritus.

El directivo subrayó que el programa prevé también el perfeccionamiento de la legislación cubana para controlar y evitar el empleo de los mismos en los procesos industriales.

Dijo que fue aprobada la ejecución del programa nacional de reconversión de instalaciones de refrigeración comercial, climatización; la recuperación y reciclaje de refrigerantes; el uso de alternativas libres de HCFC; la capacitación de técnicos, mecánicos e inspectores de Aduana y acciones regulatorias.

Existe un cronograma de eliminación que prevé, para finalizar este año, el congelamiento del consumo de los HCFC. Para 2015, la reducción de un diez por ciento. En 2020, la disminución hasta el 35 por ciento, en 2025, de 67,5, y en 2030 su eliminación total, informó .

Comentó que desde enero de 2013 se inició la aplicación del sistema de cuotas para la importación de SAO en Cuba. Entre estas se hace especial énfasis en los HCFC, y se avanza en un proyecto de capacitación de los inspectores de Aduana, en técnicas para la detección en frontera de esas sustancias agotadoras.

Espinosa recordó que en el país se eliminaron de la refrigeración doméstica y comercial y los aerosoles farmacéuticos e industriales los clorofluorocarbonos (CFC), sustancias con una capacidad de supervivencia en la atmósfera de 50 a cien años.

Tras ser eliminados los CFC, indicó el experto, el país busca la erradicación de la fabricación de espumas con polioles premezclados; del consumo de HCFC en la fabricación de equipos de refrigeración, del uso y consumo de sustancias tipo R-22 como solvente en la limpieza de sistemas y equipos de refrigeración y acondicionadores de aire.

El especialista precisó que de las más de 1 600 toneladas de sustancias agotadoras consumidas en Cuba en los años 90 del pasado siglo, especialmente los CFC, se han logrado reducir drásticamente las emisiones, estimándose en 2013 un total de 280 toneladas.

Bajo el lema “Una atmósfera saludable es el futuro que queremos”, Cuba se ha sumado a la jornada de acciones por el 16 de septiembre, día mundial para la protección de la capa de ozono.

Desde el día primero de septiembre, Cuba llevó a cabo numerosas acciones como actividades infantiles, jornadas de limpieza y embellecimiento, maratones deportivos y otras iniciativas de recreación y en equilibrio con la Naturaleza.

0Flotando entre unos 10 y 16 kilómetros sobre la superficie del planeta, la capa de ozono filtra las peligrosas radiaciones ultravioletas del sol.
Desde la detección en los años 70 del pasado siglo del agujero en la capa, que llegó a alcanzar unos 30 millones de kilómetros cuadrados en 2006, todos los países han reconocido la necesidad de eliminar las SAO para contribuir así a la recuperación del ozono en la atmósfera.

Se estima que el agujero comienza a cerrarse, aunque no se esperan cambios significativos al menos hasta 2070.

En 1994, la Asamblea General proclamó el 16 de septiembre Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono para conmemorar el día en que se firmó en Montreal, en 1987, el Protocolo relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono.

En su mensaje por la efeméride, Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, resaltó que en el empeño por aplicar las decisiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), el notable éxito del Protocolo de Montreal constituye una luz de esperanza, pues da protección a la capa de ozono, contribuye significativamente a la mitigación del cambio climático y recuerda que, ante los peligros que amenazan nuestra existencia, las naciones del mundo son capaces de cooperar por el bien común. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.