El cambio climático amenaza la lucha contra la pobreza

Dijo Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial en la Universidad de Georgetown.

Archivo IPS Cuba

Los sectores empobrecidos son los más perjudicados con el cambio climático.

La Habana, 15 abr.- El desafío del cambio climático no es tan solo ambiental, sino que representa una amenaza fundamental para el desarrollo económico y la lucha contra la pobreza, admitió Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial, en la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos.

“Nos preocupa, en especial, la posibilidad de que si no se toman medidas drásticas a nivel global, un catastrófico proceso de calentamiento planetario eche por tierra gran parte de los avances que hemos experimentado”, dijo el funcionario ante estudiantes y académicos en Washington, a principios de abril.

Al respecto, Jim Yong Kim hizo referencia al más reciente informe del Banco Mundial donde se subraya que   a menos que se adopten, ahora, medidas encaminadas a poner límite a las emisiones peligrosas, en el presente siglo la temperatura aumentará en 4 grados centígrados, o sea más de 7 grados Fahrenheit.

En un planeta con 4 grados más de temperatura el aumento del nivel del mar podría alcanzar 1,5 metros, lo que pondría en peligro a más de 360 millones de habitantes de zonas urbanas, recordó.

Señaló en esa dirección que las zonas afectadas por sequías, que hoy abarcan el 15 por ciento de las tierras de cultivos del mundo, pasarían a constituir alrededor del 44 por ciento de la región de África al Sur del Sahara se vería afectada en forma especialmente severa.

Los fenómenos meteorológicos extremos se darían con devastadora frecuencia, lo que entrañaría incontables pérdidas de vidas humanas y bienes económicos, y quienes más padecerían serían los sectores de menores recursos, que son los menos culpables del cambio climático y quienes menos pueden permitirse la adopción de medidas de adaptación.

Otro desafío crucial, a mediano plazo, es el de la desigualdad, señaló el Presidente del Banco Mundial.

Recordó que mencionar la desigualdad causa un embarazoso silencio. “Tenemos que romper el tabú del silencio en relación con este tema difícil, pero de crucial importancia”, señaló.

Jim Yong Kim añadió que aunque en el mundo en desarrollo la expansión económica siga siendo acelerada, ello no supone que todos sus habitantes se vean beneficiados automáticamente por el proceso de desarrollo.

Significó que lograr que el crecimiento sea inclusivo es tanto un imperativo moral, como una condición crucial de sostenibilidad del desarrollo económico.

“Sabemos que pese a los extraordinarios éxitos de la última década, alrededor de 1300 millones de personas siguen viviendo en condiciones de pobreza extrema, 870 millones de seres humanos padecen hambre a diario y cada año fallecen 6,9 millones de niños de menos de cinco años de edad”, apuntó.

No obstante, el presidente del Grupo del Banco Mundial en su discurso en la Universidad de Georgetown, ratificó que es posible lograr un mundo sin pobreza, pero su consecución dependerá de la adopción de decisiones difíciles y de modificar la manera de trabajar juntos.

En tal sentido dijo que se puede erradicar la pobreza extrema para el 2030 y para ello hará falta la aceleración de la tasa de crecimiento registrada en los últimos 15 años, y en particular un crecimiento alto y sostenido en Asia meridional y África al sur del Sahara.

Agregó que será preciso desplegar esfuerzos por aumentar la inclusión y reducir la desigualdad garantizando que el crecimiento se traduzca en la reducción de la pobreza y, lo que es más importante, a través de la creación de empleo.

Así como también evitar o mitigar posibles crisis, como desastres climáticos o nuevas crisis de los alimentos, de los combustibles o financieras.

Jim Yong Kim apuntó que para lograr el objetivo de terminar con la pobreza extrema antes del final de 2030 harán falta políticas nacionales que se centren decididamente en este objetivo, junto con una labor acelerada y coordinada por parte de los donantes, el sector privado y la sociedad civil.

“Muchos líderes mundiales, durante décadas, han hablado de terminar con la pobreza. Para poner en práctica esta visión hará falta un nivel de compromiso de toda la comunidad internacional que esté a la altura de la envergadura de este desafío histórico”, sentenció. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.