FAO mantiene llamado a preservar manglares

Cerca del 70 por ciento de las costas caribeñas están protegidas por ese tipo de bosque acuático.

Jorge Luis Baños - IPS

Los manglares devienen escudos costeros contra el cambio climático

La Habana, nov.- Representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) mantienen el llamado a proteger los manglares y alertaron que esos ecosistemas constituyen fuentes importantes de protección natural para las naciones del Caribe insular.

El decrecimiento de los manglares en esa región forma parte de la tendencia mundial que conspira contra la existencia de ese tipo de ecosistema, afirman expertos.

Según datos de la FAO, el planeta perdió 3,6 millones de hectáreas de manglares, lo que equivale a un 20 por ciento de su área total.

Los manglares ocupan cerca del 70 por ciento de las costas de los estados insulares caribeños, de ahí su importancia medioambiental, económica y social.

Son los humedales o ciénagas los espacios naturales por excelencias de ese tipo de vegetación costera. En tal sentido, Cuba y República Dominicana son las naciones con mayores superficies de esos bosques en la región.

En el Caribe, las principales acciones depredadoras de esos ecosistemas están asociadas a la construcción de infraestructuras turísticas, asentamientos urbanos y actividades productivas agropecuarias próximas al litoral, la contaminación de los mares, y la sedimentación.

En la mayoría de las naciones caribeñas estos sitios han sido declarados como zonas protegidas, aunque el auge de la industria turística ya ha causado daños irreversibles, afirmó el ingeniero Ernesto Duarte, experto dominicano en ecosistemas costeros.

Por su parte, la bióloga Lena Verdecia, de la Universidad de la Florida, señala que al manglar hay que verlo desde la perspectiva de su protección y de repoblar las áreas de donde han desaparecido, pues es una de las maneras de mitigar los daños asociados al cambio climático.

Para los especialistas, los humedales son un ecosistema compuesto fundamentalmente por manglares que se desarrollan en zonas costeras, pantanos y la desembocadura de los ríos y se caracterizan por soportar altos niveles de salinidad del agua.

Los bosques de manglares son zonas de vida, pues entre su tupida vegetación viven diversas especies, tanto de flora como de fauna, que aportan una gran riqueza a los entornos en los que se desarrollan.

Los manglares sirven también para disminuir los efectos de los huracanes, maremotos y otros fenómenos naturales, pues ayudan a atenuar la intensidad de los vientos y el golpe de las olas sobre las costas, reduciendo la erosión costera y amortiguando posibles daños a las infraestructuras”, asegura Danilo Sánchez oceanógrafo puertorriqueño.

Ese tipo de ecosistema está protegido por la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, conocida como Convenio de Ramsar, pues fue firmada en la ciudad iraní homónima, el 2 de febrero de 1971 y entró en vigor en 1975.

El principal objetivo de dicho acuerdo suscrito por más de 160 países es la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.