Huracanes por venir cada vez más peligrosos

El progresivo calentamiento global de los mares genera mayor intensidad, más lluvia y frecuencia de esos organismo meteorológicos.

Jorge Luis Baños/ jlbimagen@gmail.com

Los ciclones siguen siendo la principal amenaza natural para el Caribe,

La Habana, 26 ago.- La probabilidad de que los huracanes dispongan de mayor intensidad, más lluvias y frecuencia estaría asociado al cambio climático, reiteró el meteorólogo cubano José Rubiera.

El ascenso de la temperatura de las aguas del mar sería la causa fundamental de ese fenómeno, explicó el director del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba (INSMET).

Al respecto, subrayó que los océanos verían incrementar su temperatura de 1,5 a 4 grados Celsius para finales del presente siglo.
Rubiera expresó que los pronósticos científicos calculan que los huracanes serán cuatro por ciento más intensos y tendrán un 12 por ciento más de precipitaciones por cada grado Celsius que suba la temperatura del mar.

Insistió en que ese calentamiento, resultado de la actividad humana sobre su entorno natural, propende a la formación de más huracanes cada vez más letales por el aumento de la velocidad de los vientos y la intensificación de las lluvias.

El especialista habló también de la relación directa existente entre el incremento de la fuerza de los vientos y los niveles de penetración del mar aumentando así el riesgo para las zonas costeras.

Rubiera recordó que el huracán Gustav a su paso por una localidad del extremo occidental de Cuba, alcanzó vientos sostenidos con una velocidad record de más de 300 kilómetros por hora.

En conferencia impartida en el aula ecológica de la habanera Quinta de los Molinos, el martes 20, el experto puso como ejemplo que en los últimos 18 años se duplicó el número de huracanes de gran intensidad que azotaron a Cuba.

Al respecto expresó que la mayor de las Antillas ha experimentado en el lapso de referencia el más alto nivel de actividad ciclónica desde el siglo XIX.
Rubiera informó que en esos 18 años fueron ocho los huracanes de gran intensidad para un promedio de tres años de diferencia entre cada uno. Ello constituye un record, pues antes de 1995 la ocurrencia de tan dañinos fenómenos climatológicos promediaba los 12 años, subrayó.

El científico ponderó que los huracanes seguirán siendo la entidad natural de mayor peligro para el Caribe y, por lo tanto, las acciones de prevención son vitales.

A renglón seguido significó que resulta indispensable la interrelación entre los centros de pronóstico, la defensa civil y los medios de comunicación para informar de manera oportuna y adecuada a la población y a las autoridades. Destacó que Cuba es un ejemplo de ese tipo de coordinación.

Al respecto, señaló que entre 2001 y 2009, la isla a consecuencia de los organismos meteorológicos que la azotaron en ese lapso, tuvo pérdidas materiales ascendentes a 19 mil millones de dólares y solo tuvo 52 muertos, de ellas 43 en huracanes de gran intensidad, para un promedio de 2, 39 muertes por año, considerada la tasa más baja del continente.

La conferencia del reconocido especialista cubano forma parte de la exposición “Retos de la naturaleza” que integra un proyecto de comunicación sobre cambio climático, adaptación y mitigación en el Gran Caribe que lleva a cabo la agencia Inter Press Service IPS a nivel regional, con apoyo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude). (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.