Reforestación conjunta Haití-República Dominicana

Los presidentes de ambas naciones caribeñas sembraron el primer árbol de un ambicioso plan que comprende la zona fronteriza de los dos países.

Haití y República Dominicana impulsan un plan de reforestación que debe elevar la superficie boscosa de ambos países.

La Habana, 16 jun.-  Los  mandatarios  de República Dominicana y de Haití, Danilo Medina y Michel Martelly,  inauguraron a principios de junio un plan de reforestación en la frontera común.

Ambos dignatarios asumieron el compromiso de proteger, en común acuerdo, sus recursos naturales, y se comprometieron a emprender un programa que aumente la cobertura boscosa en ambos países.

Medina puso a disposición del gobierno de Martelly las plantas que sean necesarias para apoyar a Haití en el amplio programa de reforestación que desarrolla para elevar su capa arbolada de 2 a 4 por ciento en tres años.

“Tenemos viveros en todas partes del país y estamos dispuestos a compartirlos”, afirmó Medina, durante una ceremonia que coincidió con el Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado cada  5 de junio para promover la conciencia medio ambiental.

Los dos gobernantes sembraron juntos en la localidad de Dosmond, cerca de Juana Méndez (del lado dominicano), un árbol de caoba como expresión de su compromiso a la protección de los recursos naturales y los planes de reforestación que abarcan a la isla entera.

Allí visitaron el Centro de Propagación Vegetal, un proyecto del Corredor Biológico del Caribe inaugurado hace un año, financiado por la Unión Europea y facilitado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

La siembra del árbol se produjo en el marco de la Campaña Nacional de Reforestación 2013-2016 en Haití, que se ejecutará bajo el lema “Un haitiano, un árbol”, con lo cual se pide la integración de todo el pueblo de esa nación, para lograr la meta trazada por el gobierno.

De esta forma, los dos presidentes pusieron de manifiesto su compromiso con el medioambiente y su decisión de contribuir a la recuperación de la capa vegetal y los bosques de Haití, a fin de que sean un legado de sostenibilidad para las futuras generaciones.

En su discurso, Medina dijo que dominicanos y haitianos están obligados a vivir de una forma decente, sin afectar a las generaciones futuras, para no escuchar reclamos como el que hicieron esta mañana una niña haitiana y otra dominicana que hablaron durante el acto.

Tanto el presidente dominicano como su homólogo de Haití expresaron que el plan tiene como objetivo proteger los recursos naturales y enfrentar los problemas medioambientales que afectan con mayor dureza a la vecina nación.

El lugar escogido para iniciar el  ambicioso programa  es  la localidad haitiana de Ouanaminthe,  (colindante con la provincia dominicana de Dajabón, al noreste) una de las zonas puentes del comercio entre ambas naciones, virtualmente desforestada por la acción depredadora del hombre.

El proyecto que comienza a materializarse busca reforestar de forma masiva la frontera común y proteger las cuencas hidrográficas de la zona, particularmente asolada del lado haitiano.

Según Bautista Rojas Gómez, ministro de Medio Ambiente dominicano,  su país dispone de alrededor de 2 millones de plántulas de diversas especies para destinarlas a la reforestación de la franja fronteriza, especialmente del lado haitiano.
 
En la zona que corresponde al vecino país, dijo, las autoridades ambientales dominicanas utilizarán plántulas endémicas.

La República Dominicana ha manifestado en diferentes escenarios su deseo de colaborar en materia de medio ambiente con Haití, cuyo jefe de Estado anunció a principios de año un ambicioso plan para la reforestación y la gestión territorial, que permitirá la creación de 30.000 puestos de trabajo.

La iniciativa busca poner fin a las repetidas inundaciones, así como a la erosión, transporte y acumulación de sedimentos, que constantemente ponen en peligro vidas, bienes e infraestructuras en Haití, según dijo Martelly al conmemorar el pasado 12 de enero el tercer aniversario del potente sismo que asoló parte de la capital haitiana y provocó unos 300.000 muertos. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.