Sandy considerado “histórico”

Su impacto devastador está asociado al cambio climático.

AIN/IPS

Sandy pasó a la historia como la supertormenta.

La Habana, 12 nov.- Los efectos del huracán Sandy fueron más intensos debido al cambio climático, afirmó Kevin Trenberth, director de Análisis del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos, a propósito del paso de la devastadora tormenta por ese país.

Explicó Trenberth que el fenómeno meteorológico, que desoló amplias zonas del Caribe y de la costa este estadounidense es una tormenta digna de recibir el adjetivo de “histórica”.

Agregó que debido a la alta temperatura oceánica hubo 10 por ciento más de agua evaporada alimentando al sistema, y en consecuencia, 20 por ciento más de lluvia.

“Decir que esta tormenta es entre un 5 y un 10 por ciento más severa por el cambio climático puede parecer poca cosa, pero ese porcentaje es tremendamente significativo y representa un tanto por ciento adicional que suele ser la gota que colma el vaso y que hace que las consecuencias puedan ser devastadoras”, afirmó el experto.

Trenberth dijo estar seguro que tanto este huracán como el resto de eventos extremos ocurridos en 2012 “hubieran sucedido seguramente sin cambio climático, pero no hubieran roto todos los récords conocidos ni sus efectos hubieran sido tan mayúsculos”.

Además, el calentamiento no solo intensificará tormentas y sequías en el futuro sino que las hará más frecuentes, destacó Trenberth.

Debido a la naturaleza de la atmósfera, estos eventos “no ocurrirán siempre en el mismo lugar, sino que se irán desplazando y su ubicación geográfica dependerá del fenómeno climático llamado El Niño”, que calienta de manera extraordinaria las aguas del Pacífico tropical y tiene capacidad de crear patrones meteorológicos con consecuencias globales.

El Niño “provocó una intensa sequía en Australia en 2009, acompañada de una ola de calor y de fuertes incendios; en 2010 le tocó a Rusia, en 2011 al sur de Estados Unidos y en 2012 a la zona central de Norteamérica, que ha batido récords de altas temperaturas e incendios.

Consideró además que el calentamiento global no solo intensificará tormentas y sequías en el futuro, sino que las hará más continuas.

“Veremos a quien le toca en 2013, seguramente a otro continente, manifestó Trenberth, quien es uno de los autores de los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés) de 2003 y 2007.

El Huracán Sandy fue el decimoctavo ciclón tropical de la temporada de huracanes 2012 y el décimo en alcanzar el nivel de huracán.

Los vientos e intensas lluvias asociados al meteoro afectaron a Haití, República Dominicana, Jamaica, Cuba, Bahamas, Bermudas, Estados Unidos y Canadá; cobrando la vida, según la estadística actualizada hasta inicios de noviembre, de 70 personas en el Caribe, 90 en Estados Unidos y dos en Canadá, aunque podrían aumentar con el paso del tiempo.

La tormenta se formó en asociación a una baja presión en el mar Caribe el día 18 de octubre y en su lento desplazamiento hacia el oeste aumentó su actividad de lluvias y tormentas eléctricas.

El día 24 de octubre en la tarde ya Sandy se había convertido en un poderoso huracán de categoría uno, ubicado a sólo 100 kilómetros de Kingston y en casi cuatro horas el ojo del huracán tocó el sudeste de Jamaica.

Luego, siguió desplazándose en dirección norte, donde se fortaleció a un huracán de categoría dos, posteriormente tocó tierra a la 1:30 de la madrugada del 25 de octubre en la provincia de Santiago de Cuba. A su paso sobre el oriente de la isla durante cinco horas, dejó cuantiosos daños materiales y 11 pérdidas humanas.

La prensa estadounidense bautizó este fenómeno atmosférico con el nombre de Frankenstorm o Supertormenta debido a la interacción con un sistema invernal.

Durante los días posteriores, Sandy se había desplazado paralelamente a la costa este de los Estados Unidos trayendo consigo lluvias, tronadas e incluso nevadas en las áreas montañosas.

En la noche del lunes 29 de octubre la gigantesca tormenta había tocado tierra en el estado de Nueva Jersey a 10 kilómetros al suroeste de Atlantic City, no sin antes convertirse en un poderoso ciclón postropical cuyas bandas nubosas de viento se extendían por más de 800 kilómetros.

En su desplazamiento por el territorio estadounidense, Sandy continuó provocando condiciones de clima inestables especialmente en Nueva York, Massachusetts, Rhode Island y Nueva Inglaterra. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.