Fuego caribeño se enciende en tiempos agitados

Cuba acogerá la tradicional fiesta cultural caribeña, que llega en momentos difíciles para varios países de la región.

Jorge Luis Baños - IPS

En la Fiesta del Fuego participan grupos portadores de la cultura caribeña.

La Habana, 3 jul.- La edición 31 del Festival de Caribe empezó este domingo en la ciudad oriental de Santiago de Cuba. La cita abre un paréntesis cultural en el pulso cotidiano de una región atravesada por movilizaciones sociales, reformas, incertidumbre política y la urgencia de concretar la integración económica.

La también llamada Fiesta del Fuego llega apenas dos meses después del sexto Congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba, que definió los cambios para “actualizar” el modelo socioeconómico de la mayor isla caribeña. 
Uno de los lineamientos aprobados en el evento precisó la necesidad de reducir gastos en la educación, la salud, la cultura y el deporte, “así como generar nuevas fuentes de ingreso y evaluar todas las actividades que puedan pasar del sector presupuestado al sistema empresarial.” 

En ese sentido, el Festival del Caribe tratará de mantenerse como un encuentro cultural sostenible, a partir de los ingresos generados por el turismo que hasta el próximo 9 de julio arribará a la urbe oriental, afirmó Orlando Vergés, presidente del Comité Organizador, en declaraciones a la prensa estatal cubana.

“Creemos que la cultura puede generar fondos que se reviertan en la sostenibilidad de nuestros programas”, sostuvo Vergés.

Mientras las calles santiagueras viven días de fiesta, animadas por unos 800 participantes de más de 20 países, la Comunidad del Caribe (Caricom, según sus siglas en inglés), celebra desde el viernes su cumbre anual en Basseterre, Saint Kitts y Nevis. Las autoridades de ese bloque regional intentarán sacar a esa iniciativa del impasse en que se encuentra y reactivar los mecanismos de integración económica. 

Uno de los principales obstáculos para concretar los objetivos de ese bloque regional, fundado en 1973, es la falta de un marco legal común que obligue a sus 15 miembros a aplicar las medidas acordadas en cada reunión, según ha reconocido Tillman Thomas, primer ministro de Granada y presidente de Caricom. 

En los extremos del Gran Caribe, una zona geográfica que incluye también a los países de Centroamérica y América del Sur con costas en ese mar, tampoco los tiempos parecen demasiado propicios para festividades. En Venezuela permanece la incertidumbre por el estado de salud del presidente Hugo Chávez, al tiempo que México atraviesa una interminable ola de violencia.

Muy cerca del oriente cubano, en Haití, el estancamiento de la recuperación después del terremoto del 12 de enero de 2010 constituye el reto más apremiante para el nuevo gobierno encabezado por Michel Martelly, quien deberá hacer magia para aliviar la abrumadora pobreza de sus compatriotas.

En ese contexto, el Festival del Caribe acogerá este año nuevamente a especialistas de la región en el coloquio El Caribe que nos une, cuyos debates estarán dedicados a temas como género, cultura e identidad, medicina popular tradicional y religiones populares. 

Un momento importante será el concierto de dos steel bands cubanas y una representante de Trinidad y Tobago, país invitado de honor, donde nació ese tipo de agrupación. La delegación trinitaria traerá asimismo una muestra de su carnaval, considerado el más vistoso del hemisferio, después del celebrado en Río de Janeiro.  

La próxima edición de la Fiesta del Fuego rendirá homenaje a Martinica, en un esfuerzo por acercarse a la cultura francófona. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.