Playas en la primera línea de combate

Las playas atraen cada año a más de un millón de personas en Barbados.

Desmond Brown - IPS

Barbados tiene 97 kilómetros de franja costera y es una de las islas más bajas del Caribe

BRIDGETOWN, feb (IPS) – Como la mayoría de sus vecinos en el Caribe anglófono, el principal bien económico de Barbados es su zona costera.

Así que no sorprende que la inestabilidad de la costa y los desastres cada vez más frecuentes por el cambio climático llamaran la atención del gobierno de esta diminuta isla, cuyo clima tropical, playas arenosas, arrecifes y otros ecosistemas distribuidos en sus 97 kilómetros de litoral crean condiciones óptimas para la industria turística.

La costa también es fundamental para la vida social y recreativa de la población. Las playas atraen cada año a más de un millón de personas.

Pero funcionarios del gobierno, especialmente los ambientales, sostienen que el cambio climático está afectando y tiene el potencial de modificar drásticamente el perfil de riesgo del país, al alterar la frecuencia y severidad de los peligros existentes, además de generar nuevos, como el aumento del nivel del mar, lo que a su vez agrava la vulnerabilidad socioeconómica.

En respuesta a esta amenaza, Barbados lleva a cabo un Programa de Evaluación de Riesgo y Manejo Costero, que aspira a crear resiliencia a los peligros costeros y el cambio climático en todos los sectores afectados, entre ellos la agricultura, la salud y la energía.

“Por su diseño, su intención es integrar consideraciones sobre adaptación al cambio climático y reducción del riesgo de desastres en el Programa Integrado de Manejo de la Zona Costera de Barbados ya existente”, dijo a IPS el director de la Unidad de Manejo de la Zona Costera (CZMU, por sus siglas en inglés), Leo Brewster.

“El grado de detalle del programa busca garantizar que Barbados tenga el conocimiento más actualizado sobre su zona marina y costera y las áreas de mayor vulnerabilidad a riesgos costeros y de otro tipo”, señaló.

“Esto derivará en el desarrollo de una herramienta completa de apoyo a las decisiones en materia de manejo costero en la isla”, agregó.

La situación de Barbados no solo interesa en su propio territorio, sino también a su vecina más cercana, Granada.

El ministro de Relaciones Exteriores granadino, Karl Hood, se mostró muy preocupado por Barbados -al que describió como “la más baja de nuestras islas”- y por los trastornos que un aumento del nivel del mar puede causar a los habitantes de este país.

En este último aspecto, “Barbados está en problemas, porque no tiene grandes montañas. No se puede tomar a todos los habitantes de Barbados y decir: ‘Pongámoslos en el interior de Guyana (por ejemplo) porque allí hay mucho espacio’”, planteó.

“Esto es lo que tenemos, la gente se siente muy atada a su patrimonio, a su patria, y la pérdida de la patria es algo difícil”, agregó.

Hood, exministro de Ambiente, indicó que “uno nunca se siente en casa cuando está en la casa de otro. Aunque somos pequeños, este es nuestro orgullo, esto es todo lo que tenemos, lo que somos, y perderlo es lo que no queremos. Así que nos hemos comprometido a luchar”.

Los funcionarios de Barbados sostienen que, gracias al nuevo programa, también habrá nuevos roles y responsabilidades en relación a la mitigación de riesgos, que va más allá del ámbito de la CZMU e incluye, entre otros, el Departamento de Manejo de Emergencias.

“Este programa es visto con gran interés en el mundo, porque Barbados será uno de los primeros países en incorporar los riesgos a un plan maduro y exitoso de manejo integrado de zonas costeras”, dijo el primer ministro Freundel Stuart en el lanzamiento del proyecto, a fines de enero.

“Hay que felicitar al equipo técnico de la Unidad de Manejo de Zonas Costeras por la conceptualización y el desarrollo de sus componentes. Gracias a eso, este pequeño estado insular en desarrollo es ahora un campeón de las mejores prácticas costeras en el ámbito regional e internacional, y países litoraleños de todo el mundo buscan asistencia técnica y consejos de nuestros expertos”, añadió Stuart.

La CZMU trabaja para incorporar tecnologías y métodos de adaptación al cambio climático, así como consideraciones sobre reducción del riesgo de desastres, en procesos de manejo integrado de zonas costeras, añadió el primer ministro.

El proyecto, primero en su tipo en América Latina y el Caribe, permitirá realizar una evaluación exhaustiva de los riesgos y vulnerabilidades de Barbados a peligros vinculados al nivel del mar, como marejadas y tsunamis, dijo Stuart.

Brewster señaló que la isla es líder en la región, y que se espera que su experiencia sirva de modelo.

El multimillonario programa pudo ser financiado por el gobierno de Barbados mediante un préstamo de 30 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El acuerdo para el préstamo se firmó hace un año, y el programa está en la etapa de expresión de interés por parte de empresas que aspiran a trabajar en sus tres componentes principales. Las compañías serán luego preseleccionadas para que el BID las apruebe y se inicie la presentación de propuestas técnicas, explicó Brewster.

Para esta isla, el cambio climático entraña aumento del nivel del mar, erosión de playas, sequía causada por alteraciones en los regímenes meteorológicos y más inundaciones por lluvias inusuales, escasez de agua potable, impactos en la agricultura y decoloración y muerte de corales.

“Cuando tenga una mejor comprensión de los problemas del cambio climático que pueden afectar a la isla, el Programa de Evaluación de Riesgo y Manejo Costero ayudará a identificar las áreas de alto riesgo y permitirá una planificación más efectiva del desarrollo de la zona litoraleña”, dijo Brewster.

“También habilitará la adopción de estándares para la adaptación, que ofrecerán mejor protección a las construcciones costeras y permitirán planes de manejo más adecuados del litoral”, agregó.

(FIN/2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.