“Si es bueno para los Estados insulares es bueno para el planeta”

La Alianza de Pequeños Estados Insulares está presente en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

Un grupo de activistas en la conferencia COP 20 en Lima. Crédito: Desmond Brown/IPS

LIMA, 8 Dic 2014 (IPS) – La principal negociadora de la alianza intergubernamental de pequeños países insulares y costeros de baja altitud no tiene pelos en la lengua. El tratado internacional sobre cambio climático que se negocia actualmente en la capital peruana “es para asegurar nuestra supervivencia”, afirmó.

Ngedikes “Olai” Ulodong representa a la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS, en inglés) y está presente en la Conferencia de las Partes (COP 20) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebra en Lima desde el día 1 y hasta el viernes 12.

La delegada dijo a IPS que espera que el tratado “tome en cuenta todas las acciones que adoptamos, y que nos asegure acceso a la financiación para prepararnos mejor para los impactos que se proyecta que sufrirán nuestras pequeñas islas”.

Se espera que el acuerdo se adopte en la COP 21, que se celebrará en París en 2015, y que entre en vigor en 2020 como un protocolo, un instrumento jurídico o “un resultado acordado con fuerza legal” vinculante para todas las partes.

Uludong dijo que para la AOSIS el tratado ideal sería aquél que tome a los pequeños estados insulares en desarrollo (PEID) como marco de referencia.

“Si el tratado toma en cuenta las necesidades de los PEID, entonces será bueno para el planeta entero. Nosotros luchamos en representación de 44 miembros, pero… el acuerdo también salvará a las islas de los países desarrollados más grandes. Por ejemplo, Estados Unidos tiene a las islas de Hawái “, recordó.

Creada en 1990, el objetivo principal de la AOSIS es consolidar las voces de los PEID para enfrentar el recalentamiento planetario.

Uludong dijo que su primera prioridad para París es que se avance en el acuerdo de 2015, así como la discusión de las consecuencias mundiales del aumento promedio de la temperatura entre 1,5 y 2 grados.

“La meta a largo plazo debe ser limitar el aumento de la temperatura por debajo de 1,5 grados y en esta sesión debemos considerar formas que lo garanticen”, señaló, al agregar que la financiación es otra de las prioridades en la COP 20.

“¿Cómo se puede animar a los países donantes a reavivar el Fondo de Adaptación? ¿Cómo se puede acceder a la financiación del nuevo mecanismo, el Fondo Verde del Clima?”, preguntó Uludong.

Dado que la financiación es un pilar central del acuerdo climático de 2015, el estado actual del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) es otro tema preocupante para la AOSIS.

El mismo fue diseñado para que los países ricos puedan compensar sus emisiones mediante la financiación de proyectos bajos en carbono en los países en desarrollo que generen permisos por cada tonelada de dióxido de carbono (CO2) evitada.

“El panorama general es que el MDL está en una encrucijada”, afirmó Hugh Sealy, el director del mercado mundial del carbono, a IPS.

“El mercado se derrumbó. El precio de las” Reducciones Certificadas Emisiones (RCE) “se desplomó de un máximo de entre 10 y 15 dólares por RCE a menos de 30 centavos de dólar”, explicó.

“El precio de la RCE ahora es tan bajo que los encargados de los proyectos no tienen incentivos para inscribir proyectos nuevos en el MDL y quienes ya los inscribieron” tampoco los tienen, añadió Sealy.

Los RCE son un tipo de unidad de emisiones o créditos de carbono emitidos por el MDL para las reducciones de emisiones logradas por los proyectos amparados por el mecanismo y verificados por una Entidad Operacional Designada acreditada según las normas del Protocolo de Kyoto.

“Necesitamos que se tome una decisión clara en Lima, en general, y en París, en particular, referida a cuál será el papel del mecanismo de compensación internacional en el nuevo régimen climático”, dijo Sealy.

“Los países desarrollados, en especial, deben… crear más demanda para los RCE…. también buscamos mercados no tradicionales y vemos cuáles son los servicios que podríamos ofrecer a las instituciones financieras que deseen tener su financiación basada en los resultados verificados “, agregó.

Sealy también dijo que quiere “verse cara a cara con los tecnócratas de Bruselas”, donde dijo que “alguien tomó una decisión tonta” en la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE).

Una decisión de Bruselas, explicó, socavó al MDL porque restringió el uso de sus permisos en el sistema de comercio de emisiones de la UE.

Desde la perspectiva de la AOSIS, Uludong sostiene que se puede aumentar el precio de los RCE con “tecnologías verdes y con incentivos para que los países tengan proyectos más favorables al medio ambiente” a través del MDL.

Entre las expectativas de mediano y largo plazo de AOSIS, según Uludong, está la labor de mejorar las tecnologías adecuadas que reduzcan las emisiones y que permitan que los países abandonen los combustibles fósiles para adoptar tecnologías alternativas y renovables.

“Si podemos hacerlo de ahora a 2020 entonces podremos reducir drásticamente los impactos, asegurando que esas tecnologías cumplan el objetivo de reducir los gases de efecto invernadero a través de la mitigación”, dijo a IPS.

“Ya sabemos que los niveles de emisión de CO2 son un desastre en este momento, con más de 450 partes por millón. ¿Cómo se puede reducir eso? Asegurando el aprovechamiento de las tecnologías existentes que puedan, desde ahora hasta 2020, ayudar a reducir las emisiones y estabilizar la atmósfera”, añadió Uludong.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.