Caribe: Alianza petrolera

En junio de 2005 el presidente venezolano Hugo Chávez anunció el nacimiento de PetroCaribe.

Archivo IPS Cuba

PetroCaribe coordinará la producción, refinación y distribución de petróleo en el área.

Una propuesta venezolana de integración caribeña en el tema petrolero, en la que Cuba participa activamente, contribuirá a dar una solución al problema energético, además de contribuir a consolidar la estabilidad política de la región.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció el 29 de junio el nacimiento de PetroCaribe , tras concluir el I Encuentro Energético de Jefes de Estado y de Gobierno del Caribe sobre el tema. Junto al mandatario venezolano firmaron el documento, que da vida a la nueva empresa regional, los representantes de República Dominicana, Granada, Jamaica, Suriname, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nevis, Santa Lucía, Belice, Bahamas, San Vicente y las Granadinas, Guyana, Dominica y Cuba. Medios de prensa indicaron que Barbados y Trinidad y Tobago, aunque elogiaron el proyecto, solicitaron más tiempo para su revisión y posible unión en el futuro.

Según explicó Chávez, ese esfuerzo pretende trascender más allá del temporal, para impulsar una nueva situación de seguridad energética y garantía en el futuro para el desarrollo social, económico, mejor nivel de vida y más allá la integración de los países que animan ese proyecto. Al respecto, exhortó a trabajar para que el Caribe sea en el futuro tierra de paz y de justicia, de igualdad, de fraternidad y de vida para todos sus pueblos.

La iniciativa venezolana se propone una mejor utilización de los recursos del área y disminuir los efectos negativos de los costos de la energía, originados por factores especulativos y geopolíticos.

Los principios declarados de la joven entidad son la solidaridad y corresponsabilidad, acceso a un precio justo y razonable de los energéticos y una proyección que abarca también lo social, tecnológico y social.

PetroCaribe debe ser catalizador de la integración y mejor aprovechamiento de los recursos energéticos contra asimetrías como la pobreza, la distribución desigual, el desequilibrio comercial, la falta de acceso a la educación y por el derecho a la información sin censura, indican los documentos del proyecto.

El principio de solidaridad compartida constituye la base que anima la iniciativa como instrumento facilitador del intercambio que transforme los mecanismos tradicionales que se han deformado para convertirlos en factor de desarrollo, indica un extracto del documento.

Asimismo establece la coordinación de políticas de energía, explotación petrolera y derivados, tecnología, desarrollo de infraestructura y aprovechamiento de fuentes alternas.

Entre los aspectos más importantes resalta la creación de un fondo para el desarrollo social económico, que facilitará la formación de una estructura de almacenamiento y de infraestructura de los países miembros de PetroCaribe.

Se estableció igualmente la equiparación de los fletes con el costo del transporte y las facilidades de financiamiento con períodos de pago de 25 años e interés de uno por ciento, con un año de gracia, entre otros elementos.

Para llevar a la práctica el carácter de instancia coordinadora para la producción, refinación, transporte y suministro se decidió crear una plataforma institucional con un Consejo Ministerial. Ese organismo debe reunirse obligatoriamente una vez al año en situaciones normales y será coordinado por una Secretaría Ejecutiva, a cargo del ministro de Energía y Petróleos de Venezuela.

El Consejo tendrá una presidencia en manos del país miembro que haya sido designado como anfitrión, encargado de la administración de los asuntos de ese organismo hasta la próxima reunión. Entre las funciones del Consejo Ministerial está definir estrategias a largo plazo, delegar funciones y responsabilidades necesarias, la aprobación de tópicos de interés prioritario y acordar el ingreso o no incorporación de miembros.

Para que esa instancia pueda comenzar a funcionar de inmediato, Chávez dispuso la creación de un fondo ALBA-Caribe, en alusión a la Alternativa Bolivariana para las Américas propuesta por Venezuela. Para iniciar el fondo, el primer mandatario venezolano ofreció entregar 50 millones de dólares. Asimismo, Venezuela anunció la creación de PDV-Caribe, una filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA) que garantizará una relación directa y sin intermediarios, con una red logística de buques, capacidad de almacenaje y donde sea posible, la red de distribución.

Los beneficios incluyen financiamiento a largo plazo desde 15 hasta 50 por ciento, en dependencia de los precios del petróleo, con períodos de gracia de uno a dos años.

En el contexto del encuentro, que se realizó en el balneario caribeño de Puerto La Cruz , a unos 300 kilómetros de Caracas, Venezuela anunció la redefinición de su política energética para favorecer los intereses nacionales y del resto de los países de América Latina y el Caribe.

El ministro de Petróleo y Energía y presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, dijo a reporteros que se trata de utilizar la energía como un factor de desarrollo y no de especulación.

Ramírez apuntó que la política del sector no puede estar diseñada en torno a las necesidades del primer país consumidor. Ahora, precisó, vamos a mirar hacia el Sur y hacia el Caribe.

Durante la cita, el presidente cubano, Fidel Castro, quien dijo no haber previsto inicialmente su participación en la reunión pero decidió asistir dada la importancia del encuentro, exhortó a la unión para lograr la supervivencia en el contexto de las crisis que se avecinan, provocadas por las políticas de despilfarro de los países ricos. Asimismo, advirtió que los problemas del mundo se han ido acumulando debido al saqueo despiadado del Tercer Mundo, el intercambio desigual, la deuda y otros fenómenos.

El presidente cubano alertó sobre la tragedia que puede significar la desaparición del petróleo y recordó que el ataque de Estados Unidos a Iraq no fue motivado por la acción terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York, sino por la conquista de la energía.

Al aludir a los altos costos de la utilización de otras fuentes de energía como la termonuclear, Castro preguntó qué esperanzas tienen África y América Latina para desarrollar esas tecnologías y consideró que la situación crítica actual ha sido provocada por la irresponsabilidad de los países desarrollados y la implantación de un orden insostenible e intolerable.

Para el mandatario, la crisis no es sólo energética y abarca la producción de alimentos, la erosión y la posibilidad de una guerra nuclear como consecuencia de la irresponsabilidad, hasta llegar a poner en peligro la supervivencia de la raza humana.

Al respecto, Castro destacó la responsabilidad y generosidad de su homólogo venezolano Hugo Chávez y, ante la crisis de energía que se avecina, consideró esencial la unión de los países y la integración como único camino del porvenir.

Según analistas cubanos, sólo Venezuela puede emprender actualmente un esfuerzo de esa magnitud beneficiando a los pueblos caribeños con suministro de combustible y facilidades de pago ante la terrible situación de la economía mundial y los altos precios del petróleo, por contar con las mayores reservas petrolíferas y de gas en el continente, ser la única nación latinoamericana miembro de la OPEP y además constituir la inspiradora de la cooperación entre los países por medio de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Cuba ya se beneficia de un acuerdo petrolero bilateral con Venezuela. Un convenio firmado en 2000 estableció el suministro de 53.000 barriles, con facilidades de pago, que fue ampliado con posterioridad a 80.000 barriles, lo que representa más de la mitad de las necesidades de crudo de la isla, y que se completan con los cerca de 90.000 barriles del petróleo -pesado y con alto contenido de azufre -que se extrae en la nación caribeña. Según datos cubanos, el consumo es de unos 160.000 barriles cada día.

Al hablar en la creación de la empresa que integrará los esfuerzos energéticos de la región, en nombre de los países que asistieron a la invitación de Venezuela, el primer ministro de Jamaica, Percival Patterson, consideró que PetroCaribe es una línea de salvación y oportunidad para los programas sociales y las necesidades urgentes del Caribe. Patterson precisó que la nueva empresa reforzará los vínculos en la búsqueda de soluciones conjuntas a los problemas comunes, reducirá los costos de transporte del combustible y propiciará la aplicación de programas sociales para beneficio de los pueblos.

Durante su estancia en Venezuela, Castro concedió una entrevista el jueves 30 a la televisora estatal Venezolana de Televisión que fue grabada y retransmitida horas más tarde en la isla.

En el transcurso del diálogo, el presidente cubano se refirió a la amenaza que, a su juicio, representa el modelo neoliberal para el porvenir de la Unión Europea.   En su opinión, el masivo rechazo a la Constitución en Europa, expresado recientemente por los votantes de Francia y Holanda, constituye una verdadera “sublevación”.

Agregó que   los europeos “se han embarcado en la aventura política, además de económica, sobre bases neoliberales”, lo que les ha costado la unidad y es “la causa fundamental de la sublevación de los europeos frente a la Constitución de la comunidad”, dijo.

En la extensa entrevista se produjo un debate entre el entrevistador venezolano y Castro sobre la Crisis de los Misiles, en 1962, cuando la humanidad estuvo al borde de una guerra nuclear.

El mandatario cubano reiteró su posición sobre el error soviético de haber retirado los misiles, consideró que nunca debieron permitirse los vuelos rasantes sobre Cuba que permitieron demostrar la presencia en la isla del armamento ofensivo y, al mismo tiempo, valoró la actuación del presidente estadounidense John F. Kennedy para enfrentar la crisis.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.