Caribe: Primera zona regional de turismo sustentable

La cumbre de la Asociación de Estados del Caribe en 2001 acordó crear en el Gran Caribe una zona de turismo sustentable.

Baldrich - IPS

El turismo es la fuente de divisas más importante de muchos países caribeños.

La tercera cumbre de gobernantes de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), realizada el 11 y 12 de este mes en la venezolana Isla de Margarita, acordó constituir a la región del Gran Caribe como zona de turismo sustentable, la primera de su tipo en el mundo.

El Gran Caribe comprende México, América Central, Venezuela, Colombia, las Guayanas y las Antillas, pero no las posesiones británicas, ni Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses, debido al rechazo de Washington a compartir una asociación regional donde se encuentre Cuba.

En la AEC participan de pleno derecho 25 estados soberanos, y hay tres miembros asociados: Aruba y Antillas Neerlandesas, bajo soberanía de Holanda, y Francia, por sus departamentos de ultramar Guadalupe, Martinica y la Guayana Francesa. Como observadores participan 16 países.

La cumbre se instaló al día siguiente de que en Venezuela se cumpliese un paro general de empresarios y trabajadores, que paralizó cuatro quintas partes del país para exigir al presidente Hugo Chávez un giro en sus planes de reformas económicas, criticadas como perjudiciales para la economía privada.

Chávez, al contrario, aseguró que pondrá más firmeza en sus planes de reforma agraria y de beneficio a la pesca artesanal, y aprovechó la Cumbre de la AEC para ventilar su posición de que los países latinoamericanos y caribeños deben decir “no” a la propuesta Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

La posición fue apoyada por el presidente cubano Fidel Castro, presente en la cita, quien se reconoció como “anti-ALCA”.

Los mandatarios adoptaron la Declaración de Margarita, de 44 puntos, y un plan de acción sobre cinco aspectos clave para su proyecto de constituirse en una región con actuación vigorosa y perfil propio: turismo, comercio, transporte, desastres naturales y fortalecimiento de la cooperación.

El órgano oficial del gobernante Partido Comunista de Cuba consideró “un logro significativo” el compromiso de los miembros de la AEC de defender el tratamiento preferencial y diferenciado de las pequeñas economías, en cualquier negociación internacionales, léase ALCA o en la Organización Mundial de Comercio. Veintiuno de los 25 miembros de la AEC están considerados en esa categoría.

La Declaración de Margarita reiteró la exhortación de la AEC “al gobierno de los Estados Unidos de América para que ponga fin a la aplicación de la ley Helms-Burton, de conformidad con las resoluciones pertinentes aprobadas en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas.”

La distribución desigual de la riqueza y del conocimiento fueron reconocidos como causantes de la pobreza.

Turismo une al Caribe

 

Al turismo se le asignó la prioridad, pues “es la entrada individual de divisas más grande en 16 de los 28 países de la región”, recordó en la cita el jamaiquino Norman Girvan, secretario general de la AEC, con sede en Puerto España.

Los gobernantes firmaron entonces un convenio que establece la región como zona de turismo sustentable, y pidieron reconocimiento internacional para el mar Caribe y sus costas como área especial para la actividad turística bajo el signo de la sustentabilidad.

En la declaración destacaron “la importancia del desarrollo alternativo y su sustentabilidad, para el logro de alternativas socioeconómicas lícitas y de oportunidades de generación de ingresos, mejoramiento de la calidad de vida, protección del ambiente y fomento de los valores culturales”.

El plan de acción se compromete con el convenio de la nueva zona –la primera de su tipo en el mundo, destacó Girvan–, en establecer mecanismos para certificar los destinos cumpliendo con el criterio de turismo sustentable.

La iniciativa de la AEC es considerada un triunfo de Costa Rica (cuyo presidente Miguel Ángel Rodríguez fue el único jefe de Estado centroamericano presente en la cita), primer país de la región que estableció la certificación de turismo sustentable como un mecanismo de aval para hoteles, empresas y plazas turísticas.

El mecanismo, que certifica los destinos sólo si cumplen determinados parámetros de sustentabilidad, se extendió a otras naciones de América Central y ahora el Gran Caribe lo ha hecho suyo, en un esfuerzo por atraer turistas hacia su oferta de encantos naturales y culturales.

Girvan habló de drásticas caídas en el ingreso regional como consecuencia del menor flujo de turistas en el mundo tras los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos. En apenas unos días tras esa fecha, aerolíneas mexicanas y Air Jamaica perdieron 16 millones de dólares.

De ese modo, la condena del terrorismo “en todas sus formas y manifestaciones”, y el compromiso de combatirlo, expresiones incluidas en la Declaración, no sólo atienden a los criterios morales y políticos de los gobernantes caribeños, sino a la vulnerabilidad de sus territorios, establecimientos y medios de transporte.

Comercio, transporte y cooperación

Para los países miembros de la AEC, el comercio es visto como un factor que a su vez apuntala el turismo y la inversión en la región. Sin embargo, el intercambio interregional sigue siendo deficiente.

A Estados Unidos se dirige 80 por ciento de las exportaciones de México, 88 por ciento de las dominicanas, 46 por ciento de las de la Comunidad del Caribe anglohablante (CARICOM), y la mitad de las de América Central, Colombia y Venezuela.

Giovanni Reyes, consultor del Sistema Económico Latinoamericano (SELA), observó que afirmar los lazos comerciales en la región incrementará su peso y presencia entre el Mercado Común del Sur y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, los dos polos del actual proceso de integración comercial en el hemisferio.

Los mandatarios congregados en Margarita además subrayaron “nuestro compromiso con un sistema internacional de comercio basado en reglas que propicien el trato especial y diferenciado a favor de los países en desarrollo”, con énfasis en preferencias para las economías más pequeñas.

El transporte fue destacado por el primer ministro de Barbados, Owen Arthur, quien habló del “purgatorio” que significa para los caribeños desplazarse entre una y otra plaza de su región, por contraste con la relativa facilidad con que pueden viajar a Nueva York o Londres, por ejemplo.

El plan de acción de Margarita contempla propuestas para incentivar la actividad de transporte aéreo y marítimo, y apenas instaló el evento el presidente Hugo Chávez ofreció un avión y un buque logístico de la Armada de Venezuela para que inicien sus labores empresas de esos ramos.

El Gran Caribe también fue definido como “zona de cooperación” entre los estados ribereños de ese mar, y sobre esa base se subrayaron acuerdos de apoyo para fortalecer los programas de prevención de desastres naturales y otros puntuales de cooperación técnica.

Olor a petróleo

Durante la clausura de la Cumbre de la AEC, se adhirieron al Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, Guyana, Barbados, Dominica, Haití, Jamaica, y San Vicente y las Granadinas, que a partir de ahora se beneficiarán de las ventajas de este convenio para el suministro de petróleo y sus derivados, en condiciones más favorables que en el mercado internacional.

El acuerdo, suscrito en octubre de del 2000, establece el suministro de 80.000 barriles diarios de petróleo a los signatarios, en condiciones preferenciales y adicionales a las acordadas en el Pacto de San José entre los productores y los compradores de petróleo en la región.

Los beneficiarios en un inicio fueron Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá y Republica Dominicana, todos suscriptores del Pacto de San José. Después se les sumó Cuba. Ahora el acuerdo aparece “mejorado” porque flexibiliza algunas de sus cláusulas, trascendió en Isla Margarita.

Chávez también aprovechó el foro caribeño para la firma de un convenio entre Venezuela (socia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo)y el Fondo de Desarrollo de la OPEP para facilitar el flujo de créditos, en términos de cooperación, hacia proyectos de desarrollo en pequeños países del área caribeña.

Las principales actividades conjuntas, según el texto suscrito, se realizarán sobre la base de aplicación de reconocidos principios bancarios y de inversión, y beneficio mutuo basado en un balance global de las ventajas.

Las partes podrán procesar y gestionar proyectos e inversiones, aplicando principios de transferencia y eficiencia, asimismo se permitirá el intercambio de opiniones y conocimientos técnicos en asuntos tales como estrategia-país, procedimientos operativos y normas de trabajo.

El entendimiento permite también la creación de transacciones conjuntas, incluyendo préstamos, inversiones de capital que cualquiera de los dos firmantes pudiera desarrollar; establece la creación y gestión de equipos de trabajo conjuntos encargados de identificar y evaluar proyectos, preparar estudios de factibilidad y análisis de los aspectos legales, financieros, económicos, industriales y bancarios; y sienta las bases para la realización de investigaciones financiadas de conjunto, de diligencia debida de aspectos legales, comerciales, industriales y financieros en apoyo de programas mutuos.

Durante la primera sesión de la cumbre de Isla Margarita se realizó un amplio debate sobre temas económicos, incluida la posibilidad de crear una empresa petrolera americana, según medios de prensa. La propuesta de crear un gasoducto que beneficie a todos los países de la AEC fue propuesta por Chávez quien recordó que en esa organización hay varias naciones miembros con gran potencial petrolero.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.