Caricom: Travesía más segura por el Caribe

Antes de la Cumbre Cuba-Caricom de diciembre de 2008, ambas partes consolidaban sus lazos de cooperación.

Wikimedia Commons

Cuba desarrolla una política de acercamiento a la Comunidad del Caribe.

Los caribeños se parecen entre sí y todo indica que no tienen muchas semejanzas con otros pueblos del resto del mundo. Llevan varias décadas tratando de consolidar su intercambio regional. Así caracterizó a los países del área un empresario istmeño que participó en la  Feria Internacional de La Habana,  a principios de noviembre,  en tanto un diplomático de la región aseguraba que “el barco que somos todos los caribeños navega ahora más seguro, cuando casi todas las naciones que lo componen  se encuentran a bordo”, en alusión a la necesaria integración del Caribe en foros como la Comunidad del Caribe (Caricom).

Un nuevo paso para lograr esa favorable unión política y económica, que ya existe por la geografía, las culturas y las raíces, se dará en diciembre venidero, cuando tenga lugar el encuentro entre representantes de la mayor de las Antillas y los países que integran el bloque subregional, sentenció el funcionario. La tercera reunión Cuba-Caricom se efectuará el 8 de diciembre de 2008, para lo cual fue escogida como sede Santiago de Cuba, la oriental y más caribeña de sus localidades.

La primera cumbre Cuba-Caricom se realizó en La Habana en 2002. Durante esa cita se estipuló la celebración de reuniones ministeriales en los 18 meses posteriores a cada cumbre. La segunda se efectuó en Barbados, en diciembre de 2006.

Según fuentes del gobierno cubano, es creciente el intercambio comercial y, por el momento, la balanza favorece al bloque subregional. El saldo total  ya alcanza cifras que rondan los 95 millones de dólares. Entre los miembros de la agrupación  que más intercambian con la isla están Trinidad y Tobago, Jamaica y Haití. Los nexos comerciales entre cubanos y trinitarios son cercanos a 30.000.000 de dólares, mientras que con Jamaica se acercan a 10.000.000, por solo citar algunos ejemplos. Hasta septiembre de 2008 el comercio entre Cuba y Trinidad y Tobago creció 30 por ciento respecto a similar fecha del año precedente.

La participación cubana

Cuba no es miembro pleno de Caricom, pero desarrolla una política de acercamiento y cooperación con sus miembros, que debe fortalecerse en el contacto de diciembre. La isla caribeña es un miembro aún por “concretar” en ese mar que nos une, incluso en las desgracias meteorológicas. Si la naturaleza nos acerca, los hombres no pueden ser capaces de separarnos, opinó una fuente diplomática.

En  julio último, en Bolans, localidad de Antigua y Barbuda, durante la celebración de la XXIX cumbre de esa organización,  los miembros de la entidad subregional recibieron con beneplácito la participación antillana. El canciller Felipe Pérez Roque hizo la presentación formal del  tercer encuentro, que se efectuará el próximo 8 de diciembre. En igual fecha de 1972, se establecieron las relaciones entre la mayor de las Antillas y los países fundadores del bloque: Trinidad y Tobago, Jamaica, Barbados y Guyana. Pérez Roque actualizó a los asistentes al cónclave de Bolans acerca de los programas de cooperación de su país con las naciones del grupo caribeño y ratificó la posición cubana respecto al  fortalecimiento de la cooperación regional, con el surgimiento y consolidación de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América(ALBA)y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

La UNASUR es una comunidad política y económica que abarca a 12 países de Sudamérica y tiene como objetivo construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración en lo cultural, social, económico y político.

Trinidad y Tobago, primer socio en el Caribe

El gobierno de Trinidad y Tobago, la más suroriental de las islas del Caribe anglófono, con un alto grado de diversificación económica e industrialización,  ha establecido una visión oficial para el país, con  el objetivo de  que  esa república de islas gemelas alcance el estatus de nación desarrollada en  2020.

El proyecto, nombrado Visión 2020, tiene entre sus objetivos primordiales la diversificación de la economía trinitaria, con vistas a reducir su dependencia del sector petrolero, que representa 45 por ciento del Producto Interno Bruto del país. El enfoque actual es  fortalecer y hacer crecer otras actividades económicas, tales como el comercio, los servicios y el turismo.

Respecto al comercio, una de las estrategias es expandir sus vínculos con América Latina e integrar la economía de Trinidad y Tobago a la subregión.  Cuba es uno de los países con los cuales tiene un acuerdo bilateral, para el desarrollo de las relaciones comerciales.

Por tal motivo, por disponer Trinidad y Tobago del más fuerte sector manufacturero dentro de Caricom y por la proximidad geográfica y las características únicas del mercado cubano, Puerto España decidió establecer una Oficina Facilitadora del Comercio de Trinidad y Tobago (TIDCO) en La Habana, con el propósito de explorar las potencialidades y posibles sinergías económicas con Cuba.

La cercanía geográfica —en comparación con otros proveedores, por ejemplo, de Europa—, propicia el intercambio entre Cuba y Trinidad y Tobago, considera Tracey Savary, representante de la Oficina Facilitadora del Comercio de Trinidad y Tobago. A su juicio, esto debe redundar en una rotación más rápida de productos  y menos escasez.

Para las partes, también es  provechosa la realidad de que sus clientes acceden a productos diseñados por y para gente caribeña, tomando en cuenta sus gustos particulares, cultura y condiciones climáticas, entre otros aspectos, agregó Savary.

Para las empresas trinitarias que ya han logrado penetrar con sus productos mercados regionales e internacionales, Cuba representa un territorio muy próximo y casi inexplorado.  Los productores cumplen los requisitos establecidos no solo por el Buró de Estándares de Trinidad y Tobago, sino también las normas internacionales, entre ellas la ISO 9000, concluyó.

De otro lado, el acuerdo Cuba-Caricom posibilita la importación y exportación de una amplia gama de productos sin la aplicación de aranceles, lo que hace sus precios más competitivos. Es importante señalar que también existe la oportunidad de aprovechar las fortalezas del país antillano en renglones tales como medicinas, biotecnología y los servicios de salud y educación, entre otros.

Hasta el momento, el comercio entre Cuba y este Estado de islas gemelas ha estado variando y la expectativa es que alcanzará un nivel más alto y estable con la presencia de la Oficina de Facilitación.

Precisamente, durante la recién finalizada Feria Internacional de La Habana, la empresa trinitaria Sacha, de tradición en productos de belleza, presentó al mercado cubano una nueva línea para realzar la imagen femenina. Otros productos de maquillaje de esa prestigiosa firma, con más de 30 años de existencia, se comercializan en  la isla antillana.

Cuba-Jamaica

Jamaica integra el grupo de las primeras naciones del Caribe que estableció vínculos diplomáticos con Cuba, los cuales  se han venido fortaleciendo, según reconocen ambas partes. El intercambio comercial crece entre las dos islas del Caribe y se diversifican sus renglones.

La Oficina de Promoción de Inversiones de Jamaica, JAMPRO, ahora conocida como Oficina Comercial de Inversiones de esa  nación caribeña (JTI), se creó hace alrededor de un cuarto de siglo.  Aunque la oficina no ha asentado su representación en La Habana, sí ha asistido con sus delegaciones -en los últimos siete años- a la Feria Internacional de La Habana.

De acuerdo con datos suministrados por Jason K. Hall, representante para el Caribe y América Latina y otros mercados emergentes de la Oficina Comercial de Inversiones, en Jamaica las inversiones cubanas abarcan diversos sectores, entre los que prevalecen la salud, la agricultura, la educación, la gerencia ambiental y la biotecnología.

La mayor de las Antillas representa un mercado estratégico para los empresarios jamaicanos, dado no solo por su proximidad geográfica, sino por la amplia gama de productos que Jamaica puede ofrecer, indicó el ejecutivo. Cuba dispone de una tecnología de avanzada que resulta atractiva y útil  para el desarrollo de Jamaica, al decir de Hall.
A pesar de no tener una representación en Cuba, la Oficina Comercial de Inversiones colabora con La Habana, extensivamente, a través de su sede diplomática, en la actualidad encabezada por Elinor Marguerite Sherlock, quien ha sido una ferviente promotora del intercambio con Cuba, motivado quizás también por su condición de mujer de negocios.

En un encuentro con la prensa, en ocasión del día de la independencia de su país, el 6 de agosto, Sherlock aseguró que Jamaica estará representada al más alto nivel en el Encuentro Cuba-Caricom de Santiago de Cuba, y dejó entrever la presencia en la cita del Canciller jamaicano, que sería  su tercera visita a la isla en lo que va de año.

Cuba recibe de Jamaica producciones que incluyen alimentos, pinturas, insumos para el cuidado del pelo, perfumes, cosméticos, fertilizantes, herbicidas y alambres; cables, insumos para el empaquetado, chatarra y materiales de construcción.

De igual forma, se ha conocido que los dos países evalúan la posibilidad de fomentar programas de doble destino turístico. Los contactos comenzaron en mayo pasado y se espera que un posible acuerdo se sume a los esquemas de intercambio bilaterales.

Representación bancaria

El Banco de Exportaciones e Importaciones de Jamaica (ExIm) , comenzó sus operaciones en Cuba en la última década del pasado siglo, exactamente en 1997, dijo Pamela McLean, una de las ejecutivas de la entidad financiera.

Los vínculos se iniciaron por la posibilidad del banco caribeño de asistir a sus empresas en la ampliación y desarrollo de su comercio con la mayor de las Antillas, su vecino más cercano.  En 1997, ExIm firmó un  primer acuerdo de crédito con su similar, el Banco Nacional de Cuba, por unos 4.700.000 dólares. En 2003, se ampliaron las relaciones con la rúbrica de un nuevo convenio por la misma cifra.

En 2007, el segundo acuerdo de crédito fue incrementado hasta 6.500.000 dólares. El monto total del empréstito a Cuba, según los términos de ambos convenios, es de 11.200.000 dólares.

Los banqueros jamaicanos reconocen la credibilidad y reputación de la banca cubana, que ha mantenido siempre sus pagos puntualmente, aseveró McLean.

De otro lado, el ExIm de Jamaica ha manifestado su satisfacción con el desempeño de las empresas cubanas, que se están favoreciendo —en su opinión— con la experiencia y calidad de los productos jamaicanos y están preparadas para comprarlos bajo líneas de acuerdos de crédito.

El Banco jamaicano ha hecho posible la disponibilidad de esa línea de crédito mediante el Banco Nacional de Cuba, para facilitar la importación de mercancías totalmente creadas en Jamaica y no productos de cualquier otro origen, empacados en la isla caribeña.

Entre las mercancías elegibles para acceder a la línea de créditos se encuentran el hidróxido de amonio, ingredientes para alimento animal; alimento animal; concentrados y premezclados; sustancias para la fertilidad y engorde de animales, polvo de hornear; bicarbonato; bebidas gaseosas y agua embotellada; químicos; condimentos; artículos de consumo no perecederos; detergentes líquidos; artículos de cuero y ropa.

Comercio Cuba-Trinidad y Tobago

Productos exportados hacia Cuba: amoníaco; cemento Portland y aditivos; unidades de aire acondicionado; aceites lubricantes, repuestos para maquinarias y refrigeración; sal; tejidos; saborizantes aromatizados (bitters); alimentos (galletas y cereales), embalajes (sacos y bolsas) y productos varios de papel.

Productos exportados hacia Trinidad y Tobago: productos elaborados  en hierro o acero sin alear, barras de hierro; productos de papel; habanos y medicamentos.

Servicios: contratistas relacionados con la construcción, personal de la salud, recreativos, culturales y deportivos.

TIDCO en La Habana

La Oficina de Facilitación de Comercio (TIDCO) fue inaugurada en La Habana el 6 de septiembre de 2007,  coincidiendo con la visita a la isla de  Patrick Manning, primer ministro de la República de Trinidad y Tobago. La oficina es una entidad gubernamental sin fines de lucro, que tiene como misión primordial la promoción del comercio y las inversiones entre Cuba y Trinidad y Tobago. Aunque ya existen relaciones comerciales entre los dos países, se ha reconocido el gran interés de aumentarlas, dadas las condiciones favorables, entre ellas la cercanía geográfica de sus mercados.  Además, el comercio bilateral se desenvuelve en el contexto del acuerdo Caricom–Cuba, firmado en 2000, y está en sus últimas fases de implementación. El convenio prevé, en resumen, una amplia gama de productos sobre los cuales no se aplicarán aranceles de importación y también contempla la reducción de aranceles en fases, en otros casos.

Caricom

La Comunidad del Caribe (Caribbean Community o Caricom, en inglés) nació el 4 de julio de 1973, con la firma del Tratado de Chaguaramas por los primeros ministros de cuatro naciones (Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago).

Caricom surgió como resultado de 15 años de gestiones a favor de la integración regional, con tres objetivos fundamentales:

• Estimular la cooperación económica en el seno de un mercado común del Caribe.
• Estrechar las relaciones políticas y económicas entre los estados miembros.
• Promover la cooperación educacional, cultural e industrial entre los países de la comunidad.
En la actualidad, la conforman 15 estados con derechos plenos y cinco miembros asociados, la mayoría de los cuales pertenece a la Mancomunidad Británica de Naciones. Los máximos órganos de gobierno son la Conferencia de Jefes de Estado y el Consejo de Ministros.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.